CEOE avisa a Sánchez: una subida de impuestos traería “consecuencias negativas”

Los empresarios sostienen que lastraría la competitividad de las empresas y reduciría las inversiones

Defienden que sus cargas fiscales están al nivel del resto de Europa

Reforma fiscal
Bernardo Aguilera, director de asuntos económicos y europeos en CEOE, y Juan Rosell, Presidente de CEOE.

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) cree que la subida de impuestos que plantea el Gobierno para las empresas es un error, ya que, a juicio de su presidente, Juan Rosell, la carga fiscal que estas ya soportan están al nivel del resto de países de Europa.

Así lo ha expresado en la presentación del informe Tributación Empresarial, en el que se refleja que la subida del impuesto sobre sociedades, sin otras medidas como la reducción de otros tributos como las cotizaciones sociales a cargo de las empresas, "lastraría la competitividad de las empresas, retraería la inversión nacional y extranjera y reduciría a medio plazo la tributación consiguiendo un efecto contrario al deseado". Además, el informe defiende que "la continua adopción de medidas de urgencia en materia tributaria es incompatible con la mínima seguridad jurídica exigible por cualquier inversor, nacional o extranjero".

Rosell ha insistido en que futuras subidas de impuestos generarían "consecuencias negativas" en una época de "recuperación de las empresas": "La aportación empresarial a la tributario está acorde con lo que hay en Europa, no miremos solo a sociedades sino al resto de tributos. Si hubiese un crecimiento importante de los impuestos, esto repercutiría en los ingresos y los beneficios finales de las empresas, y por tanto, tendrían que analizar todo con una visión distinta, como en el campo de la inversión o en el del empleo", ha afirmado Rosell.

Según los cálculos recabados, en base a datos de la Agencia Tributaria, Eurostat y el Banco Mundial, la CEOE concluye que las empresas soportan el 30% de los ingresos fiscales totales, frente a una media europea del 26%, y el tipo real se situaría en el 46,9% teniendo en cuenta todos los impuestos, incluidas las cotizaciones sociales, que se llevan la mayor parte de esa cantidad, un 35%, mientras que el impuesto sobre sociedades representaría el 10,6%: "Hay países como el Reino Unido o Dinamarca con una presión fiscal menor pese a que recaudan mas por sociedades", ha detallado Bernardo Aguilera, director de asuntos económicos y europeos en CEOE, quien ha tildado de "parcial y sesgada" la asunción que hace el Gobierno de que las empresas pagan un 12% del impuesto sobre sociedades. "Los datos de la AEAT dicen que las empresas pagan un 22,5% de la base imponible, y utilizamos la base imponible porque es lo que determina la ley del impuesto". 

Normas