Sánchez dará 2.500 millones adicionales de déficit a las comunidades en 2019

Las regiones dispondrán de dos de las cinco décimas adicionales

Las tres décimas restantes serán absorbidas por las pensiones

Pedro Sanchez
Pedro Sánchez en el Congreso REUTERS

El Gobierno dará dos décimas adicionales de margen a las comunidades autónomas en las previsiones de déficit fiscal para 2019, unos 2.500 millones de euros más, según el reparto del nuevo escenario fiscal diseñado y propuesto ya a Bruselas, y que este martes ha explicado Pedro Sánchez en el Congreso, tal y como ha adelantado Cinco Días

El nuevo déficit fiscal esperado de las administraciones públicas será del 1,8% en 2019, tal como anunció la ministra de Economía, en vez del 1,3% estimado anteriormente; y de ese incremento de cinco décimas, dos serán absorbidas por las comunidades autónomas, y las tres restantes lo serán de manera casi exclusiva por el sistema de Seguridad Social para hacer frente al creciente desequilibrio de las cuentas de las pensiones.

Con este nuevo reparto, que deberá ser aprobado por el Consejo de Política Fiscal y que será también sometido a la consideración de las Cortes, las comunidades dispondrán de un volumen de gasto adicional de casi 2.500 millones de euros, según ha informado CincoDías. Con este nuevo escenario presupuestario, las comunidades podrán cerrar sus cuentas agregadas con un déficit del 0,3% del PIB en 2019, frente al estimado en el Programa de Estabilidad del 0,1%, y podrían alcanzar el equilibrio ya en 2020 o 2021.

El Gobierno permite tal margen en las cuentas de las comunidades autónomas porque son las instituciones públicas con mayores necesidades para cubrir los servicios sociales, la educación y la sanidad. Pero pretende también lograr el respaldo político del Partido Popular, que gestiona prácticamente la mitad de las regiones.

Sin el apoyo explícito del Partido Popular en el Senado, o al menos una abstención, el Gobierno no podría modificar los objetivos de déficit que ha comunicado a Bruselas para los años 2019, 2020 y 2021, y que servirán de guía para elaborar los presupuestos del año próximo y siguientes. Aunque el techo de gasto solo precisa de la comunicación al Congreso, un cambio en los objetivos de déficit tiene que tener el voto favorable de las dos Cámaras. Y si no lo obtuviese, el Gobierno debería ceñir el proyecto de presupuestos al objetivo aún vigente proyectado por el anterior Ejecutivo, lo que dificultaría los planes de Sánchez en materia presupuestaria, especialmente su agenda social y el estímulo al crecimiento a los que la ministra de Hacienda hizo alusión cuando explicitó la nueva senda fiscal. Además del 1,8% para 2019, la nueva senda fija un déficit del 1,1% en 2020 (frente al 0,5% de Rajoy) y del 0,4% en 2021 (frente al superávit del 0,1% inicial).

Por lo que se refiere a las cuentas de 2018, dado que están ya aprobadas por las Cortes, no habrá un cambio en el objetivo de déficit; simplemente el desequilibrio fiscal llegará al 2,7% del PIB, en vez del 2,2% comprometido, admitiendo ante Bruselas la existencia de una desviación de cinco décimas, y que improbablemente supondría sanción. El Gobierno estima que las previsiones de Rajoy eran irreales para este ejercicio. Este año las comunidades se ceñirán al objetivo marcado, con déficit del 0,4% del PIB.

La deuda absoluta volverá a subir

Desviación en 2018. Dado que no se puede modificar el objetivo de déficit de este año, puesto que el Gobierno ha hecho suyos los presupuestos del anterior Ejecutivo, el ejercicio registrará una desviación de 0,5 puntos (6.000 millones de euros), que serán financiados con recurso a deuda pública, dado que hay poco margen para subir impuestos este año. La deuda relativa, que ahora está en el 98,3% del PIB, podría bajar si el PIB nominal crece más que el déficit, como está previsto.

Las comunidades cumplen. Las regiones se ceñirán este año a la estimación de déficit, prevista en el 0,4% del PIB, mientras que los ayuntamientos seguirán en superávit y las pensiones generarán la mitad del desequilibrio.

Normas