La industria del automóvil en la UE se juega 38.000 millones con los aranceles

EE UU es el primer socio europeo y absorbe el 29% de las exportaciones

El 57% de las ventas procede de las 40 factorías situadas en Alemania

La industria del automóvil en la UE se juega 38.000 millones con los aranceles pulsa en la foto

La guerra comercial que EE UU inició imponiendo aranceles al acero y aluminio que producen China y la UE amenaza con extenderse al sector de la automoción. El presidente estadounidense Donald Trump ha insinuado que impondrá aranceles del 20% a los coches que los 28 países de la Unión Europea vende a EE UU. Y esa decisión, si finalmente se concreta, puede tener consecuencias dramáticas para una de las industrias más importantes en Europa.

La Unión Europea es el mayor exportador de coches del mundo. En 2017 vendió vehículos a otros países por valor de 132.000 millones de euros, seguida muy de lejos por Japón y EE UU, segundo y tercero en la clasificación, por debajo de los 100.000 millones. Y EE UU es el principal destino de las exportaciones de los fabricantes europeos, ya que venden allí el 29% de sus vehículos, lo que supone un total de 38.000 millones de euros. En segundo lugar, ya a cierta distancia, aparece China como segundo destino, con un 17% de las exportaciones (22.400 millones) y en tercero lugar aparecen Japón y Suiza, con un 6% cada uno (7.920 millones). La imposición de aranceles, por lo tanto, ponen en riesgo casi un tercio de las exportaciones de automóviles de la Unión Europea.

Pero no todos los países ni todos los fabricantes están afectados por igual ante la previsible guerra de aranceles. En primer lugar habrá que esperar si el mensaje transmitido el miércoles por el embajador de EE UU en Berlín a tres directivos de Daimler, BMW y Volkswagen de que la Administración Trump no aplicará recargos a los coches europeos siempre y cuando la UE renuncie a los suyos, desactiva el plan inicial. No lo parece más aún por la reacción de Angela Merkel ante esa noticia, advirtiendo que la rebaja arancelaria debe afectar a todos los países que están dentro de la Organización Mundial de Comercio y no solo a los de la UE.

Es especialmente relevante este dato porque Alemania es el mayor exportador europeo de coches a EE UU y por lo tanto sería el país más perjudicado por la imposición de aranceles. En concreto, las ventas se elevaron a 21.762 millones en 2017, lo que supone un 30% de sus exportaciones. Alemania también es el mayor productor de vehículos en la UE, con 6,13 millones de vehículos, seguido muy de lejos por España (2,91 millones) y Francia (2,26), según los últimos datos de la patronal europea de la automoción ACEA. Además es la nación con más fábricas en la UE (40), de las que 15 pertenecen a Volkswagen y 13 a Daimler. En la nómina de afectados también aparece Reino Unido, que destina el 35% de sus exportaciones a EE UU (7.700 millones), e Italia, con un 50% de sus ventas a EE UU (4.291 millones). Reino Unido cuenta con 34 fábricas y su principal fabricante es Jaguar Land Rover, con 4 plantas, mientras que Italia tiene 24 plantas, de las que 11 corresponden a Fiat.

Si el análisis se hace por marcas, las más afectadas son Volvo y Fiat, las dos que tienen más intereses en EE UU, que es su primer cliente fuera de la UE. La marca sueca fue comprada por el fabricante chino Geely en 2010 y resultaría muy afectada por la guerra arancelaria. De los 4.000 millones que se exportan desde Suecia, 1.680 millones (el 42%) se destinan al mercado estadounidense. Unas cifras similares a las de Fiat, que culminó su fusión con Chrysler en 2014. Italia exporta 8.583 millones, de los que 4.291 millones (un 50%) tienen como destino EE UU.

¿En qué situación queda España en esta guerra? El impacto es relativo. Las 13 fábricas que producen vehículos en territorio español (Nissan, Volkswagen PSA y Renault cuentan con dos cada una) exportan 32.000 millones de euros al año, de los que una parte sustancial (27.000 millones) tienen como destino otros países europeos. Francia, Alemania y Reino Unido son los principales clientes. Las exportaciones españolas fuera de la UE apenas llegaron a 4.936 millones de euros, apenas un 3,7% del total de los 28 países de la UE. Y de esa cantidad, tan solo un 10% va a EE UU (493 millones de euros). En este análisis solo se incluye la venta de automóviles y queda al margen la industria auxiliar de componentes. Si esas exportaciones se incluyen (532 millones en 2017), el volumen de intercambios afectado sería de 1.025 millones de euros.

De hecho, los fabricantes españoles, no están tan preocupados, por el arancel a los coches, que les restará mercado y les obligará a buscar alternativas, como por el hecho del impacto que pueden tener los aranceles al acero en el precio de su principal materia prima.

Normas