¿Cómo sentirse Seguro siendo emprendedor?

Ante la posibilidad de un siniestro, un seguro no es un gasto sino una inversión y es que la prevención debe ser parte de su negocio.

¿Cómo sentirse Seguro siendo emprendedor?

El emprendedor en su vida profesional, lo único que verdaderamente tiene claro y "asegurado" es que la puesta en marcha de su negocio marca el inicio de su responsabilidad.

Cuando utilizamos el término "emprendedor" nos referimos tanto a autónomos que trabajan por cuenta propia, como a empresas en las que no rige el principio de limitación de responsabilidad. Esto es, titulares de negocios que exponen su patrimonio personal ante cualquier pérdida o siniestro acaecido en el desarrollo de su actividad.

El riesgo está siempre presente, es aquello que puede acontecer en un futuro más o menos cercano y que nos preocupa por sus consecuencias negativas. Los riesgos a los que habitualmente se enfrenta un emprendedor pueden ser de varios tipos:

Riesgos sobre las personas que se refieren fundamentalmente a los accidentes en el trabajo y a las enfermedades profesionales (propias y de empleados, en su caso); riesgos sobre el patrimonio que afectan a los activos materiales e inmateriales que posee la empresa (inmuebles, mobiliario, maquinaria, materias primas...); riesgos sobre la responsabilidad por daños ocasionados a terceros perjudicados y riesgos sobre los ingresos que afectan a los resultados de gestión derivados de la posible paralización de la actividad empresarial.

Dentro de estos últimos merece especial mención, por su lamentable actualidad, los que cubren la pérdida de beneficios por ciberataques, los gastos de restitución del sistema informático a la situación anterior al fallo en la seguridad, así como el compromiso frente a terceros por el robo de datos.

¿Cómo puede cubrir su responsabilidad?

En primer lugar, contratando un seguro de Responsabilidad Civil para que si la actividad empresarial provoca algún daño a alguien no tenga que comprometer su patrimonio personal, sino que se haga cargo una aseguradora.

También creemos que es conveniente suscribir un seguro de Comercio o Negocio, que le proteja ante los daños, robos, ciberataques y otros siniestros. Si hay empleados, no se olvide del seguro de Accidentes. Y si la actividad empresarial se realiza con vehículos, recuerde que es obligatorio el contar con un seguro de coche que incluya Responsabilidad Civil.

El emprendedor tampoco debe olvidar los riesgos que gravitan sobre su propia persona por lo que necesitará un seguro de Vida que cubra las contingencias de muerte e invalidez y una póliza de Accidentes o un seguro de Salud para que el caer enfermo no signifique dejar de percibir ingresos, y tener que pagar por asistencia sanitaria.

Todo incluido

Dentro del ramo multirriesgo, muchas compañías ofrecen pólizas que agrupan en un solo pack los seguros más útiles para el emprendedor. Su ventaja está en la comodidad de pagar una sola póliza y tener un solo interlocutor.

Las coberturas que suelen incluir para autónomos son Vida, Salud, Responsabilidad Civil y multirriesgo para comercios u oficinas y para pymes: seguros colectivos de salud (emprendedor y empleados), responsabilidad civil profesional, responsabilidad civil para consejeros y directivos, multirriesgo para oficinas o industria y ciberataques.

Normas