Santander amplía la paternidad y aprueba el derecho a la desconexión

Sus trabajadores no tendrán que contestar correos ni al teléfono fuera del horario laboral

La entidad apuesta por la conciliación y quiere retener y atraer talento

Permiso paternidad

Santander se ha comprometido a ser uno de los tres mejores bancos para trabajar de los 10 mercados en los que tienen presencia, lo que equivale a decir del mundo. Este es uno de los objetivos que se fijó Ana Botín cuando llegó a la presidencia del grupo en septiembre de 2014. Su idea era y es introducir una nueva cultura en el banco.

El grupo bancario ha querido así aprovechar el acuerdo de homologación de las condiciones sociales y laborales entre la plantilla de Santander, Popular y Pastor y que afecta a unos 30.000 empleados, para introducir medidas innovadoras para intentar alcanzar su objetivo de ser una de las mejores entidades para trabajar.

Una de ellas, es reconocer el derecho de los profesionales para no responder a emails o mensajes profesionales fuera de sus horarios de trabajo, ni durante los tiempos de descanso, permisos, licencias o vacaciones, salvo causa de fuerza mayor o circunstancias excepcionales. Esta medida ya se aplica en Ikea. Se trata de incorporar nuevas medidas de adaptación de las relaciones laborales al nuevo entorno digital. Es lo que en Francia se conoce como “derecho a la desconexión digital”, una de las medidas de la reforma laboral introducida en el país vecino y que trata de asegurar el respeto del tiempo de vacaciones y de descanso, así como la vida personal y familiar.
El preacuerdo alcanzado con los sindicatos refuerza aún más la cultura del teletrabajo o flexiworking, la apuesta del grupo por erradicar la cultura presencial y trabajar de forma más flexible y eficiente.

La entidad está implantando una cultura de autonomía, y flexibilidad en la distribución de la jornada para una parte de la plantilla. Así como las facultades de autoorganización y de flexibilidad.
Otra medida innovadora es el incremento de 4 a 6 semanas (dos semanas más que lo que fija la ley) el permiso de paternidad. También se darán facilidades para adoptar horarios especiales en el último mes de embarazo, acumulación del permiso de lactancia y otras medidas que fomenten e incidan de forma positiva en la conciliación de la vida personal, familiar y laboral.

Otra innovación que se ha impuesto es promover el uso de la tecnología para fomentar la racionalización del tiempo de los profesionales en reuniones. Además de fomentar la racionalización del tiempo invertido en reuniones, reduciendo su duración, evitando su convocatoria antes de determinada hora, o en las tardes de vísperas de festivos.

El acuerdo que Santander tiene previsto firmar con los sindicatos la próxima semana supondrá inicialmente un coste de unos 63 millones de euros, al reconocer una serie de pagas correspondientes a 2016, pero que por una interpretación confusa del convenio colectivo quedaron aparcadas, y que se van a liquidar este año. A ello se suman los complementos para la plantilla que se apunte a los nuevos horarios de las oficinas Smart, que abrirán por las tardes, y que asciende a 3.500 euros anuales por empleado.

La homologación laboral entre la plantilla de Popular y Pastor con la de Santander también tiene un coste de unos 20 millones que se incluye en los costes ya mencionado

Normas