El Ibex pone fin a su pesadilla con un alza del 1,76% escoltado por Italia y EE UU

El selectivo cede un 1,98% semanal y cierra en 9.632,4 puntos, pero se aleja del mínimo anual

La prima de riesgo se tranquiliza más de siete puntos básicos, hasta 108

Ibex Rajoy pulsa en la foto

Una semana de pesadilla para las Bolsas de todo el planeta. El Ibex no ha sido una excepción y tras cerrar a 9.465,5 puntos el jueves, peligrosamente cerca del mínimo anual de 9.381 que marcó a finales de marzo, ha caído un 1,98% en las últimas cinco sesiones. La buena noticia es que en la sesión del viernes se disparó un 1,76% y finalizó en 9.632,40

Las caídas del jueves en la Bolsa española no se debieron al virtual triunfo de la moción de censura, al menos no principalmente, y la recuperación del viernes tampoco se debió a que Pedro Sánchez haya sido investido presidente del Gobierno.

Las razones claves están en Italia. El presidente Sergio Mattarella ha dado luz verde al Ejecutivo propuesto por el primer ministro, Guiseppe Conte, un paso recibido con alivio por los mercados. También el buen dato de empleo en Estados Unidos, que creó 223.000 puestos de trabajo en mayo, lo que deja la tasa de paro del país en el 3,8% la más baja en 18 años. El Dow Jones, el S&P y el Nasdaq subían al cierre de los mercados del Viejo Continente alrededor de un 1%. 

Los bancos, los más damnificados del ruido político, han sido los que más han recuperado. Santander sumó el viernes un 3,78%; Sabadell, un 3,32%; BBVA, un 3,07%; Bankia, un 2,96%; CaixaBank, un 2,64%; y Bankinter, un 1,55%. 

El Ibex, gracias al peso de la banca, fue el mejor índice del Viejo Continente. El Dax alemán ha subido un 0,95%; el FTSE británico, un 0,31%; el Cac francés, un 1,24%; y el Mib italiano, un 1,49%. Eso sí, el dinero negociado en la Bolsa española ni siquiera llegó a los 1.700 millones de euros, muy por debajo de los casi 2.967 millones de euros.

En Italia, el presidente Sergio Mattarella ha aprobado el gobierno propuesto por el primer ministro, Giuseppe Conte, quien apoyado por el Movimiento Cinco Estrellas y por la ultraderechista la Liga había presentado su lista definitiva de miembros del Gobierno. El resultado es un Ejecutivo compuesto por 18 ministerios y cuya presidencia, en manos de Conte, estará vigilada por los líderes de las dos formaciones, Luigi di Maio y Matteo Salvini.

El mejor tono de los mercados se ha sentido en la deuda. La prima de riesgo española se sitúa en 108,2 puntos básicos frente a los 115 del jueves, mientras que la rentabilidad del bono a 10 años se sitúa en el 1,459% frente al 1,5% anterior.

La prima italiana, por su parte, baja hasta 227 puntos básicos desde los 235 del jueves, mientras el rendimiento del bono a 10 años cae al 2,674% desde el 2.836% anterior.  En el mercado de divisas, el euro está estable frente al dólar: cotiza en 1,167 billetes verdes. En cuanto al petróleo, el Brent continúa en el entorno de los 77 dólares por barril. 

Tras el cambio de Gobierno en España, una de las casas de análisis internacionales más rápidas en reaccionar ha sido Goldman Sachs, que considera que es poco probable que la llegada de Pedro Sánchez a la Moncloa perturbe la economía española. "Nosotros por lo tanto, seguimos pronosticando un sólido crecimiento económico en España en nuestro horizonte de previsión", señalan. 

Los analistas de AlphaValue explican que "la conformación de un Gobierno interino y no soportado por las urnas liderado por Sánchez no parece la mejor opción para los mercados". Sin embargo, Paula Sampedro, analista de Link Securities, explica que la economía española en la actualidad viene mostrando un crecimiento fuerte y si "el nuevo Gobierno se ciñe a cumplir los Presupuestos Generales del Estado recién aprobados, el crecimiento económico no debería descarrilar".

A largo plazo, los inversores se muestran preocupados por los efectos de las tensiones comerciales. Ayer, el Gobierno de Donald Trump anunció que desde este 1 de junio, EE UU aplicará aranceles al acero y el aluminio importados desde la Unión Europea, Canadá y México (del 25% y 10%, respectivamente), en una medida que ha preocupado por el impacto que pueda tener sobre las relaciones comerciales y sobre el crecimiento mundial. 

Normas