Daniel Lacalle: “Las oportunidades están en sectores menos cíclicos y no expuestos a emergentes"

El experto señala que el frenazo económico en la zona euro no es temporal

Sostiene que la política italiana y los mercados emergentes son los principales riesgos

Daniel Lacalle
El economista jefe de Tressis Sociedad de Valores, Daniel Lacalle.

Doctor en Economía y comisionado de la Comunidad de Madrid en Londres, ciudad en la que reside, Daniel Lacalle fue nombrado el pasado junio economista jefe de la sociedad de valores Tressis. Es especialista en el sector energético y gestor desde 2016 del fondo de inversión Adriza Internacional Opportunities Fund, centrado en empresas industriales y de consumo. Autor de varios libros y colaborador habitual en diferentes medios de comunicación, acaba de venir a Madrid para participar en un ciclo de conferencias, organizado por Edificio Cuzco IV. Defiende que las medidas expansivas del BCE no han tenido el efecto deseado en el crecimiento económico de la zona euro y opina que, además de Italia, el principal riesgo a tener en cuenta son los mercados emergentes.

Italia y la debilidad de los últimos datos macro presionan a las Bolsas europeas. ¿Están perdiendo la oportunidad de superar el comportamiento del mercado americano?

Creo que la Bolsa europea está bastante más cara de lo que refleja el consenso, pero es normal que las Bolsas reaccionen de manera rápida ante shocks como el italiano, que no se puede ignorar, dado que es uno de los riesgos más importantes para la eurozona, junto con los mercados emergentes, que suponen el 35% de los ingresos del Stoxx Europe 600 y tienen un impacto muy importante sobre los beneficios empresariales. El principal catalizador positivo para los mercados es el elevado nivel de caja que tienen muchas empresas, la recompra de acciones y la fortaleza de los dividendos. Son factores a los que debería prestarse más atención que a los riesgos geopolíticos o a la guerra comercial.

Trump amenaza ahora con aranceles a la importación de automóviles y su piezas. ¿Qué efectos tendría en el sector?

Para las empresas automovilísticas europeas el mercado estadounidense y el asiático son los más importantes, pero hay que recordar que en Europa hay aranceles para los vehículos americanos. La política de la administración norteamericana es una especie de basta ya a las restricciones que tienen en otros países.

¿Ve riesgos reales en las propuestas económicas del acuerdo de gobierno entre el Movimiento 5 Estrellas y la Liga?

El problema es que en el pacto se incluyen medidas peregrinas y se estima que supone 138.000 millones de más déficit para Italia, un 8% adicional.

¿En qué medida seguirá el contagio de los problemas italianos a la banca española?

Italia pone en riesgo el proyecto europeo y la banca sufre por ello, pero no creo que este país sea el mayor problema para los bancos españoles, que de hecho se están comportando mejor. Las grandes entidades nacionales tienen otros riesgos más importantes, como el turco, el argentino o el brasileño. El principal reto de la banca europea es reducir la inmensa cantidad de préstamos de difícil cobro y su elevada exposición a deuda pública.

¿Son las últimas caídas en Bolsa una oportunidad de entrada?

En lo que llevamos de año las Bolsas están descontando escenarios demasiado negativos y existe el miedo a la ralentización global, pero sí hay oportunidades en sectores menos cíclicos y menos expuestos a los emergentes.

En EE UU la renta fija, con el treasury al 3%, es una alternativa a la Bolsa. ¿Cuándo pasará esto en Europa, con el bund en el 0,5%?

Empezará a pasar cuando el BCE deje de comprimir las primas de riesgo y los bonos de manera artificial. Estamos en territorio desconocido porque nadie puede hacer un análisis realista de dónde estaría la prima de riesgo a la que cotizan los bonos europeos si el BCE no hubiera intervenido. Por su parte, el bono a diez años americano no está reflejando tanto las posibilidades de subidas de tipos, sino más bien las presiones inflacionistas y el aumento de los salarios. Si todo se mantiene, podría quedarse en el entorno del 3,10% en lo que queda de 2018.

¿Cree que la ralentización de la economía europea en el primer trimestre es puntual?

No, y lo están demostrando los últimos datos de PMI de mayo, que muestran la evidencia de una Unión Europea que ha fiado todo a la política monetaria y ha abandonado el impulso reformista. Algunos datos son más positivos que otros, pero la tendencia a largo plazo es a un crecimiento pobre.

El Banco de España ha advertido de un frenazo en el PIB si no se retoman las reformas. Pero, ¿hay más riesgos?

El viento de cola son el consumo, la caída del desempleo y la demanda interna, pero lo que puede afectar de manera importante a la economía es un cambio de tendencia en el aumento del crédito, el riesgo emergente y la subida de los precios del petróleo.

¿Hay preocupación internacional por la dilatación del desafío catalán?

Ninguna. La preocupación internacional por Cataluña desapareció el día en el que los inversores de dieron cuenta de que los separatistas no se querían ir en realidad, porque quieren continuar en la Unión Europea y en el euro. Es como una independencia dependiente.

Más allá del susto inicial, ¿cómo afectará a la Bolsa española el nuevo escenario político tras la presentación de la moción de censura a Mariano Rajoy? 

La valoración de la Bolsa española había subido impulsada por las expectativas de crecimiento y de estabilidad diferenciadas del resto de la Unión Europea. Espero que el riesgo político se reduzca y que se recupere el crecimiento y la atracción de capital.

Normas