Félix Bellido: "Las corbatas son una pieza de coleccionismo"

Cree que no se le ha prestado el interés suficiente a los oficios y a la formación

Critica que las autoridades europeas son permisivas con las falsificaciones

olimpo

Olimpo nació en los años cincuenta como un pequeño taller artesanal especializado en cinturones. Actualmente, Félix Bellido (Madrid, 1945) dirige la empresa familiar que fundó su padre y que ya cuenta con varias líneas de camisas, corbatas y artículos de marroquinería. El directivo, que se reconoce incapaz de trabajar sin motivación, se reparte entre las oficinas centrales de la marca en Manzanares (Ciudad Real) y el showroom, situado en la calle Serrano de Madrid. En el despacho siempre tiene a mano un crucifijo de madera que le regaló una empleada cuando su sobrina cayó enferma. Asegura que dedica prácticamente todo su tiempo libre al deporte, especialmente al golf, por el que siente una devoción especial.

Desde Olimpo presumen de confeccionar el 100% de sus colecciones en España y su presidente pone en duda que una marca de lujo pueda tener ubicada toda su producción en Asia, “ya que en el sector de la moda y de la piel la producción tiene que estar muy controlada”. Bellido también critica que, en Europa, las autoridades sean demasiado permisivas con las falsificaciones.

El directivo reconoce que es complicado encontrar profesionales capacitados porque “no se le ha prestado el interés suficiente a los oficios y a la formación”. Sin embargo, hace hincapié en que en Olimpo siempre le han dado mucha importancia a la artesanía, y le gusta considerar a la organización que dirige “una pequeña universidad” para sus profesionales y artesanos. Eso es lo que les empujó, poco después de su nacimiento, a trasladar el taller de la marca de Madrid, donde surgió, a la citada localidad manchega, “en esa zona siempre han destacado por su habilidad con la artesanía”, comenta el directivo.

Bellido considera que la casualización de la moda no les ha perjudicado, ya que aunque la demanda de corbatas a nivel mundial ha bajado, no ha sido así en el segmento alto. “El consumidor al que nos dirigimos tiene renta, un gran fondo de armario y hay quien las colecciona aunque se las ponga una sola vez”, justifica el directivo, quien asevera que ellos están creciendo en ese sector. “Son como los relojes, que hoy en día, con el teléfono móvil, no haría falta tenerlos, pero gustan”. En Olimpo confeccionan 60.000 corbatas al año y las venden en más de 30 países. Sus colecciones no varían en función de los gustos locales porque tratan de transmitir el color y la esencia del carácter mediterráneo a los consumidores de medio mundo.

En este sentido, Bellido considera que el mayor cambio en el sector de la moda ha sido que los consumidores son cada vez más exigentes. “Antes, el 60% de las compras de ropa de hombre las hacían las mujeres por ellos; ahora, ellos están mucho más informados y al tanto de las tendencias. La autocompra ha crecido muchísimo”, observa.

Normas