El postureo y los mitos que frenan la digitalización

Ideas como que el trabajo desaparecerá lastran los avances

A pesar de lo que quieren aparentar, en las empresas escasean expertos en el sector

El postureo y los mitos que frenan la digitalización
Getty Images

Son muy pocos los que, a día de hoy, no han oído hablar de la industria 4.0, de la revolución tecnológica y del impacto que la transformación digital tiene en el mundo empresarial. Este cóctel de teorías, explicaciones y también conjeturas, es frecuente en todas las compañías. Y a veces, incluso, hasta excesivo. Tanto que, o bien por cansancio o bien por recelo a todo lo que se escucha, ha contribuido a frenar en gran parte la propia transformación. “No es oro todo lo que reluce. Ni todos los modelos empresariales del sector, ni todos los proyectos, ni todos los profesionales que dicen ser expertos en digitalización. Conocemos muy bien la teoría, pero la práctica falla”, explicó ayer José Luis de Federico, consejero delegado de Grupo Bizpills, en la jornada Competencias y habilidades profesionales para la digitalización empresarial, organizada por EAE y APD.

Se habla mucho, pero se hace poco. Las principales dificultades para abordar el cambio digital en las empresas no son ni siquiera técnicas. “Son culturales en un 57%, y organizativas en un 49%. También falta liderazgo digital en un 87% de las veces y perfiles directivos especializados en un 73%. La realidad es que, a pesar de todo lo que se dice, tenemos poca gente en las organizaciones que sepa de verdad de qué va esto”, continuó De Federico. Por eso, añadió, si de verdad se quiere encarar el reto de la transformación digital de forma resolutiva, es necesario dejar de intentar aparentar y empezar a ser conscientes de las limitaciones para poder hacerles frente. “Estamos en el primer momento de la historia en el que la velocidad de transformación supera a la capacidad del ser humano de adaptarse”.

El postureo es una de las principales trabas. Otra de ellas son los falsos mitos. “Por ejemplo, que las impresoras 3D no van a poder imprimir a gran escala. O que un coche autónomo no es seguro, algo que dicen quienes sí se montan en un avión que hace la mayoría del trayecto con el piloto automático puesto”, apuntó el director general de HP SCDS, Miguel Ángel Turrado. Pero, sin duda, recalcó, es el mito del apocalipsis el que más daño hace al avance. “Mucha gente dice que las máquinas y la inteligencia artificial serán más avanzados que los seres humanos. Pero tenemos que hacer hincapié en que esto no es así. Las máquinas tienen carencias en la gestión de la ambigüedad, en la improvisación, la creatividad... Una máquina sabe hacer lo que se le dice, nada más”. Para ilustrarlo, Turrado recordó la frase del ajedrecista ruso Garri Kaspárov sobre la comunión entre el jugador y un robot: “Las máquinas son muy buenas dando respuestas, pero los humanos somos buenos haciendo preguntas”.

También hay algo de leyenda en lo relativo a la importancia de las ramas STEM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas). “Nos gusta demasiado etiquetar todo, y parece que ahora todos tenemos que estudiar estas carreras y tener estas capacidades. Pero el mundo es mucho más diverso que eso”, aseguró Luis Blas de Tejada, director de recursos humanos en Altadis. Por eso, antes de etiquetar y tomar decisiones precipitadas, es necesario analizar el entorno y ver dónde se compite y contra quién. “Las reglas de juego no son las mismas para todos”.

Otro mito a tener en cuenta, y del que tienen parte de culpa muchas de las empresas del sector, como reconoció la directora de recursos humanos de Ibercaja, Teresa Fernández, es el que se ha propagado en torno a la desaparición del trabajo tal y como lo conocemos. “Hemos generado algo de pánico diciendo que va a desaparecer el empleo fijo. Creo que tenemos que hacer hincapié en que si nos marcamos el objetivo como profesionales de ser valorados por la empresa, la organización nos querrá para siempre”.

Por el mismo camino apuntó Blas de Tejada: “Nosotros creemos en un compromiso duradero con los empleados. Somos así de raros”. Y es que, ese mito que se ha generado acerca de que los profesionales no quieren un puesto fijo y prefieren ir rotando de empresa en empresa, a día de hoy, aseguró Gemma Baz, directora de recursos humanos en las unidades de negocio y coordinación territorial de Vodafone, no se sostiene. “Eso es algo que nosotros no hemos percibido en el grupo. La gente valora un empleo fijo y permanente”. Lo que es más complicado, reconocieron los expertos, es saber asignar tareas a los profesionales de la empresa, “pero siempre con vistas a la durabilidad”, precisó el directivo de Altadis.

Normas