Zuckerberg reconoce que Facebook ha cometido errores y anuncia que endurecerá el acceso a los datos de sus usuarios

Asegura que "tenemos la responsabilidad de proteger datos, y si no podemos entonces no merecemos servir a nuestros usuarios"

Tras varios días de silencio, el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, ha decidido romper su silencio para reconocer los errores cometidos en el caso Cambridge Analytica y para asegurar su determinación de endurecer a partir de ahora el acceso a terceros a todo aquello que se comparte en la web. El mercado se ha tenido que conformar con una explicación por escrito en un post del directivo en su cuenta de la red social, aunque el portal de noticias Axios había anunciado la comparecencia de Zuckerberg.

“He estado trabajando para entender qué ocurrió exactamente y cómo estar seguro de que no vuelve a ocurrir”, escribió el directivo de la tecnológica, que admitió que en Facebook "tenemos la responsabilidad de proteger los datos, y si no podemos entonces no merecemos servir a nuestros usuarios".

Después de hacer una extensa cronología de lo sucedido con la filtración de Cambridge Analytica, que califica de "una violación de la confianza entre Facebook y las personas que comparten sus datos con otros y esperan que nosotros los protejamos", Zuckerberg subrayó que la buena noticia es que en la actualidad no se podría repetir un suceso similar pues ya se tomaron medidas en 2014. No obstante, el consejero delegado de la tecnológica reconoció que han cometido errores, que hay "algo más que hacer" y que tienen que dar "un paso adelante y hacerlo".

El directivo detalló tres medidas que llevarán a cabo a partir de ahora para proteger los datos de sus usuarios. 

En primer lugar, Facebook investigará todas las aplicaciones que tuvieron acceso a grandes cantidades de información personal de los usuarios de la red social antes de cambiar nuestra plataforma en 2014 y vamos a realizar una auditoría completa de cualquier aplicación con actividad sospechosa. "Vamos a prohibir a cualquier desarrollador de nuestra plataforma que no esté de acuerdo con una auditoría exhaustiva. Y si encontramos a los desarrolladores que han abusado de la información de identificación personal, los vamos a prohibir y avisar a todos los afectados", señala.

En segundo lugar, la empresa restringirá los datos de los usuarios a los que tienen acceso terceras empresas, que a partir de ahora solo dispondrán del nombre, la fotografía del perfil y el correo del usuario. Por último, Facebook pondrá en marcha el mes que viene una herramienta que mostrará a los usuarios las aplicaciones a las que ha permitido tener acceso a sus datos, con el objetivo de que bloqueen aquellas que no les interesen. "Queremos asegurarnos de que entiendes las aplicaciones que has permitido acceder a tus datos", dice Zuckerberg.

Zuckerberg explica que "empecé Facebook, y al final del día soy responsable de lo que pasa en nuestra plataforma. Hablo en serio acerca de hacer lo que se necesita para proteger a nuestra comunidad. Si bien esta cuestión específica que involucra a Cambridge Analytica ya no debería suceder con nuevas aplicaciones hoy, eso no cambia lo que pasó en el pasado. Vamos a aprender de esta experiencia para asegurar más nuestra plataforma y hacer que nuestra comunidad sea más segura para todos los que van hacia adelante".

El post de Zuckerberg, en el que también da las gracias "a todos los que siguen creyendo en nuestra misión y trabajan para construir esta comunidad juntos", llega después de que los inversores hayan penalizado durante dos días los títulos en Bolsa de la compañía por no haber respondido de la forma adecuada a la crisis. De hecho, cuando Axios publicó hoy que el directivo comparecería, las acciones llegaron a anotarse un 2%. Al cierre del mercado, las acciones de la firma subieron un 0,74%, volviendo a perder otra vez los 500.000 dólares de valor bursátil.

Gran fallo de comunicación

Para Ismael El-Qudsi, CEO de Internet Republica, el gran fallo de Facebook en esta crisis radica en su política de comunicación.  “A veces es mejor aceptar el problema y tratar de explicarlo, y no amenazar con demandar al editor de The Observer, como ha hecho Facebook”, dice este experto, que tampoco cree que ayudara la respuesta de Facebook bloqueando la cuenta de Christopher Wylie, el investigador que trabajó para Cambridge Analytics y que se ha convertido en pieza clave para entender qué ha pasado. “El propio Wylie ha denunciado en Twitter la hipocresía de la red social al bloquear su cuenta, cuando según explica el mismo Wylie Facebook era consciente de este tema hace más de dos años”. Un extremo que Zuckerberg tendrá que aclarar. “Esta reacción muy defensiva de Facebook es negativa, pues lo único que ha podido conseguir es generar un efecto Streisand”.

Para El-Qudsí, como para otros expertos consultados, la forma de gestionar la crisis ha sido nefasta, por la falta de liderazgo demostrado por el número uno y la número dos. Una situación que podría estar dejando a Facebook algo más que pérdidas en los mercados. La desconfianza en Zuckerberg y la incapacidad de la empresa por solucionar rápido esta crisis y otras anteriores como la de las fake news o los bots rusos han dado lugar a una campaña en Twitter bajo el hashtag #deletefacebook que llama a abandonar la plataforma.

Entre las personas que se han sumado está el cofundador de WhatsApp, Brian Acton, quien el martes publicó un mensaje en Twitter en el que decía que “es el momento de dejar Facebook”. La red social compró su empresa (WhatsApp) en 2014 por 19.000 millones de dólares.

“Afortunadamente para Facebook, el público no especializado no es aún consciente de la gravedad que tiene la filtración de nuestros datos de navegación y la cantidad de información que nuestras preferencias y modo de uso de las redes sociales revelan sobre nosotros. Aunque creo que, cada vez más, la gente se está cansando de ser tratado como simples bits de información y la imagen de Facebook se está viendo dañada y todos nos empezamos a cuestionar un poco dónde están los límites en esta época de sobreexposición”, dice El-Qudsi.

Más honestidad

Este experto advierte, no obstante, que la gente tiene que ser consciente de que Internet no es sinónimo de gratis, como se ha hecho creer. "Todo tiene un precio, si bien no todo lo pagamos con dinero, y está bien disfrutar de ciertos servicios gratuitos, pero nuestra responsabilidad es entender que siempre hay una contraprestación por nuestra parte". Quizás, insiste El-Qudsi, "sería más honesto que las redes sociales preguntasen a sus usuarios si prefieren pagar una cantidad mensual para evitar tener publicidad o si no quieren pagar esa cuota que sepan qué derechos tiene y qué se va a hacer con sus datos. Pero todos, como usuarios tenemos que reflexionar sobre la famosa frase: Si algo es gratis, es que el producto eres tú". 

Normas