Banco Madrid aprueba un nuevo pago a los acreedores y salda el 75% de su deuda

La administración concursal ya había avanzado el 50% de los 340 millones

Tras este abono, el 93,5% de los 15.226 afectados habrá sido compensado

BPA
Sede de Banco Madrid.

Los acreedores de Banco Madrid han comenzado a recibir estos días una buena noticia. En la mayoría de casos se trata, seguramente, de la segunda comunicación positiva que les llega por este frente en tres años de liquidación de la antigua filial de Banca Privada de Andorra (BPA).

Ambas entidades fueron intervenidas en marzo de 2015 en medio de un escándalo de blanqueo de capitales para redes internacionales del crimen que afectó a la matriz y acabó arrastrando a Banco Madrid a concurso de acreedores. A partir de ahí, el primer alivio para los acreedores llegó a mediados de 2016, cuando el juez permitió a la administración concursal comenzar adelantarles el dinero logrado. Esta semana, los gestores de la entidad han aprobado una nueva remesa de pagos a los afectados con la que saldarán ya el 75% de la deuda reconocida.

En concreto, Legal y Económico y Data Concursal, las firmas que ejercen de administradores concursales de Banco Madrid junto a la Agencia Tributaria, han acordado impulsar pagos por un 25% de la deuda reconocida, según revelan a este diario fuentes cercanas al proceso concursal. Esta cifra se suma al abono del 50% del monto reclamado que ya realizaron tras recibir un inusual permiso del juez en julio de 2016.

A fecha de la declaración del concurso, los créditos privilegiados y ordinarios reconocidos por la administración concursal superaron los 340 millones de euros. Tras el abono de cerca de 172 millones de euros hace dos años, a partir de ahora se procederá al pago escalonado de otros 86 millones. Una vez completada la remesa de nuevos pagos, de la que los beneficiarios han comenzado a ser informados esta misma semana, buena parte de los afectados por la debacle de Banco Madrid habrán recuperado casi la totalidad de sus pérdidas.

20 millones en créditos en busca de postor

Última venta. Tras ir saldando todos los activos disponibles y recortando gastos, a la administración concursal de Banco Madrid le resta un último gran hito: la venta de una cartera de créditos valorada en algo más de 20 millones de euros. De momento hay ocho millones en ejecución y los gestores han optado por ir ofreciendo quitas para ir saldándolos. El resto serán subastados entre bancos y fondos, previsiblemente con importantes rebajas.

Salvar los datos. Pasado este hito, el concurso entrará en su fase final y la administración deberá hacer balance. Hasta entonces, y tras vender la oficina de Capitán Haya, una prioridad es conservar todos los datos bancarios, que se traspasarán a un centro especializado en Vallecas. La duda final es si la investigación penal sobre Banco Madrid se reactivará y obligará a revisar un concurso no culpable.

En concreto, el 93,5% de los 15.226 acreedores reconocidos en total habrá cobrado tras este ingreso entre el 99% y el 100% de sus derechos reconocidos. Otro 5,9% de afectados contará tras este pago con entre el 75% y el 99% del monto que se les adeuda.

Finalmente, apenas un 0,5% de los acreedores habrá recibido únicamente un 75% de su deuda tras esta transferencia. Siendo pocos los miembros de este último grupo, en todo caso, su monto es el más elevado por lo que la cifra global de deuda saldada en el proceso de liquidación corresponde también con ese 75%.

Los mayores beneficiarios de este nuevo pago serán los acreedores privilegiados y ordinarios, entre los que destacan las entidades públicas y los empleados de Banco Madrid. La entidad contaba con cerca de 275 trabajadores cuando se declaró el concurso que fueron despedidos mediante un expediente de regulación de empleo (ERE) con una indemnización de 33 días por año trabajado y un máximo de 24 mensualidades.

Este acuerdo fue uno de los primeros hitos del proceso de liquidación de Banco Madrid, que en los primeros meses estuvo marcado por un pulso entre la administración concursal, que pretendía usar los 1.000 millones de euros en fondos de inversión de la entidad para cubrir el agujero detectado, y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), cuyo criterio se acabó imponiendo, que abogó por la independencia de estos vehículos al ser ajenos al balance de la entidad.

Otro paso fundamental en el proceso de liquidación fue la venta de la gestora de Banco Madrid a Trea Asset Management por 16,5 millones de euros en abril de 2016.

La última gran entrada de ingresos al concurso se produjo a comienzos de este mismo año cuando la administración concursal subastó los 17 inmuebles que le restaban por unos 25 millones de euros. Fue este monto el que decidió a la los gestores a impulsar un nuevo pago a los acreedores.

A partir de aquí, será fundamentalmente el precio de venta de una última cartera de créditos (ver despiece) la que acabará decidiendo hasta qué punto se reducirá el 25% de deuda que queda por pagar. 

Normas