Blogs por Alexis Ortega

La atención se centra en el IPC, pero no podrá ser definitivo.

La atención se centra en el IPC, pero no podrá ser definitivo.

Tras el dato publicado el pasado viernes de empleo norteamericano de febrero (un dato muy sólido y, lo que más importaba para la evaluación de las expectativas de subidas de tipos de interés, sin inflación salarial), los mercados ponen su foco ahora en el IPC cuyo dato referido al mes de febrero se publica esta tarde. Con su análisis se buscarán referencias que permitan anticipar cuántas subidas de tipos de interés aplicará la Fed en este año.

El dato del IPC se conocerá hoy a las 13:30 hora española (una hora antes de lo habitual debido al cambio horario que tuvo lugar este fin de semana al otro lado del Atlántico). Hay que tener en cuenta que este dato en concreto (el IPC, índice de precios al consumo) no aportará toda la información que el mercado necesitaría ya que la Fed no usa este indicador como su referencia de la evolución de los precios en la economía (inflación). En el caso de la FED, se emplea como principal indicador de inflación el Índice subyacente de Precios de Gasto del Consumidor (PCE). Este es un aspecto muy importante, ya que existe una tendencia general a analizar y comentar la evolución del IPC de EEUU y a no tener en cuenta el core PCE.

Bien es verdad que el dato de IPC puede ser un buen estimador (o anticipo) de lo que puede pasar con el PCE, hay que tener en cuenta que las ponderaciones de los distintos epígrafes son muy diferentes entre ambas. El menor peso de componentes como el "shelter" (coste habitacional) o los gastos médicos en el PCE tradicionalmente ha dado lugar a una clara diferencia entre ambos índices.

Ello viene derivado del hecho de que para calcular las ponderaciones de los diferentes grupos de gasto que conforman el IPC se realiza a través de encuestas a las familias que son inmutables durante años (las encuestas se realizan cada dos años). Sin embargo para el cálculo del PCE, las ponderaciones surgen directamente de los datos reales de ventas que proporcionan las empresas por lo que las ponderaciones tienden a cambiar más rápidamente al actualizarse en función de los datos reales de consumo. Ello lleva aparejado que el cambio de habito de consumo de un producto (porque, por ejemplo, se ha encarecido mucho y es sustituido mayoritariamente por otro más barato) no lo recogerá el IPC hasta que se actualice la encuesta, mientras que el PCE lo recoge inmediatamente.

Adicionalmente, los precios que calcula el IPC sólo incluye los gastos en bienes y servicios adquiridos directamente por las familias, excluyéndose los gastos que no son pagados directamente por el consumidor. Por ejemplo, los gastos sanitarios o en medicamentos que son cubiertos por el seguro médico no son recogidos en el IPC, pero sí en el PCE.

Analizando series históricas, podemos observar que la tasa interanual del IPC tiende a ser algo más de alta que la del PCE: alrededor de 0,4 puntos porcentuales en el índice general y de 0,5 puntos en el caso de la tasa subyacente.

La variación interanual media del IPC ha sido del 3,8% frente al 3,4% del PCE. Con respecto a la tasa subyacente la variación interanual del IPC ha sido del 3,8% frente al 3,3% del PCE. Las divergencias entre las tasa subyacentes de ambos indicadores han llegado a ser notables en algunos años como el 2000 (superando incluso el punto porcentual) y en el 2016 (que llegó a estar entre el 0,3-0,7%).

Comentarios

(Estamos asustadísimos. Lean esto pensando que quienes lo han escrito saben, como nosotros, que asoma la recesión:https://ec.europa.eu/info/sites/info/files/2018-european-semester-country-report-spain-es.pdfPágs. 22, 37, 19, 25 y 29: «La evolución del mercado inmobiliario sigue siendo crucial para la rentabilidad de los bancos... La economía española sigue siendo muy dependiente del sector bancario... El endeudamiento del sector privado aún se sitúa muy por encima de los niveles prudenciales y basados en fundamentos... El gran volumen de deuda pública supone una carga para la economía española y la hace vulnerable... España afronta altos riesgos en lo que se refiere a la sostenibilidad presupuestaria a medio plazo».En la pág. 85 —'Cuadro de indicadores del procedimiento de desequilibrio macroeconómico para España - IMA 2018'—, vean cómo chirría el Índice de Precios de la Vivienda respecto de la mediocridad general. Por cierto, malas noticias para los 'himbersores' —pág. 34—: «España aplica un nivel relativamente bajo de impuestos recurrentes en el ámbito de la fiscalidad de la propiedad inmobiliaria».)LOS PRECIOS INMOBILIARIOS SON PRECIOS POLÍTICOS.- En Teoría Económica se llama Precio Político al fijado por el Poder Político para determinado bien o servicio, generalmente básico, sea el que fuere el Precio De Mercado, es decir, el que resulte de la oferta y la demanda, entre personas o entidades independientes y en condiciones de libre competencia. La primera gran manipulación de los ganchos del timo del Popularcapitalismo —Economía de Mercadillo, Merceherismo, Pensamiento Pabloescobargaviriano— consiste en hacerte creer que los precios inmobiliarios son 'De Mercado'; y que, por tanto, les es aplicable la retórica 'leydeofertademandista'. La verdad es que, si no te creyeras, que son 'De Mercado', difícilmente pasarías por el aro del robo y saqueo que suponen. El Poder Político y Poder Financiero-Fiscal son la misma cosa. Que los precios inmobiliarios no fueran'De Mercado', sino 'Políticos', le interesó al Poder Financiero-Fiscal para administrar el anticapitalismo tras el Triunfo del Antiinflacionismo, en los 1980. Y, en efecto, la inflación de 'los' activos —inmuebles y, en mucha menor medida Bolsa— neutralizó la frustración de los proinflacionistas anticapitalistas, cundiendo el conformismo de los rentistas no capitalistas con el aburrimiento. Enseguida, los costes inmobiliarios se convirtieron en un problema para el Capital, al estar anidados en los salariales. El Capital se adaptó 'inmobiliarizándose'. Y, mientras esta 'economía por y para los inmuebles' no ha entrado en Estrangulamiento Financiero Total, el problema ha permanecido disimulado. El Capital no puede funcionar combinando la no-inflación —Era Cero— con inflación-de-activos, de modo que esta tiene que parar. Y en eso estamos. La función de la Reburbuja era lubricar el desagüe inmobiliario de la banca. Pero no nos engañéis. La banca forma parte del Poder Financiero-Fiscal y está comprometida con la 'desinmobiliarización' de la economía. Que no te confunda que determinados partidos políticos, en contra del Poder Financiero-Fiscal, estén intentando resentidamente mantener erguidos los Precios Políticos inmobiliarios. La verdad es que el Poder Político ya no quiere Precios Políticos inmobiliarios. Ahora toca vivificar la Demanda Efectiva restaurando la renta disponible de los trabajadores, despejando el futuro de las pensiones y preservando el Capital — y la inversión productiva empresarial—, a base de inflación cero o, mejor aún, con el estímulo de una ligera deflación que escarnezca el odio al dinero. ¡No haberos endeudado para apostar maliciosamente por Precios Políticos que hacéis pasar como 'De Mercado' para perpetrar vuestra estafa! Afortunadamente, el dinero actual —poder adquisitivo— es buenísimo. Especialmente, el euro. No hay nada que pueda sustituir las supermonedas. Ni ladrillos ni oro ni petróleo ni bitcóin ni leches. Acaso, algunas pocas acciones cotizadas. Gracias por leernos.
Normas
Entra en El País para participar