La OIT alerta de que la recuperación económica ya no es capaz de reducir el desempleo

Critica que no exista voluntad ni de los Gobiernos ni de las empresas por mejorar los salarios y reducir la pobreza laboral

El paro juvenil es el problema más grave al que se enfrentan todos los países

OIT desempleo mundo Ampliar foto

El crecimiento económico mundial alcanzó el 3,6% en 2017. La recuperación fue generalizada y se debió tanto a la mayor actividad en los países en desarrollo como en los emergentes y en los desarrollados. Sin embargo, siendo todo ello cierto, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), puso de manifiesto este martes cómo pese al repunte del crecimiento, el desempleo a nivel mundial sigue manteniéndose muy elevado.

"Se está produciendo una evidente recuperación económica, pero no una recuperación social", describió durante la presentación del informa el director de la oficina de la OIT en España, Joaquín Nieto. Así, pese a ese buen momento desde el punto de vista del avance del PIB, lo cierto es que la previsión de la OIT es que durante este año la tasa de paro mundial solo se reduzca una décima al pasar del 5,6% al 5,5%.

"Se estima que el aumento del empleo no será suficiente para absorber el incremento de la fuerza de trabajo. Por ello, se prevé que el número total de personas desempleadas permanezca estable en 2018, en más de 192 millones de personas y para 2019 se proyecta que el número de desempleados aumente en 1,3 millones", explica el informe Perspectivas sociales y del empleo en el mundo, tendencias 2018.

Así, la actividad económica se normaliza sin estímulos significativos y la inversión fija permanece en un nivel relativamente moderado. Para el director de la OIT en España, el mayor problema lo constituye el elevado desempleo de los jóvenes menores de 25 años, que es el colectivo que más está sufriendo en todo el mundo la falta de reactivación del empleo. "La tasa mundial de desempleo juvenil es tres veces más elevada que la de los adultos, que es del 4,3%, mientras la de los jóvenes se sitúa en el 13%", advierte el estudio.

En cuanto a la reducción de la pobreza laboral, Nieto también ha puesto de manifiesto que en 2017 apenas se registró un limitado avance. El motivo es, en opinión del responsable de la oficina de la OIT en España, la falta de voluntad política de los Gobiernos y de las empresas por actuar en los dos focos del problema: los bajos salarios y el aumento de los contratos a tiempo parcial no deseados.

"Mientras no se mejoren los salarios y no se reduzca la proporción de empleados a tiempo parcial que desearía trabajar a jornada completa, seguiremos asistiendo a un incremento de la riqueza que no se corresponde con su reparto, por lo que no estaremos reduciendo la pobreza laboral", argumentó Nieto. De hecho, el informe puso de manifiesto cómo en España más del 60% de los trabajadores con contrato a tiempo parcial declara que estaría dispuesto a trabajar más horas. Se trata, junto con Italia y Grecia, del porcentaje más elevado de todos los países de Europa.

Pese a que la tasa española de paro rondará el 15% en 2018, Nieto considera que esta cifra todavía sigue siendo muy "alta" y que "no se la puede permitir la sociedad". "El objetivo de la reducción de empleo debe ser prioritario en todas las economías", añadió.

El informe, además de afirmar que España registrará una de las mayores reducciones de la tasa de desempleo de todos los países, prevé que el crecimiento económico español se desacelere y permanezca por encima del 2% en 2018.

El director de la OIT en España cree que para revertir la baja calidad que tienen los empleos en la actualidad es necesario que las políticas empresariales busquen la creación de empleos y no la sustitución de los mismos y que opten, sobre todo, por mejorar la calidad del empleo y dejen de "fraccionar y externalizar servicios o tareas".

Sobre la situación de los salarios, el estudio de la OIT insiste en que el crecimiento de las retribuciones continúa siendo moderado, lo que limita la mejora de la demanda agregada. "La (a menudo) mala calidad de los empleos creados también ha contribuido en parte a restringir los salarios. De hecho, la tasa de creación de empleo a tiempo completo en los últimos años no ha sido suficiente para compensar las pérdidas en el empleo a tiempo completo durante el periodo 2008-2013, y los empleos a tiempo parcial han pasado de representar un 18,7% en 2008 a un 21,6% en 2016", añade esta organización.

Normas