El juez abre juicio contra Rato y la excúpula de Bankia por la salida a Bolsa

Abre juicio contra 35 acusados de falsedad contable y fraude a inversores

La propia Bankia, su matriz BFA, y la auditora, Deloitte, también serán juzgadas

El expresidente de Bankia, Rodrigo Rato.
El expresidente de Bankia, Rodrigo Rato.

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha decretado este viernes la apertura de juicio oral por el llamado “Caso Bankia” contra 35 personas físicas y jurídicas, incluyendo al expresidente de la entidad, Rodrigo Rato, decenas de exconsejeros, vocales o administradores de la entidad, así como su auditora, Deloitte.

Se les acusa de delitos de falsedad en las cuentas anuales de los ejercicios 2010 y 2011 así como de un delito de fraude a inversores ante los indicios de que era falsa la información incluida en el folleto que soportó la salida a Bolsa de Bankia, en julio de 2011, unos meses antes de su debacle.

La Fiscalía y la Abogacía del Estado, esta última en representación del FROB, solicitan una pena de cinco años de cárcel para Rato, de cuatro años para el exvicepresidente José Luis Olivas, de tres para el exconsejero José Manuel Fernández Norniella y de dos años y siete meses para el exconsejero delegado Francisco Verdú, todos ellos por un delito del artículo 282 bis del Código Penal en relación con la estafa a inversores.

Más allá, la Abogacía del Estado solicita que los acusados sean declarados responsables civiles directos de la debacle de la entidad y que compensen al FROB por el mayor rescate a una entidad financiera que se ha producido en España.

La Fiscalía, por su parte, solicita que indemnicen de forma solidaria a los inversores minoristas personados en la causa, excluyendo a los ya resarcidos por la actual Bankia, que declara responsable civil subsidiaria. Sin embargo, pese a que la fiscalía pedía sobreseer la causa contra la entidad y su matriz, BFA, el juez las sentará en el banquillo aunque admite que su colaboración podría atenuar las consecuencias que afronten.

El auto da a los procesados y responsables civiles un plazo de 20 días a partir de hoy para la presentación de sus escritos de defensa ante las acusaciones penales y las indemnizaciones reclamadas por las partes antes de la apertura del juicio. 

El juez ya propuso en mayo abrir juicio oral dando tiempo a las partes para presentar sus distintos escritos, que han sido valorados también por la Sala de la Audiencia Nacional, que confirmó la tesis del juez de que no debía juzgarse a los supervisores financieros (Banco de España y CNMV). La Sección Tercera de la Sala de lo Penal, sin embargo, atendió la petición del sindicato CIC y corrigió la propuesta del juez sobre la firma auditora, indicando que sí debía de sentarse en el banquillo a Deloitte. También figura como acusado el socio responsable de auditar las cuentas, Francisco Celma.

Los acusados

El juicio será celebrado en los próximos meses en la Sala de lo penal de la Audiencia Nacional, que acogerá una causa con 35 acusados y 44 acusaciones particulares y populares además del Ministerio Fiscal. Rato ya fue condenado por la Audiencia Nacional a cuatro años y medio de prisión por el delito continuado de apropiación indebida cometido mediante el uso de las conocidas como tarjetas black de Caja Madrid y Bankia. El expresidente de la entidad ha recurrido el fallo al Supremo y, a la espera de su decisión, no está sometido a medidas cautelares.

El listado incluye otra docena de condenados por el escándalo de las visas opacas, que incluye grandes nombres del mundo empresarial, sindical, político y económico. Es el caso del exconsejero delegado de OHL Javier López Madrid, del expresidente de la patronal madrileña Arturo Fernández, el exsecretario de Estado de Hacienda Estanislao Rodríguez-Ponga, de Antonio Moral Santín, que fue representante de IU, o del exdirector general de Caja Madrid Ildefonso Sánchez Barcoj.

Más allá, entre los acusados por el caso Bankia destaca también el nombre de Ángel Acebes, exministro del Interior en el Gobierno de José María Aznar, que fue consejero de la entidad fallida.

Rato dice que no hay pruebas

Con este auto, el juez da definitivamente carpetazo a cinco años de instrucción del caso Bankia justo en el momento en que el mismo magistrado echa a andar una nueva investigación financiera de gran calado, la de la debacle de Banco Popular el pasado junio, para la que acaba de contar con dos inspectores del Banco de España para ejercer como peritos.

El propio caso Bankia ha estado marcado por la pericial realizada por los inspectores del Banco de España Víctor Sánchez Nogueras y Antonio Busquets que concluyeron que la entidad salió a Bolsa ofreciendo una información pública que no casaba con la "imagen fiel" de su estado real. Una prueba que las partes ya venían intentando desacreditar presentando sus propios contrainformes de expertos y que previsiblemente volverá a ser objeto central del debate durante el juicio.

Rato aseguró el viernes a Efe que él “cumplió escrupulosamente” con los requerimientos del Banco de España, ente que amparó las cuentas de Bankia, y que no hay “ni un solo documento” que demuestre que hubo irregularidades contables.


Normas