Cinco años de FP dual: el reto de ir más allá

El objetivo es pasar del 3% de alumnos que hay en España al 50% de Centroeuropa

La regulación debería establecer la retribución obligatoria de los aprendices

Cinco años de FP dual: el reto de ir más allá

Aprender en el centro educativo a la vez que en un entorno laboral, de la mano de profesionales que tutorizan el aprendizaje. Así podríamos describir la esencia de la Formación Profesional Dual, una modalidad de FP que ha demostrado un alto grado de inserción laboral de los alumnos en las empresas donde han realizado sus aprendizajes, que se sitúa en torno al 70%.

La FP Dual, con una larga tradición en países como Alemania, Austria, Dinamarca, los Países Bajos y Suiza, cuenta con una regulación específica en España desde hace cinco años. Hoy, 8 de noviembre, se cumple el quinto aniversario de la aprobación del Real Decreto 1529/2012, por el que se desarrolla el contrato para la formación y el aprendizaje y se establecen las bases de esta modalidad de FP en nuestro país.

Desde 2012, la FP Dual ha evolucionado de forma cuantitativa, con un creciente número de participantes, entre ellos 10.000 empresas y 900 centros educativos y cerca de 24.000 aprendices. Sin embargo, el gran desconocimiento de las posibilidades de la FP Dual obstaculiza una mayor expansión.

Desde la Fundación Bertelsmann trabajamos para mejorar la empleabilidad juvenil. Entre otras iniciativas, apostamos por impulsar una FP Dual de calidad como parte de la solución a las elevadas tasas de desempleo entre los jóvenes. Somos conscientes que ello requiere que se involucren todos los actores en el proceso, en especial las empresas, que adoptan un rol formativo muy relevante en la FP Dual. Sin empresas formadoras comprometidas con una FP Dual de calidad, el modelo no se implantará con éxito.

Precisamente de esta necesidad surgió hace poco más de dos años la Alianza para la FP Dual, una red estatal de empresas, centros e instituciones comprometidas con el desarrollo de la FP Dual en España, impulsada por la Fundación Bertelsmann, junto con la Fundación Princesa de Girona, la CEOE y la Cámara de Comercio de España.

La Alianza, que ya cuenta con más de 650 miembros, tiene como objetivos implicar a las empresas (en especial las pymes) en la FP Dual, mejorar el marco legal y jurídico existente y aumentar el prestigio social de la FP. Para dar respuesta a estos retos, la Alianza apoya a las empresas en sus primeros proyectos de FP Dual a través de una asesoría técnica, y tiene establecidos grupos de trabajo que analizan los aspectos críticos que conlleva la adopción de una FP Dual de calidad.

Construir un sistema así en nuestro país requiere aceptar el reto de ir más allá. Con este quinto aniversario se hace evidente la necesidad de avanzar hacia una nueva regulación de la FP Dual en el sistema educativo, cuyos primeros pasos ya ha dado el Ministerio de Educación. Esta nueva regulación debería indicar los elementos mínimos que debe contener cualquier programa de FP Dual.

Por ejemplo, la regulación debería establecer la retribución obligatoria de los aprendices en los proyectos de FP Dual o la formación necesaria de los tutores de empresa, así como la posibilidad de añadir contenidos adicionales a los currículos de los ciclos formativos, que ayuden a especializarse en sectores concretos. Finalmente, dicha normativa debería dejar clara la corresponsabilidad entre empresa y centro educativo en la formación de aprendices propia de una FP Dual de calidad.

En esta línea, recientemente el grupo de trabajo –de la Alianza– Propuestas de Regulación, coordinado por la CEOE, ha publicado 60 propuestas para avanzar en una mejor regulación de la FP Dual en el sistema educativo.

La valoración de estos cinco años de Formación Profesional Dual en España es ampliamente positiva. La experiencia de las empresas participantes en el modelo y la de los alumnos que han finalizado sus estudios con éxito son prueba de ello. Las empresas convertidas en “formadoras” han adquirido conciencia del valor que supone su tarea para la sociedad y para la propia empresa, puesto que mejoran su capacidad para atraer y retener talento, y ganan en competitividad frente a otras de su mismo sector. Nuestra misión es seguir involucrando a la comunidad empresarial para desarrollar una FP Dual eficiente y de calidad y nos marcamos el reto de pasar del 3% de jóvenes que apuestan hoy por la FP Dual en nuestro país al 50%, una cifra más cercana a la de los países centroeuropeos.

Francisco Belil es vicepresidente de la Fundación Bertelsmann

Normas