Francisco Marín Pérez: “Una idea estupenda puede sanear una cuenta dañada”

El CDTI ha aumentado el tramo no reembolsable de sus ayudas hasta el 33%

La parte correspondiente a préstamo se puede devolver en 10 años con tipo de interés fijo

Francisco Marín Pérez
Francisco Marín Pérez, director general del CDTI.

Francisco Marín Pérez, director general del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), destaca la recuperación del gasto nacional en I+D+i, tendencia que pudo constatar durante su labor de coordinación de la presidencia española de Eureka, un programa intergubernamental que promueve la colaboración científica entre empresas, universidades y centros de investigación de más de 40 países.

¿Cuál es el estado de la inversión en I+D en España?

Se nota la mejoría de la salud de las empresas en su compromiso con la I+D. El presupuesto que tenemos asignado para financiar proyectos de I+D en 2017 es de 1.000 millones de euros y tengo la satisfacción de decir que a estas alturas del año ya hemos cubierto un poquito más de la mitad.

¿Cuántas solicitudes de financiación han recibido en lo que va de año?

Al mes de septiembre, hemos recibido 2.085, prácticamente las mismas que en el mismo periodo de 2016, que fueron 2.102. Hemos mejorado las condiciones de financiación. Por ejemplo, hemos aumentado los tramos no reembolsables. Nuestras ayudas combinan subvención y préstamo en un mismo instrumento, una política que llevamos muchos años aplicando y que la Comisión Europea y otras agencias están interesadas en replicar. El tramo no reembolsable es la parte subvencionada de la ayuda y este año lo hemos subido.

La mayoría de solicitudes rechazadas se debe a causas técnicas. Si alguien nos pide dinero para inventar la rueda le decimos que no

¿En cuánto?

Lo hemos subido del 30% al 33% para proyectos internacionales, del 15% al 30% para pymes y del 10% al 20% para grandes empresas, aunque en este último caso puede llegar al 30% si el proyecto está cofinanciado por fondos Feder. CDTI nunca financia el 100% del importe, solo cubre una parte que puede llegar a ser del 75%, de modo que la compañía corra con una parte del riesgo. Del total de la ayuda, es decir, de ese 75%, la parte a fondo perdido puede llegar a ser del 33%.

Del total de solicitudes recibidas, ¿qué porcentaje ha sido aprobado?

Hasta el 30 de septiembre hemos aprobado 706 proyectos con una aportación pública de 530 millones de euros, lo que en términos de fondos concedidos es un 53% más que en el mismo periodo de 2016. La relación entre solicitudes recibidas y aprobadas depende del instrumento. En algunos estamos por encima del 60% y en otros por debajo del 40%. Pero no es lo mismo una convocatoria para investigación industrial, en cuyo caso la exigencia es muy alta, que para la línea Neotec, pensada para startups y que recibe cientos de propuestas al año. Ahí el porcentaje de aprobaciones tiene que ver más con la cantidad de fondos disponibles que con la calidad de los proyectos.

¿Cuáles son los motivos más frecuentes por los que se rechazan las peticiones?

Nosotros hacemos una evaluación técnica del proyecto y otra financiera de la empresa. La mayoría de propuestas rechazadas se debe a causas técnicas, porque carecen de sentido. Si alguien nos pide dinero para inventar la rueda, le decimos que no. Tiene que aportar valor, algún elemento diferencial, una solución de mercado. Damos fondos para que las empresas ganen competitividad. Si la propuesta no va a ayudar en ese sentido, la rechazamos. Luego está la parte financiera. Si el proyecto es bueno, pero la empresa tiene problemas, le pedimos garantías.

Francisco Marín Pérez, director general del CDTI.
Francisco Marín Pérez, director general del CDTI.

¿De qué tipo?

Pueden ser avales personales, bancarios o de grupo, que es muy frecuente: grandes grupos que tienen una solvencia magnífica crean una startup cuya cuenta de resultados todavía es débil. En ese caso, con que el grupo grande responda por el pequeño nos vale. Pero no es verdad que CDTI exija garantías para todo, solo lo hacemos para un tercio de las propuestas. Hay dos tercios que reciben ayudas sin garantías porque tienen sus cuentas saneadas. Nosotros hacemos un análisis de riesgo, pero no somos un banco: miramos la trayectoria de la empresa, el mercado... Si alguien nos trae algo revolucionario, lo tenemos en cuenta.

Pero incluso si un proyecto es magnífico, la empresa puede no estar en condiciones de aportar garantías...

Para que los proyectos muy buenos de empresas con problemas no se queden sin financiar, el CDTI adoptó en 2015 una política muy novedosa de minoración de garantías. Por el hecho de que una empresa tenga una cuenta dañada no despreciamos una idea estupenda, porque a lo mejor llevándola a la práctica su cuenta pasa de roja a negra. Es un instrumento para no castigar el fracaso. Se dice que en España, si fallas una vez, eres maldito para toda la vida. En CDTI, no; si traes una buena idea, te vamos a ayudar.

¿Cuánto tiempo pasa entre que una empresa presenta la solicitud y recibe el dinero?

Hemos reducido los tiempos de gestión drásticamente. El objetivo era alcanzar una media de 90 días y estamos en 71, una marca mundial, no hay ninguna agencia que lo haga en menos. Estamos hablando del ciclo completo. La labor más seria de CDTI no es financiar, sino asesorar. Es un intangible que nadie en esta casa cobra, pero es lo que más vale: un buen consejo. Esa labor entra en ese periodo. Y algo muy importante:hacemos el seguimiento de los proyectos. Después de entregado el dinero, CDTI visita las empresas para chequear que el proyecto se ejecuta conforme a lo previsto. Eso da a nuestros clientes un rigor financiero muy alto. Pero también somos capaces de entender que la I+D no es lineal y que puede haber un cierto retraso o variaciones sobre el modelo inicial.

El que vuelvan a levantarse barreras no favorece la innovación. Pero salvo catástrofe mundial, no se puede parar la internacionalización

¿Qué pasa si el mercado no responde como se esperaba y la empresa no puede devolver los fondos?

La parte correspondiente al préstamo se tiene que devolver. Es un contrato privado. El Estado no tiene por qué soportar el fallo del empresario, así como tampoco se lleva parte de los beneficios cuando este triunfa. Pero la morosidad es bajísima, la acumulada está en el 7,2%. Por otro lado, somos muy flexibles: el plazo de devolución del préstamo es de 10 años con tipo de interés fijo (euríbor a un año) y si tienes un problema, puedes renegociar las condiciones, no somos un banco.

¿La corriente contra el libre comercio puede tener algún impacto en la internacionalización de proyectos tecnológicos?

El que vuelvan a levantarse barreras no favorece la innovación. Pero salvo catástrofe mundial, no se puede parar la internacionalización. España ha sido chairman de Eureka este año, ahora lo es Finlandia y me da mucho gusto decir que el siguiente será Reino Unido. Sería deseable que el brexit no se concretara, pero si se da, ya verá cómo los británicos crean puentes para seguir conectados con la UE. Son el primer país de Europa en retornos de fondos Horizonte 2020, con miles de millones por encima de lo que aportan. España es el cuarto receptor después de Reino Unido, Alemania y Francia, a la que le pisamos los talones. En Instrumento Pymes somos el primero, con una tasa media de retorno del 16%. Ese programa tiene tal nivel de demanda que solo son admitidas el 5% de las peticiones. De ese 5%, el 16% son españolas.

Normas