referéndum cataluña

¿Qué sucedería con los depósitos ante una declaración unilateral de independencia?

Las instituciones estatales garantizan la estabilidad en la banca catalana y su acceso al BCE

El riesgo está en una retirada de ahorros capaz de desestabilizar sobre todo a pequeñas entidades

Cataluña ha comenzado la semana aún en estado de shock tras la turbulenta jornada de referéndum soberanista del domingo y bajo la posibilidad de una declaración unilateral de independencia en los próximos días, según sugirió el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. La jornada del 1 de octubre ha abierto un foso entre el gobierno catalán y el de Mariano Rajoy, previa a la celebración del referéndum y multiplicada tras la respuesta policial con la que el gobierno central intentó paralizar la votación.

España atraviesa su mayor crisis política e institucional desde la Transición, y la situación que se vive en Cataluña tendrá sin duda su efecto en el ánimo de inversores, consumidores y ahorradores. La posibilidad de una declaración unilateral de independencia abre un escenario de máxima incertidumbre, capaz de disparar el nerviosismo, y en el que los depósitos de los ahorradores se vuelven especialmente sensibles. Surge la duda de, ante tal situación, qué pasaría con el ahorro depositado en entidades con sede en Cataluña, donde tienen una fuerte cuota de mercado bancos catalanes como CaixaBank y Sabadell. De hecho, la retirada masiva de depósitos es la gran inquietud de la banca, no solo catalana, y el elemento capaz de desestabilizar en mayor grado la economía.

¿Qué sucedería con los bancos catalanes en una Cataluña independiente?

De entrada, la creación de un nuevo país supondría empezar de cero, también en lo financiero. Cataluña quedaría fuera del euro, de la Unión Europea y sus bancos dejarían de estar bajo el abrigo, y la vigilancia del BCE. Perderían la línea de liquidez que concede la institución que preside Mario Draghi. Este escenario sin embargo no se producirá en el caso de una declaración unilateral de independencia. El sistema financiero español, incluido el catalán, seguiría funcionando con total normalidad, según insisten fuentes institucionales. “Una declaración unitaleral, es eso. Unilateral. No tendría ningún efecto al día siguiente. El Estado seguiría funcionando como tal”, añaden. No en vano, el gobierno de Mariano Rajoy cuenta con la baza de la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que anula las competencias autonómicas. Y no sería la primera vez que el Estado suspende una declaración de independencia en Cataluña, como ya sucedió en 1934, que duró apenas unas horas y se saldó con la detención del entonces presidente de la Generalitat, Lluís Companys.

El ministro de economía, Luis de Guindos, ya señaló recientemente que “la independencia de Cataluña no va a tener lugar”, para también advertir que sería “un suicidio” en lo político y también en lo económico. Fuentes financieras apuntan además el interés de las autoridades europeas, incluido el BCE, en que el problema en Cataluña no termine por crear un nuevo frente de inestabilidad en la zona euro, ante lo que resulta prioritaria la defensa de los bancos catalanes y la creación de planes de contingencia.

Otra cuestión es qué deciden hacer los clientes bancarios, y en especial los grandes clientes, ante la tormenta política. Y una hipotética retirada de estos depósitos sí tendría gran poder desestabilizador.

¿Qué volumen de depósitos existe en Cataluña?

Las oficinas bancarias ubicadas en Cataluña atesoran el segundo mayor volumen de depósitos de España por comunidades autónomas, por un total de 180.609 millones de euros, según los últimos datos disponibles del Banco de España, a marzo de este año. De esa cuantía, 5.576 millones de euros corresponden a las administraciones públicas.

El mayor volumen de depósitos se ubica en la Comunidad de Madrid, con 330.027 millones de euros, de los que 17.122 millones pertenecen a la administración pública, un volumen muy superior al de cualquier otra comunidad que se corresponde con la capitalidad del Estado.

¿Qué bancos catalanes están más expuestos a una eventual retirada de depósitos?

CaixaBank, BBVA y Banco Sabadell son, por este orden, las principales entidades que operan en Cataluña. BBVA dio el salto en tamaño en el mercado catalán con la adquisición de Catalunya Caixa, que se sumó a la de Unnim, y tras la que alcanzó una cuota de mercado cercana al 25%. CaixaBank tiene la mayor red de oficinas de la comunicad autónoma, con 1.300 sucursales, si bien BBVA es la que tiene más red en Cataluña sobre el total de España. Sin embargo, en términos de negocio Sabadell es el que tiene en Cataluña la mayor exposición.

Todos ellos tienen una amplia presencia a nivel nacional y diversificación internacional. Pero Sabadell y CaixaBak tienen su sede social en Cataluña y una profunda raigambre en la región, lo que las hace especialmente sensibles a la radicalización que vive estos días la sociedad catalana. También tienen su sede en Barcelona las cooperativas Caja de Ingenieros y Arquia, la antigua Caja de Arquitectos, con una mucha menor presencia a nivel estatal. El principal temor puede cundir entre los clientes de estas entidades, con sede en Cataluña, y que crean pueden ver amenazados sus ahorros, pese a que el mensaje estatal es el de preservar la estabilidad en caso de declaración unilateral de independencia. "Las pequeñas entidades con sede en Cataluña son más vulnerables porque su gran base de clientes está allí y no es fácil un cambio de sede", señala Pau Monserrat, economista del panel de expertos de iahorro.com.

Fuentes financieras reconocen su preocupación y aseguran que, hasta el momento, no se ha dado un movimiento de retirada de los ahorros. Pero la inestabilidad política catalana, y la velocidad a la que se suceden estos días los acontecimientos, sí están llevando a las empresas con sede en Cataluña a realizar planes de contingencia, como reconocía recientemente Jaime Guardiola, consejero delegado de Sabadell. “La situación actual provoca muchos nervios y preocupación y los agentes económicos pueden prepararse" ante ella, señalaba Guardiola semanas atrás, con anterioridad a los polémicos acontecimientos del 1-O.

El riesgo de retirada de depósitos no existiría solo entre los ahorradores catalanes sino también entre los del resto de España y que ahora operan con entidades catalanas. Así, las entidades catalanas vigilan muy de cerca estos días el impacto del conflicto soberanista en el conjunto de su clientela española. 

¿Qué protección tienen los ahorradores en caso de retirada de depósitos?

Aunque el Estado tenga la firme voluntad de no reconocer la independencia de Cataluña, con el apoyo de la Unión Europea, y de mantener su estabilidad financiera, una declaración unilateral de independencia sí es en cualquier caso un factor de riesgo capaz de desencadenar una retirada inquietante de depósitos y de llegar a crear un problema ahora inexistente. El vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, ya ha advertido en una carta al BCE del impacto negativo que la crisis en Cataluña puede tener “en la economía y en la estabilidad financiera de la zona euro”. Y avisó del peligro de una retirada de depósitos.

El poder devastador que una fuga de depósitos tiene sobre una entidad financiera ya se vio el pasado junio en Popular. La falta de liquidez ante la desbandada de depósitos precipitó su intervención por las autoridades y su traspaso a Santander. Pero, más allá de las críticas sobre la aplicación de los mecanismos de resolución en un banco en dificultades, la consigna suprema es la defensa de los depósitos de los pequeños ahorradores, hasta los 100.000 euros por depositante. Son los grandes depositantes, los de ahorros superiores a esa cuantía y no cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), los que sin embargo tienen la gran capacidad de desestabilizar un banco con el traslado de su capital.

Normas
Entra en EL PAÍS