Trump regala a las empresas un tipo del 20%, cinco puntos menos de lo esperado

El interés del bono de EE UU a 10 años marca su mayor alza en seis meses

Wall Street celebra la reforma fiscal con subidas en todos los índices

Donald Trump, presidente de EE UU
Donald Trump, presidente de EE UU REUTERS

Las promesas de Donald Trump llegan con cuentagotas. Una de las medidas que más entusiasmo ha despertado en las Bolsas desde la llegada del magnate estadounidense a la Casa Blanca era la reforma fiscal presentada , la gran baza legislativa con la que cuenta el presidente de EEUU tras el fracaso de la reforma sanitaria de Obama. Sus líneas maestras ya habían sido presentadas a finales de abril.

 

La Casa Blanca y los repu­blicanos al frente de los Comités de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes y el Senado divulgaron el plan que recoge la rebaja impositiva, la que ha venido a denominarse como la mayor reforma fiscal desde 1980. El impuesto sobre sociedades bajará del 35% al 20%.Aunque se sitúa por encima del 15% prome­tido por Trump en su programa.

 

EEUU simplificará al máximo los documentos de los impuestos, equivalentes en España a la declaración de la renta, y Trump auguró que un buen número de miembros del Partido Demócrata apoyará los cambios.

 

En Wall Street, el Dow Jones, el Standard & Poor’s y el Nasdaq celebraron la noticia con respectivas alzas del 0,25%, del 0,41% y del 1,15%.

 

El mercado espera que esta modificación refuerce la inflación y el crecimiento. Así, el rendimiento de la deuda a largo plazo, que se mueve de forma inversa al precio, se disparó.

 

El bono a 10 años cerró con un interés del 2,301%, frente al 2,228% del martes, en su mayor subida en seis meses. Las obligaciones a 30 años cerraron con una rentabilidad del 2,853%, desde el 2,77% del día anterior.

 

La reducción del impues­to a las empresas viene acompañada de la reducción del impuesto de la renta de siete categorías a tres (12%, 25% y 50%). Esto equivale a recortar el tipo máximo, hasta la fecha en el 39%, y aumentar el mínimo, en el 10%. Lo que sí mantiene la reforma es la promesa de aumentar las deducciones fiscales para las familias con hijos y crear una para adultos con dependencia en donde se englobarían las personas mayores y los enfermos. También amplía las deducciones básicas para personas a 12.000 dólares y en el caso de parejas, a 24.000.

 

El documento incluye además la supresión del impuesto de sucesiones. A lo que no se da respues­ta es a cómo se compensará la caída de los ingresos fiscales para mantener en equilibrio las cuentas públicas y evitar así un aumento en el déficit presupuestario.

Normas