Yellen y Draghi emplazan a los inversores a sus reuniones de septiembre

El mercado prevé la reducción de balance de la Fed el próximo mes

El alza del euro hace dudar del momento para la rebaja de compras del BCE

El presidente del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, junto a Janet Yellen y Mario Draghi en Jackson Hole
El presidente del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, junto a Janet Yellen y Mario Draghi en Jackson Hole AP

Los inversores no comenzarán la semana bajo la resaca de los discursos de Janet Yellen y Mario Draghi en Jackson Hole. Ni la presidenta de la Reserva Federal ni el del BCE dieron pistas en el encuentro anual de bancos centrales que se celebra en esta localidad estadounidense sobre los próximos pasos de sus políticas monetarias. Habrá que esperar a las reuniones que tanto el BCE –día 7– como la Reserva Federal –días 19 y 20 – celebran el próximo mes para desvelar las grandes incógnitas que ahora pesan sobre el mercado: si habrá una nueva subida de tipos en EE UU este año, cómo irá reduciendo su balance la Fed y en qué momento anunciará el BCE el inicio de la reducción de sus compras de deuda para 2018.

La expectación alrededor de los discursos de Jackson Hole era inevitable. Fue el foro que Draghi eligió hace tres años para ir preparando al mercado para el lanzamiento de un programa de compras de deuda. Sin embargo, en esta ocasión el presidente del BCE ya venía preparando a los inversores sobre sus próximos pasos. En junio avanzó en Sintra su optimismo sobre la situación económica de la zona euro y tras la reunión de julio del BCE quedó claro que la institución va a revisar este otoño su estrategia de política monetaria.

Esta vez el presidente del BCE prefirió dejar para la cita de septiembre los nuevos mensajes al mercado. La gestión de la retirada gradual de los estímulos monetarios hacia un entorno de normalización tras la crisis es de hecho una misión cada vez más delicada, en la que procurar que los inversores no vendan en masa sus bonos –que tanto se han apreciado en los últimos años gracias a las compras de deuda de los bancos centrales– y en la que ahora se cruza la fuerte apreciación del euro.

“Creemos que el BCE anunciará probablemente este otoño una ligera reducción de su programa de compras de deuda, aunque el momento exacto del anuncio dependerá de la cotización del euro “, señala Charles St-Arnaud, estratega de inversión de Lombard Odier IM.

La apreciación del euro –que sube más del 12% desde abril– se ha convertido en objeto de inquietud para el BCE, que ya debatió sobre su fortaleza en la reunión de julio, según revelan las actas conocidas la semana pasada. La divisa europea se apreció hasta los 1,19 dólares en la sesión del viernes tras el discurso de Janet Yellen, a pesar de que ésta no anticipara movimientos de política monetaria y centrara su mensaje en advertir del riesgo de relajar las exigencias en regulación bancaria adoptadas a raiz de la crisis, en clara alusión a los planes liberalizadores de la banca de Donald Trump.

Un euro fuerte es obstáculo para el incremento de precios al que aspiran las medidas del BCE, aunque también es síntoma del momento de recuperación económica de la zona euro. Así, los expertos señalan que el euro aún tiene recorrido al alza en los próximos meses, hasta el entorno de los 1,20 dólares.

Desde CaixaBank Research ya apostaban por que Draghi no daría señales en Jackson Hole de reducción de sus compras de deuda, que habrían contribuido aún más a reforzar el euro. En la entidad destacan la necesidad de que el proceso sea ordenado y de evitar la sensación de urgencia y recuerda que “la comunicación del BCE ya ha gestionado las expectativas de los inversores para situar el tapering como el próximo paso”. Así, la previsión de CaixaBank Research es que el BCE anuncie en otoño la reducción de las compras de deuda a partir de enero de 2018, hasta llevarlas a cero gradualmente durante el año.

“Esperamos que la Fed anunciará la reducción de su balance en la reunión de septiembre y no nos sorprendería que subiera tipos en diciembre. El BCE en cambio será mucho más paciente en el endurecimiento de su política”, añaden en Lombard Odier.

En la cotización del euro, que influirá en la inflación para la toma de decisiones del BCE, pesarán también las expectativas sobre alza de tipos de la Fed. De hecho, los últimos datos de inflación en EE UU enfriaron la apuesta del mercado por una tercera subida en el año, propiciando la debilidad del dólar y el alza del euro.

La negociación del techo de deuda del Gobierno estadounidense será el otro gran foco de atención de los inversores en septiembre. Para Chris Iggo, director de inversiones y responsable de renta fija de Axa IM, este tema es de hecho el más sensible a corto plazo. “La combinación del inicio de la reducción del balance de la Fed y el caos político sobre el techo de deuda no pueden ser buenos para la estabilidad del mercado de bonos ni para el dólar”, advierte.

La agenda de la semana

La sesión del pasado viernes fue una de las de menor volumen del año para la Bolsa española, con 840 millones de euros de contratación, en espera de novedades del encuentro de Jackson Hole. Una vez celebrada la cita, y sin nuevas señales de política monetaria, los inversores contarán esta semana con referencias señaladas en la agenda de indicadores macroeconómicos.

Estados Unidos publicará mañana la confianza del consumidor de agosto, aunque la agenda ganará intensidad el miércoles con el anuncio del PIB estadounidense del segundo trimestre, junto a los datos de confianza de la zona euro y el IPC preliminar de Alemania en agosto. El jueves se conocerá el IPC estimado de agosto de la zona euro, referencia básica para el BCE y el viernes, la tasa de desempleo estadounidense del mismo mes. No será hasta el viernes 11 cuando se publique el IPC de agosto de EE UU, determinante para la política de la Fed.

En el plano empresarial, publicarán resultados las francesas Carrefour y Vivendi, el miércoles y jueves respectivamente.

En España, el miércoles reparten dividendo Logista (0,30 euros brutos por acción) y Saeta Yield (0,189 euros por título).

Normas