negocios china

Cosas que no debes hacer si quieres cerrar negocios con un chino

Se trata de un país con normas que en muchos casos se alejan a las europeas.

China es una de las grandes potencias mundiales y se configura como un mercado importante para ser tenido en cuenta a la hora de que las pymes españolas se internacionalicen. Sin embargo, se trata de un país con normas que en muchos casos se alejan a las europeas. Dada su tendencia al orden y la armonía de las relaciones sociales, desde Banco Santander aconsejan, en este sentido, abandonar la confrontación.

De igual modo, se trata de una sociedad muy gremial en la que el peso individual queda muy diluido. En este sentido, una de las diferencias que los empresarios españolas pueden encontrar en China tiene que ver con el cambio de interlocutor, lo que es interpretado como un reinicio de la negociación.

Como tercera recomendación, desde esta entidad financiera sugieren guardar las distancias, ya que en este contexto el contacto físico entre las personas queda limitado al máximo. Hasta el punto de que las miradas incluso deben ser controladas, ya que mantenerla fija de forma controlada puede ser interpretada como un desafío.

Otra norma de protocolo, igual que en el estilo occidental, pasa por tratar al jefe primero. Así, si se produce un saludo a un grupo de empresarios chinos, no hay que tomar la iniciativa si no se conoce quién es la persona que ostenta el mayor rango profesional.

En paralelo, también hay que tener en cuenta la utilización que se hace de las manos en el momento de una presentación. Así, estas nunca deben estar en los bolsillos del pantalón. Tampoco se puede señalar con el dedo índice para indicar algo se debe extender toda la mano en la dirección deseada.

Los chinos acostumbran a no apoyarse sobre el respaldo de la silla, por lo que si se observa que así lo hacen, hay que comportarse de igual modo. A su vez, tampoco está bien visto extender las piernas y cruzarlas enseñando la suela del zapato, una visión que aún hoy horroriza a muchos chinos.

Por último, y al contrario que en nuestro continente, la cultura china guarda una especial tradición con el regalo. Ello justifica que sea habitual que cuando un extranjero es recibido lleve algún obsequio, en el que más importante que el valor es su representación cultural.

Normas
Entra en EL PAÍS