Cinco millones de salarios no esperan al pacto y tienen ya subidas del 1,3%

CEOE descarta toda cláusula de revisión y ofrece una banda del 1% al 2,5%

Los sindicatos piden elevar más la parte baja para sustituir a la garantía salarial

Cinco millones de salarios no esperan al pacto y tienen ya subidas del 1,3% Ampliar foto

Algo más de la mitad de los trabajadores por cuenta ajena están a la espera de un pacto entre las cúpulas patronales y sindicales que regule las relaciones económicas en las empresas para este año. Pero la otra mitad no ha esperado y ha cerrado las condiciones remunerativas, en la mayoría de los casos, ajustadas a las condiciones económicas de cada empresa o cada sector. Consideran que la vida de las empresas en las que trabajan no puede esperar hasta agosto para disponer de unas pautas sobre las subidas salariales o la duración de la jornada. Por ello, 4,8 millones de trabajadores han firmado ya alzas de sueldo de una media del 1,3%, mientras que poco más de cinco millones de trabajadores están a la espera.

Las cúpulas de la CEOE y los sindicatos CC OO y UGT están enredadas en una discusión de propuestas salariales muy estrechas desde el mes de enero, y ahora ya se han comprometido a que el resultado final estará disponible, si lo está, en julio.

Tras muchos tiras y aflojas, la patronal empresarial, que ha defendido en los últimos años un sistema de negociación más asimétrico para que cada empresa adapte las condiciones laborales a su verdadera situación financiera, ha establecido por fin una horquilla de subidas salariales que oscila entre el 1% y el 2,5%, cuya parte alta solo puede aplicarse si existe un crecimiento apreciable de la productividad en la empresa y su plantilla.

Los sindicatos manejan otra horquilla monetariamente más exigente, que oscila entre el 1,8% y el 3%, y son partidarios de un mecanismo de aplicación general para que dé cobertura a plantillas de empresas más pequeñas que no tienen capacidad de negociación. Por ello, creen que es imprescindible un acuerdo nacional salarial, y en su defecto la aplicación aguas abajo de acuerdos sectoriales o de grupos de empresas.

La cláusula de revisión

Bajo la excusa de la irrupción de la inflación, que ha vuelto en pequeñas dosis tras varios años de desinflación generalizada, los sindicatos han planteado la resurrección de una especie de seguro para las alzas salariales que estaba muerto y supuestamente bien enterrado desde hace varios años: la cláusula de revisión salarial. La práctica de la negociación y la intencionalidad de los empresarios en los últimos años, los de la crisis, habían impuesto la desaparición de esta figura, que contribuía, además de a mantener el poder de compra de los asalariados, a cebar la propia inflación. Tal mecanismo, junto con los deslizamientos por antigüedad, suponían un apreciable sobrecoste laboral que en los últimos años se ha desconectado de la política retributiva en las empresas.

Pues bien, los sindicatos insisten ahora en recuperar una cláusula de revisión que asegure que los salarios subirán al menos lo que lo haga la inflación, aunque el alza nominal inicial de las tablas salariales en los convenios se establezca en valores inferiores. Así, para este año, con una inflación media esperada del 1,5%, UGT y CCOO plantean que en caso de aplicar la horquilla de la CEOE, debe acompañarse con una cláusula de revisión que garantice que si el IPC supera el 1,5%, todos los salarios suban con carácter retroactivo al menos en la misma cuantía.

La patronal descarta todo pacto con la resurrección de tal cláusula. Y los sindicatos contraatacan con una petición de alza por parte de la patronal de la parte baja de la banda (del 1% al 1,5%), de tal forma que funciona como si se tratase de una cláusula.

La negociación sigue, y no es aceptable un desacuerdo; pero las posiciones de la CEOE no se moverán mucho más allá de donde están, hasta el punto de quizás mover la parte baja de la horquilla una o dos décimas, según fuentes conocedoras de la negociación.

La marcha de la negociación salarial a espaldas del pacto ha regulado las condiciones para 4,79 millones de asalariados. La subida salarial media es del 1,3%, con 1,32% para los 4,44 millones de trabajadores acogidos a convenios de sector, y de un 1,1% para los 345.000 empleados con convenio de empresa. Hay que recordar que en el año 2016 para un poco menos de 10 millones de trabajadores la subida media pactada fue del 1,06%, y del 0,69% en 2015. La subida pactada para los salarios de este año es muy similar a la de 2012.

El número de empresas acogidas a convenios firmados es ahora de 659.000, y solo 1.858 tienen convenios particulares. La jornada media pactada es de 1.757,6 horas anuales, ligeramente superior a la del año pasado.

Los convenios firmados este año suben un 1,64%

Divergencia salarial. Los acuerdos retributivos firmados en los años pasados (anteriores a 2017), pero con efectos sobre las nóminas de los trabajadores de este año, recogen una subida media del 1,23%, mientras que los ratificados en este año natural (2017) contienen un alza superior: 1,64%.

La mayoría del colectivo, entre el 1% y el 2%. Del total de asalariados con convenio cerrado para este año, 3,72 millones tienen pactada una subida que se encuentra entre el 1% y el 2%. Un millón adicional de trabajadores tienen una subida firmada inferior al 1%, y solo 142.000 disfrutarán de alzas superiores al 2%; por encima del 3%, apenas 18.500 empleados por cuenta ajena.

Subidas homogéneas. No hay prácticamente diferencia alguna entre el tratamiento salarial en los convenios de empresa entre el sector público y el privado. En este la subida salarial es del 1,12% para este año, mientras que en la empresa pública es del 0,9%, aunque solo afecta a 18.000 empleados.

Normas