Unicef
Carmelo Angulo presidente del Comité Español de Unicef

Carmelo Angulo: “Las grandes crisis no tienen fácil solución”

Es el presidente del Comité Español de Unicef desde 2013

Su reto más complicado ha sido el corralito argentino

Carmelo Angulo (Bilbao, 1947) se define como un “juntero”, un ecléctico que acerca posiciones. Así lo ha desarrollado en su amplia carrera diplomática y actualmente en su labor en Unicef luchando por un objetivo que le apasiona: la infancia.

¿Cómo entiende el liderazgo? ¿Qué cualidades configuran a un buen líder?

El liderazgo es la capacidad de transmitir la energía necesaria y las ideas con una fuerza suficiente para -movilizar a equipos en la consecución de objetivos complejos. Capacidad empática, comunicación asertiva, saber escuchar, sintetizar e incorporar ideas de otros mientras haces sentir al equipo fuerte y compacto.

¿Tiene un modelo de líder? ¿De quién ha aprendido a liderar y dónde lo aprendió?

He bebido de joven en las esencias del diálogo intercultural de Krishnamurti y David Bohm. En España trabajé y aprendí mucho en los setenta del liderazgo tranquilo de Tierno Galván y he admirado siempre a Mandela, para mí el gran líder del siglo XX. Hoy sigo con muchísimo interés el nuevo liderazgo del Papa a quien conocí en mi estancia en Argentina. Socialmente admiro el enorme y eficaz trabajo en España de la Fundación La Caixa.

En su trayectoria profesional o vital, ¿cuál ha sido su reto más complejo o su mayor fracaso? ¿Qué aprendió de ello?

Cuando, como representante de la ONU en Argentina, me tocó actuar como coordinador del diálogo argentino junto a la Iglesia católica en el corralito del 2001. Un estallido y enfrentamiento social sin precedentes frente a la clase política, en el que hubo muertes y se cancelaron las cuentas bancarias de millones de argentinos. El mayor fracaso, aquel mismo ejercicio en el que a pesar de desgañitarnos un grupo importante de personas de la sociedad civil y líderes de la Iglesia, no pudimos llegar a un pacto nacional de regeneración democrática y social, aunque la tensión social decreció mucho. Aprendí que las grandes crisis no tienen soluciones fáciles a corto plazo y que se necesita creatividad, determinación, paciencia, alianzas y no perder las formas.

El corto y el medio plazo no son incompatibles, sino complementarios

¿Cuáles son las claves para dirigir a su equipo? ¿A qué da prioridad al contratar a un colaborador?

Diversidad y aproximación de las mentes. Me gusta la gente capaz de gestionar las diferentes formas de enfoque. Elijo a mi alrededor a personas con fuerza y capacidad crítica, que sepan aunar esfuerzos y consensuar soluciones.

¿Cómo balancea el corto y el largo plazo, la estrategia con los resultados?

No son visiones incompatibles sino complementarias. Hay que actuar sobre el crudo presente con determinación pero sabiendo adónde quieres ir y qué objetivos y en qué tiempos puedes alcanzarlos. Son las luces cortas y largas del proceso vital y de toma de decisiones.

¿Cómo gestiona su agenda ¿Le da tiempo a hacer todo lo que quiere?

Soy un desordenado eficaz. Puedo estar en varias cosas, clasificarlas y priorizarlas sin alterarme demasiado. Oigo música, escribo y veo las noticias al mismo tiempo con un grado de concentración alto. Cuanta más presión, mejor. El supuesto desorden se convierte en escala clara de prioridades. Trabajo con una planificación mensual sin olvidar los hitos anuales. Primero informarse, luego atacar las citas y encuentros y por la noche recapitular y preparar la siguiente jornada. Veo menos de lo que me gustaría a los míos.

¿Qué importancia tiene la cultura empresarial en su gestión? ¿Se le da importancia a los valores y al ejemplo del líder?

Desde joven pensé que la capacidad de gestión era vital y no solo en el sector privado, del que he aprendido mucho y del que soy también parte. La planificación por objetivos y metas y la gestión por resultados la he intentado aplicar siempre en el sector público, con especial cuidado en la gestión de los recursos humanos y en la creación de ambientes dialogantes y serenos, capaces de lograr consensos y actuar con eficacia.

¿Qué importancia le da a las relaciones en su actividad profesional?

Mucha. Las relaciones se inician, se consolidan y se miman. Incluye dar, recibir y devolver. El network es vital y más cuando es multisectorial.

¿Qué le aconsejaría a un recién licenciado?

Escuchar y aprender permanentemente. También descansar para regenerar el pensamiento. Entender las fortalezas del equipo y el poder de las alianzas. Aceptar las derrotas y aprender de ellas.

Normas
Entra en EL PAÍS