Las travesuras de Trump con el FBI son un desafío para los inversores

El despido de Comey plantea la posibilidad de que esté amenazado el Estado de derecho

Las reducciones de impuestos y otras propuestas tendrán que ser revaluadas

James Comey
James Comey, en marzo, testificando ante el Congreso de EE UU por el asunto de Rusia.

Las travesuras de Donald Trump plantean un nuevo desafío a los inversores. El sospechoso momento elegido para despedir al director del FBI, como si fuera un concursante de The Apprentice, implica que las reducciones de impuestos y otras propuestas que han animado los mercados tendrán que ser revaluadas dada la posibilidad de que esté amenazado el Estado de derecho.

La revelación de James Comey de que estaban investigando a Hillary Clinton probablemente ayudó a conseguir la presidencia a Trump, que dijo que las acciones del FBI “requerían agallas”. Curiosamente, se aduce esa misma decisión como razón del despido.

El fiscal general, Jeff Sessions, recomendó deshacerse de Comey porque considera que se equivocó al decidir por su cuenta que el caso debía cerrarse sin procesamiento. La Casa Blanca también citó varias ocasiones en las que los demócratas criticaron la gestión del asunto por parte de Comey.

El lunes, Sally Yates, la ex fiscal general despedida por Trump, le dijo al Senado que avisó a la Casa Blanca de que el entonces asesor del presidente Mike Flynn podía ser chantajeado por Rusia. Comey también ha declarado estar investigando las acusaciones de intromisión rusa en las elecciones de EE UU y su posible connivencia con la campaña de Trump. Aunque la semana pasada declinó decir si el propio presidente era parte de la investigación, Trump escribió en su carta de despido a Comey que “apreciaba mucho” que le dijera en “tres ocasiones distintas” que no estaba siendo investigado.

La agitación en el FBI no hará más que ralentizar la agenda política general de Trump. Los inventarios de muchas industrias han aumentado con la esperanza de una regulación más ligera, menores impuestos e inversión en infraestructura. El importante senador demócrata Chuck Schumer dice que el despido parece un encubrimiento. El republicano Richard Burr ha tuiteado que está preocupado por el momento y la razón. Incluso los demócratas críticos con Comey están de acuerdo. Podría provocar audiencias en el Congreso y un empuje renovado para crear un consejo independiente de investigación. Los inversores deben revaluar sus expectativas.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de Cinco Días.

Normas