Cómo logran El Corte Inglés, Barceló, Gestamp, Elecnor y más cotizadas financiarse casi gratis

15 firmas utilizan el mercado alternativo de renta fija para lograr dinero a un plazo máximo de dos años

La plataforma, que cuenta con un volumen en estos instrumentos de 1.000 millones, reta a la banca

Emisiones de pagarés en circulación en el MARF Ampliar foto

La plataforma de financiación creada por Bolsas y Mercados Españoles (BME) a finales de 2013 prácticamente por decreto se ha revelado un éxito. Todavía le queda mucho por demostrar, pero más de tres años después el saldo que arroja es muy positivo. Una de las partes más exitosas es la financiación que empresas de todos los tamaños logran a corto plazo y medio plazo –entre tres meses y dos años– a precios de derribo.

El Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF), que acoge emisiones de 15 firmas, fue una exigencia de Bruselas al Gobierno para concederle en el verano de 2012 el dinero necesario para sanear el sistema financiero. Quedó negro sobre blanco la necesidad de fortalecer la “intermediación financiera no bancaria, incluida la del mercado de capitales y el capital riesgo”. Poco más de un año después, en octubre de 2013, se producía la puesta de largo del MARF, en principio configurado como un mercado esencialmente para obtener liquidez a medio y largo plazo. Sin embargo, el reglamento que lo creó abrió la puerta a la financiación a corto plazo, a través de pagarés. Y ahora hay cerca de 1.000 millones de euros en circulación de este producto.

La recién debutada paga un 0,25% por 75 millones que vencen en julio

El gigante mundial de piezas de automóviles Gestamp, que debutó en la Bolsa el pasado 7 de abril en la Bolsa a 5,6 euros por acción –el viernes, cerró a 5,66–, registró un programa de pagarés en el MARF el pasado 25 de noviembre. Tiene capacidad para tener en circulación hasta 150 millones de euros en este tipo de papel hasta el próximo noviembre. Y ya tiene 75 millones en circulación que emitió el pasado 20 de abril y que expiran el próximo 20 de julio. Suponen una rentabilidad del 0,25%, frente a los tipos del 1% al 1,45% de su deuda a largo plazo en euros.

La hotelera ofrece en torno del 2% por tomar prestado dinero a dos años

Barceló cuenta con un programa de pagarés registrado el pasado septiembre para tener un saldo vivo máximo e 75 millones de euros. El grupo turístico tiene actualmente 2,1 millones que emitió el 31 de julio de 2015 con una tasa interna de rentabilidad (TIR)del 2,1% y otros dos millones al 2% que expiran la próxima semana.

La constructora Copasa, que inauguró la plataforma, es la que más paga

Fue la primera emisión de bonos en el MARF, y ahora cuenta con 2,1 millones de euros en pagarés que vencen también la próxima semana con un interés del 3%.

Una empresa cotizada, Tubacex, fue la primera en disparar. Lo hizo en mayo de 2014 con un programa de hasta 30 millones. Fue el comienzo de una nueva fórmula que han seguido empresas como El Corte Inglés, Elecnor, Barceló y Gestamp, entre muchas otras.

Loa pagarés se emiten al descuento. Es decir, la rentabilidad para el comprador no estará en un cupón que recibirá con una periodicidad pactada –por ejemplo, trimestral–, sino que deberá esperar hasta el final. Por ejemplo, en los que El Corte Inglés emitió el 7 de febrero y que expiran mañana mismo (véase gráfico), los inversores pagaron un nominal del 99,88%. Al recuperar su dinero recibirán el 100%, lo que equivale a una rentabilidad anual del 0,5%.

“Es un producto similar al que se comercializa principalmente en Irlanda y Luxemburgo –los denominados programas ECP (European Commercial Paper)– con la diferencia de que en estos países las emisiones más bajas son de 500 millones de euros, mientras que en España el mínimo es de 50 millones”, señala Álvaro Bergasa, director de mercado de capitales de Banca March, la firma que más ha propulsado el desarrollo de este mercado en España.

March tutela a Gestamp, que debutó en Bolsa el pasado 7 de abril, Elecnor, Tubacex y Europac, entre los emisores cotizados, y también al fabricante de explosivos Maxam, al grupo turístico Barceló y al fondo de titulización Fortia.

Los costes de financiación son mínimos y en la mayoría de los casos, más atractivos que los que pueden ofrecer las entidades financieras. Las últimas emisiones a tres meses están realizándose a precios entre el 0,20% y el 0,35% anual.

A diferencia de las emisiones de bonos y obligaciones, los pagarés no requieren un rating clásico; les basta un certificado de solvencia de una agencia. Y, también como una ventaja frente a los programas luxemburgués e irlandés de pagarés, el plazo máximo de vencimiento es de 24 meses en lugar de 12.

Jorge Ceballos, responsable de distribución de renta fija de Beka Finance, anticipa más emisores de pagarés en el futuro inmediato y señala que estos se han convertido en un instrumento muy atractivo. La firma ejerce de colocador en las emisiones de MásMóvil, Pikolín, la constructora Copasa y la comercializadora de energía Audax. “Con 24 horas de antelación, el emisor nos da una referencia del importe que quiere obtener y también del precio”, explica. El proceso es extremadamente ágil y la demanda es notable, principalmente de fondos de renta fija a corto plazo, clientes de banca privada, aseguradoras, mutualidades y, en algunos casos, de bancos. La rentabilidad es escueta pero hay que compararla, por ejemplo, con la de las letras del Tesoro a un año, que tuvieron una rentabilidad del –0,29% en la subasta del pasado 4 de abril. “Es una interés muy atractivo para las carteras que invierten en deuda a corto plazo”, dice un gestor de un fondo monetario.

El Corte Inglés es el mayor emisor con 300 millones de euros a diferentes plazos y paga entre un 0,42% y un 0,53% anual. La compañía de ingeniería Elecnor es la segunda del ranking con 175 millones que dan el 0,26% en los plazos más cortos. Este coste es muy inferior al 1,84% que pagó de media el año pasado, y la empresa reconoce que ha bajado este porcentaje gracias a la diversificación de su fuentes de financiación.

“La financiación no se utiliza solo para el circulante, sino que puede formar parte de una estructura de deuda más amplia, con vencimientos a largo plazo. Los pagarés claro, hay que ir renovándolos”, afirma el directivo de Banca March. En bonos y obligaciones en el MARF, hay 25 emisiones por un total de 1.172 millones. Eso sí, con tipos de hasta el 7,5%, como los que paga Copasa por la deuda que vendió a finales de 2013. Los pagarés son el complemento perfecto para las firmas que han emitido a largo plazo.

“Hay pagarés que cotizan con rentabilidades de menos del 1%; y es indicativo del éxito de este producto que todas la empresas que han participado en este mercado están renovando sus programas. Además, hay casos de empresas que, habiendo emitido bonos, han decidido apostar por este mercado para reforzar su diversificación financiera”, avisa de Adolfo Estévez, director de Axesor Rating.

Banca March prevé más que duplicar los 800 millones de 2016

Banca March tiene una cuota de más del 50% en el saldo en circulación de pagarés del Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF). La entidad ha sido su principal impulsor y, tras emitir más de 800 millones de euros el año pasado, se propone lanzar en el presente ejercicio entre 1.500 y 2.000 millones de euros. El objetivo es superar la parte alta de esa horquilla en 2018, explica el director de mercado de capitales de la firma, Álvaro Bergasa.

El banco que pilota José Luis Acea como consejero delegado es a la vez asesor registrado –el que dirige y asesora la emisión– y miembro del mercado –que puede ejecutar compraventas– y llevó de la mano a Elecnor, Tubacex, Barceló y Europac al MARF. Estas fueron las primeras empresas en debutar con esta herramienta de financiación a corto plazo en esta plataforma.

La entidad financiera ya lideró en 2014 las emisiones en el MARF con la venta de deuda –pagarés y bonos– por 200 millones de euros. Al año siguiente, el importe rondó los 500 y en 2016 superó solo en pagarés los 800.

El importe máximo de los programas de pagarés del MARF alcanza los 1.850 millones de euros. Existen 16 empresas que pueden emitir, pero una de ellas, la constructora Aldesa, no tiene ninguna emisión viva. Las entidades a disposición de esta última emisor son Ahorro Corporación e Intermoney. En el Corte Inglés están BBVA, Santander, Sabadell, Bankia, Popular y CaixaBank; en Pikolín los que pilotan las emisiones son Santander, Bankia y Beka Finance; en Audax aparecen Santander, Sabadell y Beka; en MásMóvil, están Beka e Intermoney; en Audax, Santander, Sabadell y Beka, y en Teknia, Sabadell y Bankinter. En Adveo, pilotan Santander, Sabadell y Bankia. En el otro fondo de titulización, Summa, Intermoney lleva el timón. Los costes de colocación son extremadamente bajos, también los asociados del mercado y las rentabilidades, muy bajas.

Desde Banca March señalan que están muy cómodos con sus compañías, “que son de primera línea”, si bien otras fuentes apuntan que existe una lista de emisores que está buscan abrirse paso en este mercado de financiación a corto plazo.

Una de las ventajas del MARF frente a los otros programas europeos de emisión de pagarés es que no requiere una calificación, solo el visto bueno de una agencia. Aquí, de nuevo, quien se lleva la palma es Axesor Rating. Además, a diferencia de lo que ocurrió en otros mercados similares en Italia y Alemania, desde el principio se limitó la participación a inversores cualificados.

Normas