Empleabilidad
Un alumno de Electricidad realiza una intervención en una vivienda del barrio madrileño de Usera.
Un alumno de Electricidad realiza una intervención en una vivienda del barrio madrileño de Usera.

La eficiencia energética ilumina el mercado laboral

Conectados al Empleo es una iniciativa de las fundaciones Tomillo, Exit y Norte Joven

El proyecto tiene el apoyo económico de JP Morgan Chase Foundation

La eficiencia energética como motor de empleo es la apuesta social lanzada por Fundación Tomillo, Fundación Exit y Norte Joven a través del proyecto colaborativo Conectados al Empleo, que cuenta con el apoyo económico de JP Morgan Chase Foundation dentro de su iniciativa New Skills at Work.

El programa se apoya en la experiencia de Barrios Sostenibles de la Fundación Tomillo, un proyecto de innovación social en el que jóvenes formados en eficiencia energética ofrecen, desde 2015, un servicio gratuito para convertir viviendas del distrito de Usera, en Madrid, en hogares más eficientes y sostenibles.

“Conectados al Empleo lo que nos está permitiendo es replicar y escalar la metodología que en Tomillo llevamos dos años aplicando en Usera en otras zonas de Madrid a través de Norte Joven y hacer un estudio de mercado sobre la demanda real de las empresas en relación con los perfiles profesionales que formamos”, señala Juan Kindelan, director de alianzas y estrategia de proyectos de Fundación Tomillo.

A los jóvenes de formación profesional básica, de entre 14 y 16 años, en las ramas de Electricidad y Administración, se les imparten materias relacionadas con la eficiencia energética de la vivienda, dentro de su programa de formación curricular. Son más de 300 los alumnos beneficiados.

Un estudio de mercado analizará el perfil profesional que demandan las empresas de servicios energéticos

Y como práctica, los alumnos visitan las viviendas de familias en situación de pobreza energética o con dificultades para pagar la factura y les hacen una auditoría energética de la vivienda, identificando hasta 15 posibles medidas de bajo coste que pueden implementar, hasta un máximo de entre 200 y 300 euros de inversión por vivienda. Está previsto efectuar 200 intervenciones gratuitas en hogares.

Los alumnos de Administración, acompañados por universitarios de la Escuela de Minas, van en una primera visita con una guía de sensibilización y educación de cambio de hábitos para hacer un buen uso de la vivienda desde el punto de vista energético. Estos alumnos gestionan los contactos con las familias, conciertan las citas, hacen la parte de gestión de almacén, entrada y salida de stock y la compra de material, explica Kindelan. En una segunda visita, los alumnos de Electricidad hacen las intervenciones dentro de la vivienda, supervisados por un técnico profesional.

“Desde el punto de vista de impacto en el territorio, que también buscamos, es interesante porque estamos fomentando la eficiencia energética, dando cobertura a familias que están en dificultad y tiene también un impacto en temas de desarrollo de responsabilidad ciudadana que nos parece interesante”, remarca Kindelan.

El objetivo último es el desarrollo de competencias de empleabilidad y que los jóvenes sigan en el proceso formativo y hagan un módulo superior, afirma el director de Tomillo.

“La agenda de RSC de JP Morgan Chase está enfocada a ayudar a enfrentar los principales retos económicos y sociales mediante la generación de oportunidades e impulsando un crecimiento económico más inclusivo”, destaca Manuel Gil de Santivañes, executive director en JP Morgan Banca Privada. A través de New Skills at Work, con una dotación de 250 millones de dólares a cinco años, “estamos trabajando en crear más oportunidades para que los trabajadores obtengan empleos bien remunerados”, concluye.

La otra parte de Conectados al Empleo, dirigido a jóvenes por encima de 18 años y estudiantes de grado medio y orientado a la inserción laboral, es realizar un estudio de mercado sobre el perfil profesional que demandan las empresas de servicios energéticos. “Para diseñar un módulo de formación especializado de entre 400 y 500 horas, que esté orientado a las necesidades reales del sector de la eficiencia energética”, apunta Kindelan.

El siguiente paso que se quiere dar es transferir toda esta metodología a otras zonas de España.

Normas
Entra en EL PAÍS