Telecomunicaciones

Orange España ofrece a su plantilla un día de teletrabajo a la semana

La compañía ha ampliado la flexibilidad de los horarios de entrada y salida de sus 3.000 empleados

Orange España
Centro de trabajo de Orange España.

Cambio de relevancia en las relaciones laborales y la cultura empresarial en Orange España. La operadora ha alcanzado un acuerdo para la implantación de un nuevo plan, que supone la incorporación a gran escala del teletrabajo en el conjunto de la plantilla.

El programa, que supone una modificación del convenio colectivo, ha sido bautizado como Plan de Trabajo Flexible y está abierto a más de 3.000 trabajadores. El programa no está disponible para personal de tiendas y call center por la propia naturaleza de su actividad, así como para puestos basados en sistemas no accesibles desde fuera del centro o suponen el uso de datos sensibles.

El plan entrará en funcionamiento el 3 de abril, según señalan fuentes de la compañía, que indican que, entre las condiciones generales del nuevo plan se incluyen dos modalidades: el teletrabajo planificado, con vocación de permanencia en el tiempo, y el ocasional, para solicitudes de flexibilidad puntuales. La modalidad planificada incluye el establecimiento de una bolsa de ocho horas y media semanales por empleado para poder teletrabajar desde casa. En los meses de verano, época en la que está fijada la jornada intensiva, la bolsa será de siete horas semanales. A su vez, para el personal con jornada reducida, la bolsa será de seis horas y 55 minutos.

De esta forma, los empleados podrán teletrabajar un día entero de la semana, siempre dentro del mismo horario establecido en las oficinas. Otra opción será trabajar varias mañanas o tardes. En cualquier caso, el bloque mínimo será de dos horas continuadas por cada día que se teletrabaje.

El programa fija una franja horaria de disponibilidad, entre las diez de la mañana y las dos de la tarde. En esas horas será obligatorio que el empleado esté teletrabajando desde su casa (el teletrabajo deberá realizarse desde el domicilio) o en la oficina con disponibilidad. Al mismo tiempo, el programa establece una recomendación por departamentos de un máximo del 50% del personal teletrabajando de forma simultánea.

Para acogerse al plan, será necesario tener una antigüedad de un año en la compañía. La bolsa de horas no será acumulable de una semana a otra, mientras que el horario de trabajo se realizará de común acuerdo entre el empleado y el responsable. El teletrabajo, en cualquier caso, será voluntario y reversible por el empleado, su manager o la propia empresa, con un preaviso de un mes.

La introducción del teletrabajo no supondrá la eliminación de los beneficios sociales, entre los que figuran los cheques de comida que reciben los trabajadores. De igual forma, los empleados que ya teletrabajan mantendrán, si quieren, las actuales condiciones.

Orange se ha dado de plazo hasta final de año para ajustar cosas que pudieran funcionar mal en los primeros meses de implantación del plan.

El impulso del teletrabajo va a venir acompañada de una ampliación de la flexibilidad de los horarios. Así, la entrada será entre las 7:30 y las 10:00, frente al escenario actual en el que el inicio de la jornada está fijado entre las 8:000 y las 9:30. El tiempo mínimo de comida baja hasta los 30 minutos.

La hora mínima de salida se adelanta a las 17:00 para todo el personal, y a las 16:00 para los empleados con reducción de jornada por guarda legal. En la actualidad, la hora de salida general son las 17:30 y las 16:00 para personal con reducción de jornada.

El proceso se ha estado diseñando en los últimos meses. La teleco, que asegura que este proceso supone un cambio cultural de gran relevancia y sin precedentes en España, ha recibido las aportaciones de los empleados a través de los denominados líderes del cambio para diseñar el programa. “La forma de trabajar se pone al mismo nivel en el plan estratégico que los negocios tradicionales”, dicen fuentes de la compañía, que insisten en que la mejora de la conciliación de la vida laboral y profesional tiene un impacto positivo en la actividad de la compañía.

Renovación tecnológica y cambio cultural

La implantación del Plan de Trabajo Flexible vendrá acompañada del suministro por parte de Orange del material necesario para llevar a cabo el teletrabajo. Así, el empleado que teletrabaje dispondrá de un ordenador portátil (si no lo tiene todavía deberá solicitarlo) y una línea de la propia empresa.

El portátil contará con distintas herramientas de comunicación, como VPN, Lync o Jabber. El empleado, igualmente, deberá conectarse a través de una línea de ADSL o fibra óptica de alguna de las marcas del grupo: Orange, Jazztel o Amena. El empleado adscrito conservará su ordenador fijo de mesa en su puesto de trabajo.

Precisamente, la renovación de los equipos informáticos y de los smartphones de los empleados, con la incorporación de la tecnología móvil 4G, es una de las líneas estratégicos del amplio cambio cultural introducido por Orange España en la forma de trabajar. Fuentes de la empresa explican que Orange ha incorporado la denominada evaluación de 360 grados para empleados y jefes (ha recibido 35.000 revisiones). En este caso, la evaluación no la realizan solo los jefes sino que participan también compañeros y subordinados.

Además, Orange España ha puesto en marcha un programa de formación para el conjunto de la plantilla, empezando por el propio comité ejecutivo, destinado a impulsar la agilidad en los procesos así como generar las iniciativas por parte de los empleados.

De igual forma, la compañía que dirige Laurent Paillassot ha introducido nuevas formas de trabajar en sus centros corporativos, primero en Madrid y después en Sevilla, con la eliminación de puestos fijos en determinadas áreas.

Normas