Estilo de vida

Los nuevos habanos, en edición especial

Las nuevas colecciones de puros acaban de ser presentadas en La Habana

Línea 1935 de Montecristo.
Línea 1935 de Montecristo.

Pocos procesos hay más artesanales que la elaboración de puros habanos. Desde la selección de las hojas de tabaco hasta que llega a la mesa del torcedor, que con habilidad y saber hacer enrolla la tripa en la hoja hasta darle la forma adecuada. Por eso, el cigarro habano es especial: solo el que ha seguido ese proceso artesanal, con producto de la isla, como se ha hecho durante 200 años, puede ser reconocido con esa denominación.

Y no son pocos. Habanos, el principal fabricante de puros del mundo, comercializa 27 marcas, y durante esta última semana ha celebrado el Festival del Habano, el escaparate de novedades de sus enseñas y la cita para hacer balance del año:la corporación anunció unos ingresos de 445 millones de dólares, casi 422 millones de euros al cambio actual.

Gran Reserva, Cosecha 2011 de H.Upmann.
Gran Reserva, Cosecha 2011 de H.Upmann.

Su marca más vendida es Montecristo, quizá la más reconocible de su portafolio de marcas junto a Cohiba, y en concreto, su vitola número 4. Esta enseña ha sido una de las grandes protagonistas del festival, al presentar una nueva colección de producto de edición limitada, la Línea 1935, que evoca a su año de fundación, y que pasa por ser la más exclusiva de su gama. Esta llega con tres vitolas: Maltés, con un cepo de 53 milímetros de diámetro y una longitud de 153 milímetros; Dumas, con unas dimensiones de 49x130 milímetros, y Leyenda, de 55x165 mm. Los dos primeros formatos son inéditos en la oferta de Montecristo, y, además, todos ellos tienen un sabor fuerte como característica principal, a contracorriente de la tradición de esta marca.

Una sensación que le proporciona la selección de hojas de tabaco. Toda edición especial o limitada recibe tal denominación por el añejamiento de su hoja, que debe ser, por lo menos, de dos años. Además, su capa, la hoja que lo recubre, suele tener una tonalidad más oscura de lo habitual. Es el caso también de los nuevos cigarros presentados en La Habana: el Cohiba Talismán, con un cepo de 54 milímetros y sabor medio fuerte; el Partagás Series No 1, fuerte en boca, y Punch Regios, de Punch, de fortaleza media.

Más especial aún es la nueva línea Gran Reserva de H. Upmann, Cosecha 2011, elaborada con hojas añejadas durante cinco años. Es la primera variedad gran reserva de esta marca, que tiene una tirada única y exclusiva de 5.000 cajones numerados de 20 unidades cada una. Además, Habanos ha renovado la marca Quai D’Orsay, exclusiva para el mercado francés, con un nuevo diseño y dos variedades adicionales.

Para acompañarlos, todo espirituoso añejado en madera es bueno. Aunque este año, Habanos ha contado en su Festival con la colaboración de Brandys de Jerez, y en concreto, con tres variedades: Lepanto Solera Gran Reserva, de González Byass; Cardenal Mendoza Carta Real, de Sánchez Romate Hermanos; Fundador Exclusivo, de Bodegas Fundador, y Carlos I Imperial, de Bodegas Osborne.

Normas