Fondos de inversión

Renta 4 lanza un fondo que reta a Paramés y azValor

Renta 4 lanza un fondo que reta a Paramés y azValor Ampliar foto

Los fondos que buscan valor se han convertido en los grandes triunfadores en España. Francisco García Paramés se labró una reputación de gran gurú cuando pilotaba Bestinver, la gestora de Acciona, y el pasado octubre lanzó su fondo Cobas Selección, que ha captado desde entonces más de 300 millones de euros. Su exequipo ya había creado previamente azValor, una gestora capitaneada por Álvaro Guzmán de Lázaro, que cuenta con un patrimonio de más de 1.100 millones de euros. Bestinver, ahora liderada por Beltrán de la Lastra, tiene más de 4.000 millones.

La filosofía de todos ellos es similar. Se trata de productos estrella pilotados por gestores estrella. Lola Solana cuida de la rentabilidad de dos productos de enorme éxito en Santander AM: el Small Caps España y su otra versión europea, que amplía el abanico de inversión a todo el Viejo Continente. Ambos suman un patrimonio cercano a los 600 millones.

Las rentabilidades de los diferentes productos despuntaron el año pasado. En casi todos los casos se comportaron mejor que el Ibex, que bajó un 2%.

Renta 4 Gestora se suma a la ola de productos con esta filosofía de gestión activa para exprimir al máximo el mercado. Ya cuenta con dos productos de este mismo estilo, el Renta 4 Pegasus, un fondo mixto defensivo –invierte en renta fija con algo de exposición a Bolsa– con unos 400 millones de euros y que ganó un 3,9% el año pasado, y el Nexus, con un poco más de riesgo, con una rentabilidad del 6% en 2016. Ahora, la gestora presidida por Antonio Fernández ha encomendado a David Cabeza el timón del Renta 4 Small Caps Euro. “Llevamos muchos meses pensando en este fondo y se ha hecho poco a poco”, comenta. No parte de cero, puesto que ya contaba con una versión beta a través del compartimento Total Opportunity del fondo Renta 4 Multigestión. El experto, que defiende que su fondo no es de autor sino fruto de un trabajo en equipo, ha cosechado una rentabilidad con esta cartera del 13,3% desde que se hizo con su control el pasado abril. Más del doble de lo que ha hecho el índice al que debe batir, el Stoxx Small 200, que subió en el mismo periodo un 6,6%.

Cabeza defiende que el producto no se creó para rivalizar directamente con los de Cobas, azValor, Bestinver o los de Lola Solana en Santander AM: “La filosofía que tiene sí puede compararse con esos fondos, sino para cubrir un hueco que no estábamos cubriendo”.

“Son compañías de alta calidad, pero menos seguidas por el mercado. Así daremos la posibilidad de que los partícipes puedan gozar de ese crecimiento gracias a este vehículo. También casa con el perfil del cliente de Renta 4, muy dinámico, flexible, conoce bien el activo del que estamos hablando y puede sentirse cómodo”, explica el gestor.

El universo de compañías en el que puede invertir el producto es muy amplio. Con al menos el 75% del patrimonio en Bolsa –el 25% restante puede estar en liquidez en momentos puntuales–, puede elegir entre más de 1.000 compañías con capitalizaciones entre los 300 y los 5.000 millones. La estructura del fondo tendrá una columna vertebral, con valores que permanecerán en cartera con un horizonte de rentabilidad superior al 50% en tres años. Estos supondrán entre el 65% y el 75% de las inversiones. En una presentación, David Cabeza menciona diversos valores que pueden ser su diana, como el grupo francés de residencias para mayores Orpea, el fabricante de embalajes irlandés Smurfit Kappa, el grupo de comunicación alemán Axel Springer, la utility portuguesa EDP Renováveis y la cadena española de supermercados Dia.

“Será fundamental que conozcamos a la dirección, de ahí que España sea un caladero de inversión, gracias a la cercanía con las compañías. Pero también estaremos muy pendientes de compañías holandesas, francesas, alemanas, belgas... Las hay extraordinarias y ahí, aunque no tengamos tanta cercanía, sí mantendremos una comunicación con ellas”.

La segunda pata del producto será la cartera táctica –inversiones a corto plazo en función de catalizadores puntuales–, que oscilará entre el 25% y el 35% del patrimonio. Aquí la exigencia de rentabilidad es mayor, de entre el 15% y el 20% en un año. “Los propulsores tienen que estar muy identificados y normalmente son compañías que han sido muy castigadas en los últimos meses”, señala. Pone el ejemplo del fabricante de sandwiches irlandés Greencore, la compañía de investigación de mercados francesa Ipsos o la firma especializada renting tecnológico germana Grenke.

Dos claves del producto que pilotará David Cabeza serán el énfasis en “la parte más ineficiente del mercado”, con múltiples “oportunidades en múltiples países y sectores, independientemente de macro y mercado” y la diversificación. En la cartera habrá entre 40 y 50 compañías, y ninguna representará más de un 5%.

Normas