Décimo aniversario
Hoy se cumplen diez años del primer iPhone, que cambió para siempre la telefonía móvil Ampliar foto

Hoy se cumplen diez años del primer iPhone, que cambió para siempre la telefonía móvil

Durante muchos años, los aficionados a la tecnología y los amantes de los teléfonos móviles nos conformamos durante muchos años con que nuestro móvil tuviera una buena cámara y nos ofreciera un bonito diseño con teclas físicas. Nokia era el indiscutible líder del mercado, ya fuera con sus teléfonos clásicos o sus sofisticados Communicator, siempre con el carismático sistema operativo Symbian. Hasta que llegó él, Steve Jobs y su iPhone que cambiaron de golpe nuestra percepción sobre lo que era un teléfono móvil para siempre.

El primer iPhone, germen de los Smartphone que conocemos hoy

Cuando pensabas que tener lo último de Nokia era lo más increíble que podías tener en telefonía, un 9 de enero de 2007 se presentaba en el MacWorld a manos de Steve Jobs el iPhone, aunque se puso a la venta en el mes de junio de ese año. Un dispositivo que muchos veían con escepticismo en aquel entonces, cuando el principal negocio de Apple eran los omnipresentes iPods y los renovados iMac. Un concepto revolucionario que trajo ante nosotros el prototipo de lo que hoy entendemos por un teléfono inteligente, una gran pantalla táctil repleta de iconos con distintas aplicaciones y utilidades.

Con el primer iPhone, los amantes de la tecnología y la telefonía encontramos el dispositivo móvil perfecto (de hace diez años) con un diseño muy cuidado y revolucionario, y con un sistema operativo que se convertiría en la siguiente década en el verdadero artífice del éxito del iPhone. Un software que proporciona un gran rendimiento aunque sus móviles no cuenten en muchas ocasiones con las características más punteras del mercado.

¿Cómo era el primer iPhone?

Este primer terminal móvil de los de Cupertino era muy compacto, ya que contaba con una pantalla de sólo 3,5 pulgadas, más de una pulgada menos que el modelo actual, y contaba con una resolución de sólo 320x480 píxeles. Uno de los aspectos más destacados de su diseño era su parte trasera, con una parte superior de aluminio y otra inferior de plástico negro. El procesador de este iPhone sólo era de un núcleo y su memoria RAM de 128MB. El almacenamiento interno era de 4, 8 o 16GB, y contaba con conectividad Edge y Wifi, así como con una cámara de 2 megapíxeles. Unas características “ridículas” para hoy, pero que revolucionaron para siempre la telefonía móvil.

¿Cómo lo celebrará Apple?

Todos los rumores apuntan a que este año tendremos los iPhone 7s y 7s Plus, como ya es tradicional, pero que de forma excepcional estarán acompañados por el iPhone 8, un modelo que promete ofrecer unas características mucho más agresivas y una buena dosis de innovación por parte de la firma ahora liderada por Tim Cook. Veremos hasta qué punto es capaz de revolucionar un sector en el que cada vez hay menos margen a la sorpresa.

Normas