_
_
_
_
_

Doce meses del revés

El año que termina se resume en la Unión Europea con la palabra 'brexit'. Pero antes y después del referéndum del 23 de junio en Reino Unido, en el que triunfó el Leave (salir de la UE), se sucedieron muchos otros acontecimientos trascendentes en el continente.

Todos fueron recogidos en las páginas y la web de Cinco Días, Y algunos de ellos, comentados con más o menos acierto en este blog y en la versión impresa de La UE, del revés.

Ya en enero surgían casi todos los temas que han marcado el año y que, en gran medida, repercutirán todavía en 2017.

La canciller alemana, Angela Merkel, intentaba por tercera vez (y fracasaría de nuevo) imponer las cuotas de reparto de refugiados, un plan contra el que se revelaron, muy en particular, los países de Europa del Este (aquí). Se empezaba también a barruntar las dificultades de la canciller para repetir mandato (aquí), aunque finalmente ha sido reelegida como candidata por su partido (CDU/CSU) para las elecciones de septiembre del año que viene.

También aparecían ya en enero los problemas del banco italiano Monte dei Paschi y el dilema del presidente del BCE, el italiano Mario Draghi, ante el reto de aplicar a rajatabla (o no) las nuevas normas sobre reestructuración bancaria, aun a costa de dañar gravemente a los pequeños inversores de su país (aquí). En julio, Cinco Dias ya adelantaba la vía de escape planteada por el gobierno italiano para evitar a las quitas (aquí) y evitar así un "rescate a al española", que impuso severas pérdidas a los preferentistas (aquí).


5dias.750636A principios de año recogíamos las primeras ofertas de la UE al primer ministro británico, David Cameron, para ayudarle a ganar el referéndum sobre el brexit con algunas limitaciones a la inmigración. Y se advertía en este blog que "la gran incógnita es si el pueblo británico se plegará tan fácilmente como su primer ministro" (aquí).

Sin embargo, semanas antes de la consulta erré en el pronóstico final. Me parecía imposible que se pudiera imponer el brexit salvo que "la indiferencia de los británicos [hacia el referéndum y la UE] se troque en interés" (aquí). Y así ocurrió. La participación fue más alta de lo previsto y la movilización procedió en gran parte de los partidarios de salir de la UE.

Durante la campaña del referéndum, además, el acuerdo arrancado por Cameron a la UE sobre inmigración (aquí) apenas jugó ningún papel, ni a favor ni en contra del brexit. Las dos partes se limitaron a repetir sus argumentos, con Cameron presentando a la UE como un mal menor y los brexiters abogando por la salida como un bien mayor. El crack se consumó hacia las cinco de la mañana del 24 de junio y el impacto de la primera escisión en la historia de la UE todavía resulta incalculable..

La posible ruptura de Schengen y su multimillonaria factura (aquí) también ocupó espacio en 2016. Los controles de frontera entre varios países siguen presentes y, a pesar de los intentos de la Comisión Europea, todavía no parece claro que se vayan a levantar.

La reaparición de fronteras surgió como consecuencia de la crisis de los refugiados y la crisis de seguridad, dos golpes que se cruzaron con la sempiterna crisis de deuda en Grecia (aquí).

A principios de marzo la situación se antojaba insostenible, sobre todo, para Merkel, desestabilizada por la llegada a Alemania de casi un millón de refugiados. La canciller no dudó en impulsar un acuerdo de dudosa legalidad con el gobierno turco de Recep Tayyip Erdogan para que Ankara frenase en seco la salida de sirios hacia Europa. Berlín logró su objetivo, pero Erdogan se ha cobrado caro el favor. El líder turco ha llevado a cabo una purga política de proporciones descomunales ante la que Berlín y la mayoría de las capitales europeas se han visto obligadas a guardar silencio por temor a una nueva crisis de refugiados.

"La desgraciada Europa de Merkel", resumía el título de un post (aquí).

Cinco-dias-portadaPocos días después, la tragedia se cernía sobre Bruselas, con un doble atentado (en el aeropuerto y en una estación de metro) que dejó varias decenas de muertos. El simbolismo de la matanza era inevitable, al ensañarse con una ciudad que desde hace décadas se ha convertido en el corazón de Europa.

El yihadismo ha cometido atentados más sangrientos en otros lugares de Europa (como Niza, en julio de este año), pero el ataque de Bruselas dejó paralizado en gran parte el centro neurálgico de la UE (el aeropuerto permaneció cerrado durante más de una semana) y ha sumido a la ciudad belga en una sensación de inseguridad de la que todavía no se ha recuperado del todo.

Bruselas se tambalea (aquí) y la UE atraviesa momentos de zozobra y tensión sin precedentes. Pero la Comisión Europea no duda en desperdiciar parte del año en el expediente contra España y Portugal por superar unas décimas los objetivos de déficit.

Durante meses, el organismo comunitario se divide entre los comisarios favorables a multar a ambos países (aquí) y los que abogan por cancelar el expediente (aquí). Los funcionarios encargados del asunto dedican horas y horas de trabajo al análisis de la base legal y a la interpretación del Pacto de Estabilidad, una norma tan 'inteligente' que va acompañada de un Vademécum de 288 páginas para su aplicación.

Al final, de poco sirvió todo ese trabajo porque la Comisión aceptó la interpretación política defendida por el comisario de Economía. El francés Pierre Moscovici, sin necesidad de Vademécum, llegó a la conclusión de que no se podía sancionar a dos de los países que más han sufrido la crisis y que más ajustes han acometido (aquí). La saga se prolongó durante casi todo 2016, un año en el que Europa, sin duda, tenía problemas mucho más acuciantes que una pugna estéril sobre el Pacto de Estabilidad.

También se escribió lo suyo sobre Francia (el declive de Hollande y el ascenso de Le Pen), Italia (la caída de Renzi), Polonia (el primer país sometido a vigilancia por posible violación de los valores fundamentales de la UE), del impacto de la victoria de Trump en la política europea... Un año largo e intenso visto desde Bruselas a través de crónicas (aquí) y blog (aquí). Y 2017 apunta hacia la misma intensidad, con la llegada de Trump a la Casa Blanca (enero), elecciones en Holanda (marzo), Francia (abril-junio) y Alemania (septiembre). ¡¡¡Feliz año!!!

(En 2016 no hubo mucho espacio para la música en el blog. Sólo escuchamos a Queen, Under Pressure (aquí), The Cure, Boys don't cry (aquí), Marc Almond e Imelda May, Say hello, wave goodbye (aquí), Nacha Pop, Juego sucio (aquí), Arctic Monkeys, Take it or leave it (aquí) y Gloria Gaynor, I will survive (aquí)

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_