Empresas vintage

El primer bombón de España

El origen de Trapa, que perteneció a la familia Ruiz Mateos, se remonta a 1891

Chocolates Trapa

El origen del bombón se remonta al siglo XVIII, cuando el pastelero de Luis XIV (el llamado Rey Sol), en una de las peticiones del monarca elaboró unas frutillas bañadas en chocolate. Cuando este las degustó, exclamó bon, bon (bueno, bueno) señalando su aprobación ante el manjar. De ahí el nombre.

A diciembre de 1891 se remonta el origen de Chocolates Trapa, cuando un grupo de monjes se instala en el monasterio trapense de San Isidoro, situado en la localidad de San Isidro de Dueñas (Palencia), que más tarde pasó a ser conocido popularmente como La Trapa. Es el escenario de la primera fábrica de chocolate. La empresa como tal fue constituida en 1964 en la misma localidad, una vez que la comunidad cisterciense decidiera desprenderse de la fábrica, con todas sus antiguas fórmulas de elaboración y tratamiento del cacao.

En 1969 comienzan, con el deseo de adaptarse a los nuevos mercados, a elaborar bombones. Para ello, se establece un acuerdo con la firma italiana Società Alemagna de Milán, para preparar uno de los productos estrella de la marca, Bombonísimos. Desde entonces, los cortados de Trapa, elaborados con dos finas capas de praliné y chocolate acompañados de crujientes trocitos de avellana, se convierten en un icono.

En 1982, Chocolates Trapa pasa a manos de un nuevo propietario, el grupo Rumasa, liderado por el controvertido empresario José María Ruiz Mateos, cuya empresa fue expropiada un año después por el Gobierno de Felipe González. Una década más tarde, en 1992, Trapa vuelve a ser adquirida por Nueva Rumasa, que al año siguiente modernizó las instalaciones y amplió la gama de productos. En 2000 comenzó a diversificar y entró en un nuevo sector, el de la miel. Para ello se construyó una fábrica de miel con los últimos avances en maquinaria.

Seis años más tarde se hizo un cambio de imagen, en colaboración con el Instituto Dym, en los estuches de los bombones, y se destinaron tres millones de euros a la publicidad de esta iniciativa. Tambiénse invirtieron 15 millones de euros en la ampliación de la fábrica y almacenes de Palencia, dotándola de la última tecnología, con el fin de ganar en competitividad. En 2010 se hace otra nueva inversión, en esta ocasión de dos millones de euros, para hacer una puesta a punto innovando tanto en imagen como en calidad y diversidad de producto.

Objetivo: 10.000 toneladas de chocolate

El primer bombón de España

Pertenece a Europraliné, propiedad del grupo inversor palentino Fernández Calvo, que en 2013 adquirió la chocolatera. Este año se ha puesto en funcionamiento una moderna nave industrial, en la que se han invertido ocho millones de euros, con el fin de aumentar tres nuevas líneas de productos destinadas a cremas y chocolate. Para ello se ha adquirido maquinaria dotada de la más avanzada tecnología, procedente de Alemania.

En el pasado ejercicio, la fábrica de Dueñas llegó a producir alrededor de 2.000 toneladas de chocolate, frente a las 500 del ejercicio 2013. El objetivo es llegar a elaborar a medio plazo más de 10.000 toneladas. En la actualidad, Trapa tiene en plantilla a 93 trabajadores.

Cuando fue adquirida por los nuevos propietarios hace tres años facturaba 1,2 millones de euros. En 2015 los ingresos ascendieron a seis millones, el doble que durante el anterior ejercicio, en el que acumuló tres millones de euros de ventas. La previsión para este año es duplicar la facturación y alcanzar los 12 millones de euros.

A pesar de ello, Trapa fue arrastrada por la crisis y los líos financieros de la familia Ruiz Mateos. La chocolatera, debido a estas dificultades, se acogió a la Ley Concursal a mediados de 2011. Hace tres años fue adquirida por el grupo Europraliné, formada por la familia Fernández Calvo y Lacasa, fundada hace más de 150 años en Jaca (Huesca) y centrada desde sus orígenes en la producción de chocolate. En el mes de junio de ese año, Lacasa abandona Europraliné..

Trapa ha lanzado nuevas líneas de productos:los cortados sin azúcar, tres variedades de turrón y nuevos bombones. Este año, la empresa ha ampliado su capacidad productiva con nuevas instalaciones y almacenes, que ocupan 6.000 metros cuadrados, además de nuevas líneas de moldeo de bombones y de modernización del proceso de estuchado con línea robotizada.

El centro de producción sigue ubicado en San Isidro de Dueñas (Palencia), en unas instalaciones de 53.000 metros cuadrados, dentro de una parcela con un total de 70.000 metros cuadrados. Chocolates Trapa está presente fuera de España, sobre todo en Europa del Este, países árabes y Suramérica.

Cronología

Los monjes empaquetando el chocolate, en 1895.
Los monjes empaquetando el chocolate, en 1895.

1891. Un grupo de monjes se instala en el monasterio trapense de San Isidoro, situado en la localidad de San Isidro de Dueñas (Palencia), que más tarde pasó a ser conocido popularmente como La Trapa. Es el escenario de la primera fábrica de chocolate que dio origen a esta marca.

1964. Se constituye la empresa en la misma localidad, una vez que la orden cisterciense decidiera desprenderse de la fábrica, con todas sus antiguas fórmulas de elaboración y tratamiento del cacao.

1969. Comienzan a elaborar bombones, para lo que firman un acuerdo con la empresa italiana Società Alemagna de Milán.

1982. Chocolates Trapa pasa a manos de un nuevo propietario, el empresario Ruiz Mateos, al frente de Rumasa, que fue expropiada un año más tarde por el Gobierno socialista de Felipe González.

1992. Trapa vuelve a ser adquirida por el grupo Nueva Rumasa, otra vez en manos de la familia Ruiz Mateos, que un año más tarde moderniza las instalaciones y amplía la gama de productos.

2000. La compañía diversifica producto y entra en el sector de la miel.

2010. Se hace otra nueva inversión, en esta ocasión de dos millones de euros, para hacer una puesta a punto innovando tanto en imagen como en diversidad del producto (pralinés, cortados sin azúcar...).

2011. La chocolatera, debido a los líos financieros de la familia Ruiz Mateos, se acoge a la Ley Concursal.

2013. Chocolates Trapa es comprada por el grupo Europraliné. La empresa se comprometió a mantener en sus puestos a los 64 empleados que conformaban la plantilla.

2016. La firma amplió su capacidad productiva con nuevas instalaciones y almacenes, que ocupan 6.000 metros cuadrados, además de introducir nuevas líneas de moldeo de bombones. El centro de producción sigue ubicado en Dueñas (Palencia).

Normas