Infraestructuras

La filial australiana de ACS se lanza a comprar su rival UGL

Ofrece 356 millones de euros, con una prima del 47%, por la firma de infraestructuras

Cimic ya cuenta con el 13,84% de la empresa pretendida

UGL, un líder de infraestructuras en pérdidas Ampliar foto

Nueva ofensiva de ACS en Australia, donde su filial de infraestructuras Cimic ha lanzado una oferta de adquisición por la también australiana UGL, especializada en ingeniería y proyectos en el campo de la energía, ferrocarril, defensa y agua. Cimic, con una capitalización cercana a los 9.000 millones de dólares australianos (unos 6.120 millones de euros), cuenta con un 13,84% del capital y pone sobre la mesa de 3,15 dólares australianos, con lo que pagaría un total de 525 millones de dólares australianos (356 millones de euros). La oferta no está condicionada a un nivel mínimo de aceptación.

El precio encierra una prima del 47% respecto al último cierre de UGL el pasado viernes (2,14 dólares australianos), y está un 33,7% por encima de la cotización media de los últimos tres meses. Sin embargo, podría considerarse un precio de oportunidad a la vista de que UGL cotiza justo en la mitad de los máximos marcados en 2012. Desde entonces, la crisis de las materias primas ha lastrado seriamente a los grupos industriales australianos.

El consejo de UGL va a estudiar la oferta y ha instado a los accionistas a no tomar una decisión antes de que emita su recomendación. La empresa pretendida, aliada de Cimic en importantes proyectos como el metro d eMelbourne o el Airport Link Tunnel de Brisbane, es un pequeño gigante: tiene unos ingresos anuales de 2.300 millones de dólares australianos (1.563 millones de euros) y una plantilla de 7.000 empleados (10.000 incluido el personal subcontratado). Su presencia se extiende por Australia, Nueva Zelanda y el sudeste asiático. Esta última es una de las regiones objetivo de ACS y la propia Cimic.

ACS 33,15 0,97%

La empresa del grupo ACS está dirigida por Marcelino Fernández Verdes, quien ha liderado la reestructuración de Hochtief y la propia Cimic tras su entrada en el perímetro de ACS y ha sido señalado por el presidente, Florentino Pérez, como futuro consejero delegado del grupo. La operación cuenta con el asesoramiento legal de Minter Ellison y el financiero de Macquarie. Fernández Verdes se ha dirigido a los a accionistas de UGL afirmando que está es una oportunidad para abandonar el capital "generando algo de valor".

  • Empresa en horas bajas

UGL, fundada en los años sesenta en Perth (Australia), viene de sufrir un fuerte golpe en Bolsa el pasado mes de junio, cuando reconoció al mercado que uno de sus mayores proyectos, el ciclo combinado conocido como Ichthys, sufriría modificaciones y retrasos, lo que movió a realizar provisiones por 200 millones de dólares canadienses. En cuanto a sus resultados anuales, acumula dos ejercicios consecutivos en rojo, con 106 y 303 millones de dólares australianos de pérdidas, respectivamente. Tras el anuncio realizado por Cimic, el papel de la compañía pretendida ha tomado impulso y su cotización se ha disparado un 48%, hasta igualar la oferta de la filial de ACS.

Cimic advierte que, en función del éxito de la oferta, podría excluir a UGL de la Bolsa; revisará su estrategia y política de dividendos, buscará sinergias entre ambas firmas y tratará de mantener el empleo incluso con recolocaciones en la propia Cimic. La compradora, controlada por ACS a través de la alemana Hochtief, tiene los permisos de Foreign Investment Review Board, que analiza las inversiones extranjeras en empresas australianas, y de la Comisión de Competencia.

 

Así es el conglomerado de ACS en Australia

Fundada en Australia en 1949 y anteriormente conocida como Leighton, Cimic tiene una capitalización de mercado que supera los 6.000 millones y presencia en negocios como la construcción, a través de CPB y Leighton; es una de las referencias en servicios de minería a través de Thiess; procesa minerales con su empresa Sedgman; cuenta con la ingeniería EIC Activities, y destacada presencia en proyectos de colaboración público-privada con la subsidiaria Pacific Partnerships.

Controlada en un 72,68% por la alemana Hochtief, a su vez regida por ACS, el beneficio neto alcanzado en el ejercicio 2015 fue de 520 millones de dólares australianos (353 millones de euros), con un alza de casi el 20% respecto al ejercicio anterior. En su consejo de administración figuran tres de los hombres de confianza de Florentino Pérez: el expresidente de Dragados, Marcelino Fernández Verdes, el secretario del consejo de ACS, José Luis del Valle, y el consejero del grupo de infraestructuras Pedro López Jiménez.

Normas