Adjudicación

ACS logra un contrato de 250 millones en Nueva Zelanda

ACS, mediante su participación en la sociedad Visionstream, se ha adjudicado un contrato para la compañía de telecomunicaciones Chorus que comprende el desarrollo de la banda ancha ultra rápida

ACS logra un contrato de banda ancha en Nueva Zelanda por 250 millones.
ACS logra un contrato de banda ancha en Nueva Zelanda por 250 millones.

ACS, mediante su participación en la sociedad Visionstream, se ha adjudicado un contrato para la compañía de telecomunicaciones Chorus que comprende el desarrollo de la banda ancha ultra rápida en Nueva Zelanda y que se espera que genere unos ingresos cercanos a los 250 millones de euros.

Visionstream Australia, división de comunicaciones de Ventia, se creó en 2015 fruto de la integración de Leighton Contractors, Thiess Services (ambas integradas en el grupo ACS) y Visionstream.

Este nuevo contrato se extenderá durante cuatro años prorrogables a otros cuatro más, según ha señalado la compañía en un comunicado.

En consecuencia, está previsto que el contrato arranque a lo largo de este mes.

Tras este nuevo acuerdo, la compañía ampliará su presencia en las regiones de Hutt Valley, Masterton, Napier, Hastings y Gisborne, Ashburton, Timaru, Oamaru, Queenstown, Invercargill y Dunedin.

Visionstream actualmente conecta a los clientes a la red de banda ancha ultra rápida en Auckland, Wellington y las ciudades de Porirua, Kapiti y Manawatu, al sur del país.

Inició su colaboración con Chorus -la mayor empresa de infraestructuras de telecomunicaciones de Nueva Zelanda- en 2009.

Este nuevo contrato se enmarca en el programa puesto en marcha por las autoridades del país que pretende ofrecer la banda ancha a cerca del 80% de la población de cara a 2022.

Normas