Gestión

Pedro Sánchez necesita un ‘coach’

El exlider socialista debe analizar lo que le ha hecho descarrilar

PSOE
Reuters

Un fin de semana negro para Pedro Sánchez (Madrid, 1972). El sábado dimitió de su cargo como secretario general, que ocupaba desde hacía dos años y tres meses, tras perder una votación del comité federal, opuesto a celebrar unas primarias para elegir al nuevo dirigente socialista. A través de su cuenta de Twitter anunció ayer que seguirá ocupando su escaño en el Congreso de los Diputados. ¿Qué futuro profesional le espera a Sánchez y qué camino debe seguir sobre todo para recomponer su imagen?

“Cuando una persona se encuentra en un laberinto como en el que está él, hay que empezar desde dentro, viendo sus fuerzas, pero sobre todo para clarificar objetivos”, señala José Medina, presidente de la firma de servicios profesionales Odgers Berndtson, que también aconseja al exlider socialista realizar una reflexión sobre cuáles son sus mecanismos descarriladores. O lo que es lo mismo, debería analizar qué es lo que le hace descarrilar. “Sin duda, tiene un problema con el regate a corto plazo, no se para a medir las consecuencias que sus decisiones pueden tener a largo plazo”, dice este consultor, que aconseja a Sánchez tomarse un tiempo antes de decidir sobre su futuro profesional.

El exsecretario general del PSOE es licenciado en Económicas, habla, además de su lengua materna, francés e inglés y cuenta con un máster en Política Económica de la Unión Europea por la Universidad Libre de Bruselas y con un Programa de Liderazgo para la Gestión Pública por el IESE. Es precisamente el profesor del área de Dirección de Personas de esta escuela de negocios, Guido Stein, a quien le gustaría reflexionar en voz alta con el político, sobre todo lo acontecido en las últimas semanas. “Tiene un deber muy importante con la gente de su partido, creo que ha estado mal asesorado, y debería poner en práctica lo que aprendió en el programa que realizó en el IESE”.

En su opinión, tiene tres opciones: presentarse a las primarias en su partido, quitarse de enmedio, “que sería una salida digna, además de intentar mejorar las relaciones con su partido; y la tercera, ser número dos o tres en las listas y sumar a sus afines”, señala Stein. “Tiene que apoyar la unidad de su partido, y demostrar que tiene talento. Cualquier directivo y profesional sabe que hay que irse bien de los sitios, y él no ha sabido hacerlo, se ha ensoberbecido y debería haber sido realista y sobre todo sensible con sus debilidades”, apunta Stein. Su futuro, concluye este docente, dependerá de si entona el mea culpa, y ayuda a recomponer lo que ha generado, “porque lo que va a pasar a partir de ahora lo podía haber hecho él”.

Es un hombre de política y en ella seguirá, señala Juan Carlos Pastor, profesor del IE Business School, que destaca de Sánchez su capacidad se resistencia. “Tiene muy desarrollada la resiliencia, se recupera muy bien ante la adversidad, pero ha quemado muchos puentes”. Este experto observa la poca capacidad de negociación y de hacerse con un capital social. “Si repara las heridas con sus compañeros de partido tendrá el futuro garantizado”, dice Pastor.

La persona que mejor lo conoce

Cuando un profesional tiene un problema postraumático debe analizar qué capacidades tiene y puede desarrollar a partir de ese momento. Para ello, necesitará la ayuda de un consultor de carrera o coach.

“Y nadie mejor que la persona que mejor te conoce para ayudarte en ese proceso. El cónyuge [en este caso, Begoña Gómez] o pareja siempre suele ser el mejor coach que existe”, explica José Medina, presidente de Odgers Berndtson. Entre las razones que alega sobre la idoneidad de este asesoramiento afirma que “se trata de la persona que conoce tus fortalezas y debilidades, se supone que te quiere y no te critica y además también se supone que tiene su futuro ligado al de su pareja. Además, sale gratis, que es la mejor consultoría”.

Este consultor destaca de Sánchez cualidades como la perseverancia y solidez, “no se tumba fácilmente, parece noble y honrado, los fines que perseguía eran buenos. El qué era bueno pero le ha fallado el cómo”, sostiene Medina. En su opinión, cree que Sánchez debe dejar pasar la tempestad y colaborar. “Necesita un periodo de calma y de reflexión. Un descarrilador suyo ha sido no tener amplitud de miras”, afirma este headhunter.

Según el profesor del IESE Guido Stein, debe intentar saber por qué le han rechazado, y explorar qué quiere y sabe hacer. “Debe decidir si quiere seguir en la carrera. En este caso, ha quemado su primera oportunidad, pero tal vez debería explorar ser uno de los apoyos del nuevo líder”.

Normas