Breakingviews

Los asaltantes de la Toscana

Los bancos de inversión han recibido su parte con cada uno de los pasos que ha dado el banco italiano MPS desde el comienzo de la crisis.

Entrada a Monte dei Paschi di Siena.
Entrada a Monte dei Paschi di Siena.

En un mundo incierto, es bueno tener un núcleo de negocios a prueba de recesión. Para los banqueros de inversión en la última década, ese respaldo ha consistido en la puesta en marcha de un sinfín de rescates por motivos políticos de Monte dei Paschi di Siena. El nuevo plan de rescate de la entidad crediticia italiana podría elevar la cantidad desembolsada desde el año 2007 a 1.300 millones de euros –casi el doble de su actual capitalización de mercado–.

Monte dei Paschi cometió su primer error al pujar por la entidad italiana Antonveneta, solo un poco más pequeña que el banco, a finales de 2007. Ofreció una prima considerable con respecto al precio que Santander había pagado por el mismo banco solo unos meses antes, como parte del desastroso reparto del holandés ABN Amro. Las pérdidas provocadas por unas operaciones con derivados siguieron a la crisis financiera, con lo que MPS se quedó con demasiada deuda soberana de alto riesgo. En total, la entidad de la Toscana ha necesitado cuatro grandes emisiones de derechos desde la adquisición de Antonveneta, recaudando 14.000 millones de euros. Queda poco.

Sin embargo, los bancos de inversión han recibido su parte a cada paso. Ya han ganado 726 millones de euros gracias a MPS desde principios de 2007. Esto no incluye los honorarios y garantías que MPS concedió a Nomura, Deutsche Bank y JP Morgan por las operaciones de derivados, aunque el banco italiano pudo limitar las pérdidas a través de algunas liquidaciones. Ahora, algunas fuentes han asegurado a Reuters que MPS podría pagar 250 millones de euros por una nueva emisión de derechos, y otros 300 millones de euros más para titulizar sus malas deudas.

La política explica los continuos rescates a MPS. Cuando la fundación benéfica local que controlaba el banco redujo drásticamente su participación en 2014, MPS no pasó a ser menos político. El objetivo del primer ministro italiano, Matteo Renzi es ganar un referéndum en otoño evitando un rescate del banco.

Es difícil juzgar si los grandes perdedores son los accionistas, los ciudadanos italianos o la reputación corporativa de Italia. Lo que no está en duda es la identidad de los ganadores.

Normas