Escapadas

Andorra, bella en invierno... y en verano

El país ofrece mucho más que esquí y nieve

Andorra, bella en invierno... y en verano

Si piensa en Andorra seguramente su mente le traslade a un paisaje gélido, al blanco reluciente de sus laderas y a largas pistas en las que disfrutar del deporte rey del invierno. Pero el coprincipado es mucho más que esquí y nieve, y la temporada estival le permitirá disfrutar de un amplio abanico de actividades.

CULTURA
Cuenta la historia que Carlomagno fundó el país en el año 805 como reconocimiento por la ayuda prestada por sus habitantes contra los sarracenos. Hoy, el territorio se encuentra organizado en siete divisiones administrativas locales denominadas parroquias, cada una representada y gestionada por los comunes.

Para revivir épocas pasadas, nada mejor que sus museos etnográficos. Casas en las que podrá visualizar cómo era la vida andorrana en los siglos XIX y XX. Así, la Casa Cristo ofrece la oportunidad de ver cómo era la vida humilde, o la Casa de Areny-Plandolit, la vida de la alta sociedad.

Pero si lo que pretende es conocer la historia de Andorra a través de los aromas, déjese seducir por el Museo del Perfume. El del Tabaco le permitirá conocer los distintos procesos de elaboración y fabricación de un producto que durante el siglo XX fue un pilar importante de la economía del país.

También es aconsejable visitar la Casa de la Vall, es la antigua sede del Consell General: el Parlamento de Andorra. Conozca su pasado con una visita guiada por sus diferentes estancias.
aventuras

Andorra también permite practicar deporte en verano. La estación de Grandvalira ofrece a sus visitantes el campo de golf más alto de Europa a 2.250 metros de altitud. Para los amantes de la bici, la estación de Pal en la Massana abre cada temporada Vallnord Bike Park, 40 km de descenso y desniveles que superan los 1.000 metros y dan acceso a 25 circuitos de diferentes niveles de dificultad.

Otra alternativa son sus rutas de senderismo. Entre las distintas sendas destaca la del Hierro en Llorts. Descubre el trabajo de la siderurgia, tan relevante entre los siglos XVII y XIX para el país. En verano, visite su mina de 30 metros de longitud y disfrute de un agradable paseo, de baja dificultad, mientras explora la exposición permanente al aire libre de esculturas contemporáneas: diferentes obras que homenajean a los hombres que trabajaron la siderurgia en Ordino.

Poder disfrutar de la familia es una de las virtudes del estío. En Naturlandia podrá pasar un día en compañía de sus seres más queridos. Diviértase con el Tobotronc, el tobogán alpino más largo del mundo con 5.300 metros de recorrido, con sus tirolinas, jugando una partida de paintball o realizando una ruta en quad. Complete la experiencia en su zona dedicada a los animales autóctonos: osos, lobos, corderos, cerditos, cervatillos… Con algunos podrá jugar, con otros… mejor no acercarse.

BALNEARIOS
Deje de lado el estrés y las preocupaciones, recargue pilas y coja fuerzas para volver a la rutina en los centros de balneario y wellnes del país. Caldea ofrece a todos los miembros de la familia aguas termales que brotan a 70o C. Por su parte, el Hotel Plaza Andorra propone tratamientos exclusivos de belleza y bienestar, faciales y corporales y un circuito de aguas climatizado.
gastronomía.

La gastronomía andorrana muestra influencias de la cocina francesa y catalana, pero si algo tienen en común sus platos es el peso de la montaña. Setas, trucha de río, trinxat (elaborado con patatas, col verde, tocino y ajo), carne de caza, embutidos... Para disfrutar de ellos nada mejor que una auténtica borda, antiguas casas de campo utilizadas para almacenar los aperos de labranza o para recoger a los animales, convertidos hoy en restaurantes. La Borda Pairal, ubicada en la calle Dr. Vilanova es una excelente opción para descubrirlas.

El país también guarda un espacio dedicado al enoturismo. A muchos les extrañará conocer el vino de altura que se produce en la región. Los viticultores han convertido la elaboración del vino en un arte propio y singular. Actualmente existen cuatro bodegas en Sant Julià de Lória: Casa Auvinyà, Borda Sabaté , Casa Beal y el Celler Mas Berenguer.

COMPRAS
La fama de Andorra como lugar de compras es correspondida todavía en la actualidad. En su más de 2.000 comercios podrá adquirir a precios muy competitivos óptica, perfumes, alcohol, tabaco, ropa y material deportivo.

DESCANSO
La oferta hotelera andorrana es amplia, pudiendo también alquilar apartamentos por temporadas. Pero si el viaje es en familia, el hotel Holiday Inn Andorra y el Ski Plaza ofrecen habitaciones ambientadas y decoradas con temas infantiles, donde mayores y niños podrán soñar con el universo, la jungla, los gnomos o Heidi, entre otras propuestas. Además de servicios de animación.