Destinos: Andorra

El país de los Pirineos, mucho más que nieve

El país de los Pirineos, mucho más que nieve

Andorra es sinónimo de montaña. Pocos amantes del esquí se han resistido a deslizarse por algunos de sus 300 km de pistas. La buena calidad de la nieve del Principado, ubicado en plenos Pirineos (2.000 metros de altitud media) y con frontera en España (Lleida) y Francia, es la principal responsable de los cerca de ocho millones de visitantes que recibe cada año el país. Una cifra que multiplica por 100 a sus 78.000 habitantes.

Pero en Andorra hay vida más allá de la nieve. Tienela suerte de contar con parajes de una belleza extraordinaria. De este agreste escenario, habitado por los andosinos, dejó constancia Aníbal cuando cruzó los Pirineos. Pese a contar con una historia milenaria, los orígenes del Principado no están claros. Cuenta la leyenda que fue Carlomagno en el siglo IX quien fundó Andorra en reconocimiento a la ayuda prestada por sus habitantes contra los sarracenos.

La riqueza natural del único país que tiene el catalán por lengua oficial es propicia para la práctica de deportes de aventura, montañismo y senderismo. Los parques naturales del valle de Sorteny y de los valles del Comapedrosa son visitas obligadas para quienes busquen una inmersión enla naturaleza. Elprimero cuenta con una gran riqueza botánica: más de 700 especies de flores y plantas, una cantidad nada despreciable viniendo de un país encajonado en la alta montaña. El segundo toma el nombre del Comapedrosa, el pico más alto de Andorra (2.942 metros), y está salpicado de lagos, cascadas y fuentes.

El despampanante patrimonio paisajístico andorrano no queda desaprovechado cuando se derritela nieve. Enla web de promoción turística (www.visitandorra.com) se pueden consultar hasta 54 itinerarios guiados, ordenados por dificultad y tiempo de duración (los hay de hasta una semana). Las rutas están diseñadas para coincidir con los 29 refugios de alta montaña.

La escalada es otra de las actividades con mejor reputación del Principado. 8 rocódromos, 6 barrancos, 16 vías ferratas y 9 zonas con más de 200 vías de escalada harán las delicias de los aficionados a este deporte. Cicloturismo, rutas ecoturísticas y excursiones a caballo son opciones de ocio emergentes que están ganando peso en el país.

Al estar ubicado en un lugar de paso como son los Pirineos, el Principado ha recibido numerosas influencias artísticas. El estilo románico predomina en sus iglesias, construidas siempre con piedra (tonos marrones y grisáceos) y pizarra dela zona. Destacael Santuario de Meritxell, un templo románico dedicado a la patrona de Andorra y reconstruido en los años setenta por Ricardo Bofill. La iglesia de Sant Joan de Caselles y el conjunto histórico de Sant Romà de les Bons son también buenos ejemplos de este estilo de construcción.

De Andorra no se puede volver sin ir de compras. En la capital, Andorra la Vella, abundan las tiendas y centros comerciales en los que comprobar de primera mano la laxitud de los impuestos al consumo del Principado.

Inúu, un templo consagrado al relax

El país de los Pirineos, mucho más que nieve

Escaldes-Engordany, situado junto a Andorra la Vella, cuenta con el que seguramente sea el edificio más conocido del país. Su aspecto exterior, completamente acristalado, se asemeja al de una de esas iglesias modernas que proliferan en EE UU. Y es que desde la ancha nave central se eleva, a uno de los lados, una torre: no es el campanario, sino las oficinas.

El resto del complejo está formado por dos inmensos balnearios: Caldea y su recientemente inaugurada ampliación, Inúu. Esta última es una versión premium de su predecesora, levantada por el arquitecto francés Jean-Michel Ruols. Un verdadero templo consagrado al relax que hará olvidar el estrés, la fatiga e incluso la noción del tiempo.

Si Caldea se presenta como un centro dedicado al termoludismo, dirigido a un público familiar, Inúu ofrece al cliente una innovadora apuesta de servicios encaminados a lograr el bienestar integral de las personas. Además de dos impresionantes zonas de spa interior y otra exterior, Inúu cuenta con salas de masajes, hidroterapia e incluso con un gimnasio.

El cliente podrá gozar de un relajante baño con vistas a las nevadas cumbres de las montañas que rodean Escaldes-Engordany entre tratamiento y tratamiento. Porque según se entra en Inúu, un asesor personal diseña el programa de actividades que llenarán la jornada del cliente. Cromoterapia, hidroterapia, decenas de masajes de todos los estilos, tratamientos de belleza, exfoliaciones y hasta nutricionismo complementan la carta de servicios del centro. Una experiencia difícil de olvidar.

Normas