Un nuevo sistema de semáforos que ayuda a mantener a salvo a los zombis del smartphone