Breakingviews

Aire fresco para las grandes ‘startups’

Twilio, Nutanix y otras tecnológicas de más de 1.000 millones de dólares se arriesgan a quedarse cortas de efectivo a medida que el flujo del capital riesgo se va cerrando.

Operador trabajando en la Bolsa de Nueva York.
Operador trabajando en la Bolsa de Nueva York.

Los unicornios –nombre que reciben las startups tecnológicas de más de 1.000 millones de dólares (unos 880 millones de euros)– como las empresas de computación en nube Twilio y Nutanix se arriesgan a quedarse sin en efectivo a medida que el flujo de capital de riesgo se seca. El reciente resurgimiento de las OPV podría ofrecer una nueva esperanza, aunque las valoraciones de las empresas podrían caer.

Solo alrededor del 34% de las ofertas públicas han tenido un precio superior a ese este año, menos de la mitad que en 2015, según Renaissance Capital. Pero la actividad se está acelerando, especialmente en los últimos meses. Alrededor del 50% de las salidas a Bolsa de este año se han producido en las últimas cinco semanas.

Solo dos tecnológicas han salido a Bolsa en 2016, pero muchas otras ya están preparadas para probar suerte

El resurgimiento llega justo a tiempo para las empresas hambrientas de dinero que se enfrentan a la disminución de las opciones de financiación. La cantidad de capital de riesgo invertido en el primer trimestre de 2016 fue un 11% inferior en comparación con el mismo período del año anterior, según datos de Thomson Reuters.

Solo dos empresas tecnológicas han salido a Bolsa en lo que va de 2016, pero muchas otras compañías similares ya están preparadas para probar suerte. Entre las más destacadas se encuentran Twilio y Nutanix. Las rondas de financiación privadas valoran la primera en alrededor de 1.000 millones de dólares y la segunda en 2.000 millones. Ambas firmas tienen un historial de pérdidas constantes y están sedientas de efectivo.

Hay, sin embargo, una desventaja en las OPV de los unicornios. Las bestias han alcanzado elevadas –en algunos casos se podría decir que míticas– valoraciones a partir de las inversiones privadas. Los mercados públicos probablemente fijarán un precio menor por sus acciones, en parte, para dar cuenta de los riesgos de los cambios tecnológicos y unos mercados en rápida transformación. Sin embargo, el mejor momento para recaudar dinero es, por supuesto, cuando esté disponible. Si las salidas a Bolsa de Twilio y otras empresas similares tienen éxito, cabe esperar que muchos otros unicornios les sigan.