Referéndum en el Reino Unido

La libra se enfrenta a un abismo si se produce el 'brexit': podría caer un 25%

Dos encuestas del fin de semana dan ventaja a los partidarios de dejar la UE

El ex primer ministro John Major ataca a Boris Johnson y acusa de engaño a los antieuropeos

Papeletas del referédum sobre la permanencia en la UE.
Papeletas del referédum sobre la permanencia en la UE. REUTERS

Jueves 23 de junio. Los inversores, analistas y demás agentes de los mercados financieros tienen marcado en rojo la fecha en la que se producirá el referéndum de Reino Unido acerca de su permanencia o no en la Unión Europea. Si hace 10 días se consideraba, no una apuesta segura, pero sí la opción claramente más probable, ahora la situación no está tan clara.

Dos sondeos, uno del diario The Observer y otro de la cadena ITV, dan una leve ventaja a la salida de la UE y han destapado el tarro de las esencias, han abierto la caja de pandora de la que han escapado dos terribles males: la incertidumbre y el miedo. La volatilidad se ha apoderado de la libra y la golpea con dureza, haciéndola perder un 0,5% de su valor respecto al euro.

En apenas siete sesiones, la moneda británica ha perdido prácticamente un 3,5% y se cambia ya a 1,27 euros. La libra ha iniciado su camino hacia los mínimos del año, alcanzados en marzo cuando se cambiaba a 1,23 euros, aunque los expertos creen que este rumbo es temporal y que la moneda se lo juega todo el día 23.

“No esperamos que se produzca el brexit porque no beneficiaría a nadie”, señala Jaume Puig, director general de GVC Gaesco Gestión. El experto sostiene que la depreciación actual de la libra es una “grandísima oportunidad de inversión” ya que espera que, si se confirma la permanencia de Reino Unido en la UE, la libra recupere terreno hasta su cotización previa a toda esta incertidumbre, es decir, al menos un 8% por encima de su nivel actual.

Pero los inversores están cada vez menos convencidos. La volatilidad de la libra ha cobrado fuerza y se sitúa ya en el 21,23%, el mayor nivel desde febrero de 2009. Por su parte, las casas de análisis ya barajan escenarios en los que se materializa el brexit y la libra se hunde. Así, Kepler Cheuvreaux prevé una caída superior al 10% para la moneda británica en caso de que los ciudadanos de Reino Unido rechacen permanecer en la Unión Europea.

Más pesimista se muestra Enrique Díaz-Alvarez, director de riesgos de Ebury, compañía especializada en pagos internacionales e intercambio de divisas. “Es difícil predecir la magnitud de algo así, porque no existen precedentes”, señala. Sin embargo, el experto utiliza como referencia la salida Gran Bretaña del ERM (mecanismo de tasa de cambio) en septiembre de 1992. Entonces, explica, “la libra cayó un 15% contra el dólar y el franco alemán en solo una semana, acabando el año con una caída del 25% respecto al dólar”.

Los analistas consideran que el triunfo del "Leave" (salir, frente a "Remain", permanecer) en el referéndum abriría una etapa de extraordinaria incertidumbre económica, especialmente sobre comercio exterior e inversión extranjera. El Banco de Inglaterra, el FMI o la OCDE han alertado de los riesgos de la salida. La inestabilidad en los mercados está prácticamente garantizada, como muestran los recientes movimientos.

El responsable de Hacienda, Goerge Osborne, es uno de los principales avales del primer ministro David Cameron en su oposición a la ruptura con Europa, y ha advertido en repetidas ocasiones de estos riesgos. Pero el partido está lejos de estar unido. Varios ministros del gabinete de Cameron hacen campaña abiertamente por el brexit (algo que Cameron permitió al convocar la consulta) y la fractura entre los tories es cada vez mayor.

El ex primer ministro Jonh Major salió a la palestra el fin de semana para atacar duramente la campaña antieuropea, a la que calificó de estar engañando de forma sistemática a los ciudadanos. Llamó "bufón de la corte" a su compañero de partido Boris Johnson, ex alcalde de Londres y una de las caras visibles del brexit.

Con todo, las casas de apuestas, pronósticos en los que se basan la mayor parte de los fondos de inversión por su histórica precisión, siguen apuntando a que el 23 de junio ganará la permanencia. Así, la firma británica Ladbrokes otorga al brexit una posibilidad reducida del 31% que, eso sí, ha aumentado conforme los comicios se acercan.