Mercado laboral

El trabajador pide salario...pero la empresa ofrece buena gestión

El 65% de los trabajadores apuntan el salario y la seguridad laboral como las cuestiones más importantes para elegir un empleo.

Hay grandes diferencias entre lo más valorado según la edad.

Rodrigo Martín, presidente ejecutivo de Randstad en España.
Rodrigo Martín, presidente ejecutivo de Randstad en España.

¿Qué lleva a un trabajador a elegir una empresa u otra? El salario y la seguridad laboral a largo plazo. Al menos el 65% de los asalariados sitúan estas dos cuestiones entre las cinco más valoradas para elegir compañía donde trabajar y para el 20% uno de estos dos atributos es lo más importante, según el último informe de Randstad Employer Branding presentado hoy.

Sin embargo, esto no es lo que las empresas españolas ofrecen a sus candidatos, sino que esgrimen, por este orden: unas cuentas saneadas, perspectivas de futuro y gestión eficaz. De hecho, la seguridad laboral solo aparece en el sexto puesto de lo que ofrecen las compañías, detras de cuestiones como un trabajo interesante o una buena formación en el puesto. Y el salario queda relegado al octavo puesto, después incluso de un buen ambiente de trabajo. 

Es más esta encuesta --que se ha realizado con entrevistas a más de 10.500 trabajadores y responsables de grandes compañías, sobre todo-- muestra que "ya ni las grandes empresas ofrecen buenos salarios y seguridad laboral en el largo plazo; no se percibe que las multinacionales vayan a pagar más que una start up, por ejemplo", ha asegurado hoy el presidente ejecutivo de Randstad en España, Rodrigo Martín. "Las empresas deberían estar preocupadas por esta brecha entre lo que ofrecen y lo que valoran los trabajadores", ha añadido este directivo.

Si bien Martin ha admitido también hoy que, en la actualidad, en el mercado laboral español solo hay un tipo de profesionales que están en disposición de elegir en qué empresa quieren trabajar: se trata de las profesiones conocidas como STEM (ácronimo en inglés de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas). Y, sin embargo, solo el 7% de los matriculados en la educación reglada están estudiando una de estas profesiones, cuya demanda por parte de las empresas crece a un ritmo del 14% anual.

Este informe también pone de manifiesto las grandes diferencias entre lo que valoran las distintas generaciones a la hora escoger un empleo en una empresa u otra. Los más jóvenes anteponen que el empleador le ofrezca una buena formación permanente y oportunidades de carrera internacional; mientras que los mayores de 45 años prefieren compañías que paguen mayores salarios y tengan sus cuentas saneadas.

Esta circunstancia unida a que, por primera vez, el mercado laboral español va a tener cuatro generaciones distintas conviviendo en una misma empresa, "va a obligar a las empresas a abandonar las políticas de recursos humanos estándares para todos los trabajadores, y tendrán que diseñar medidas distintas para los grupos de trabajadores según su edad", ha explicado Martín.