Empresas Vintage

Lambretta, el icono mod que vuelve a galopar las calles

El icónico escúter italiano fue uno de los distintivos de los jóvenes de los años sesenta

Lambretta, el icono mod que vuelve a galopar las calles

Apenas una década después del final de la Segunda Guerra Mundial, quienes la vivieron como niños decidieron dejarle claro al mundo que llegaban nuevos tiempos. Enfundados en trajes entallados y mirando al resto del mundo desde sus gafas de sol, los jóvenes británicos manifestaron su rebeldía escuchando los sonidos más rompedores de la época, desde las últimas derivaciones del jazz hasta el ska jamaicano o el beat británico. Su nuevo estilo de vida incluía también trasnochar en clubes y discotecas y consumir anfetaminas.

La descripción de la estética mod estaría incompleta si no se mencionase un complemento fundamental de este movimiento: los escúteres plagados de espejos y luces. Este tipo de vehículo, más urbano y de un diseño más rompedor que el resto de motocicletas, se incorporó rápidamente a la iconografía del movimiento. Las Lambretta, igual que sus archienemigas Vespa, ocuparon un lugar privilegiado dentro del movimiento.

Creadas en 1947 por Ferdinando Innocenti, nacieron para competir contra la también italiana Vespa de Piaggio, que se habían comenzado a comercializar el año anterior. Hay quien dice que el primer prototipo de Innocenti estuvo guardado en un cajón desde 1944, con la guerra todavía por finalizar. Algunos aseguran incluso que los diseños cayeron en manos de Piaggio, que se basó en ellos para crear su modelo más internacional.

Sea como fuere, la Vespa llegó al mercado antes. Innocenti decidió darle a su motoneta una apariencia más estilizada que la de su competidor. Si la parte trasera de la Vespa es redondeada, parecida a una avispa, las Lambrettas fueron desde el principio de líneas más alargadas y de chasis tubular.

Lambretta, el icono mod que vuelve a galopar las calles

  • Vestida y desnuda

En sus primeras versiones se vendieron en dos modelos con la parte mecánica descubierta (las más cotizadas hoy por los coleccionistas) o la cubierta. El propio ritmo de las ventas dejó claro que el público apostaba por las estilizadas curvas que aportaba esconder las tripas de la moto.

Aunque a ojos inexpertos puedan parecer dos gotas de agua, conducir el escúter de Innocenti o de Piaggio era muy diferente en los años cincuenta y sesenta. La producción de las Lambretta se inició en Milán en 1947. Sin embargo, la se paró en 1971. India, país en el que las motocicletas gozan de especial popularidad, también decidió prolongar la vida del icónico modelo italiano. El gobierno indio adquirió la planta de producción de la firma milanesa y los derechos del nombre Lambretta para crear la empresa Scooters India Limited (SIL) y seguir poblando el país con esos vehículos. Francia, Alemania, Brasil, Taiwan o Argentina fueron algunos de los países que también siguieron fabricando bajo licencia las Lambretta.

En España la firma se licenció a Lambretta Locomociones S.A. Fundada en 1953, la fábrica de Éibar, en Guipúzcoa, siguió fabricando las Lambretta durante años. Su relación con la compañía italiana comenzó con la producción de dos variantes del modelo D: el simple y el de lujo, el conocido como LD. De esa misma planta, especialidad en rueda pequeña, salieron ciclomotores de Honda hasta 1989, cuando echó el cierre tras ser adquirida por la empresa Alfa.

  • Un oportunista durante la guerra

En su primera versión, la Lambretta, concebida como una forma económica de transporte para la posguerra, contaba con un motor de 123cc. Más tarde llegaron modelos de 50cc y de hasta 200cc. En un principio contaba con tres marchas que se cambiaban con un pedal, lo que con el tiempo subió al manillar. Se vendían de color verde, rojo, beige, azul y gris, paleta que fue creciendo con los años.

El espíritu emprendedor (y oportunista) de Innocenti no se amedrentó durante los seis años que duró la Segunda Guerra Mundial. Nacido en 1891 en Pescia (Pistoia), con solo 18 años se hizo cargo del negocio familiar: una ferretería. En los años veinte se trasladó a Roma para experimentar con posibles aplicaciones de tubos de hierro. Ya en los años treinta consiguió contratos con el Vaticano para instalar sistemas de riegos. Su fortuna empezaría a crecer exponencialmente durante las segunda mitad de la década gracias a la venta de tubos de hierro a la industria militar, usadas entre otras cosas en la construcción de balas y cuerpos de granadas.

Con la caída del fascismo en 1943, Innocenti no dudó en financiar la resistencia y trabajar más tarde para los aliados. Así pudo recuperar sus factorías cuando acabó el conflicto bélico. Las mismas en las que nacería más tarde Lambretta.

Cronología

1891. Nace en Pescia (Italia) Ferdinando Innocenti, el empresario industrial que, décadas después, fundó Lambretta, como una vía de diversificación de sus negocios, centrados en plantas de riego y andamiaje.

1931. Innocenti, que antes se había trasladado a Roma para intentar expandir su negocio, llegó a Milán, ciudad que no atravesaba las dificultades económicas por las que pasaba la capital de Italia durante la dictadura fascista de Mussolini. Milán acabaría siendo el hogar de las Lambrettas.

1947. En diciembre de ese año aparece la primera Lambretta, la modelo A. Sin embargo, Innocenti ya llevaba años barruntando la idea de lanzar la motocicleta. Al menos, desde 1944, ya que en la posguerra, las motocicletas se convirtieron en un medio de transporte asequible y efectivo. Además, las primeras pruebas de aquel modelo comenzaron en 1946. Durante sus dos años de vida, se produjeron unas 10.000 unidades de este modelo.

1948. Aparece la Lambretta Model B. Su producción ascendió a 35.000 unidades.

1951. Lambretta se va haciendo cada vez más popular. Ese año, la marca vende la licencia para producir en Alemania y Francia hasta 13.000 unidades al año. Durante esa década, Lambretta disfrutó de su mejor época industrial, y en los 60, se convirtió en un fenómeno social en Reino Unido.

1971. En los últimos años de la década de los 60, la demanda empieza a caer. Lambretta contrata al diseñador Lucio Bertone en 1968, pero la caída de ventas obliga, en 1971, a parar la producción en Italia, aunque en India se mantuvo hasta 1999.

2016. Se anuncia el lanzamiento de la Lambretta L70.