Banca

CaixaBank no descarta ampliar capital tras la opa sobre BPI

Gortázar espera que la operación esté culminada para el tercer trimestre

Gonzalo Gortazar, consejero delegado de Caixabank interviene en la presentacion resentacion de resultados del primer trimestre de CaixaBank.
Gonzalo Gortazar, consejero delegado de Caixabank interviene en la presentacion resentacion de resultados del primer trimestre de CaixaBank.

El asunto más candente para CaixaBank en los últimos meses ha sido la oferta de compra del portugués BPI. El banco ha lanzado una nueva opa para tratar de hacerse con el control total de la entidad. En esta operación "es donde debemos tener la cabeza y las manos", ha explicado el consejero delegado de la entidad, Gonzalo Gortázar, en la rueda de prensa de los resultados.

Con un 11,6% de capital fully loaded (el que se requerirá desde 2019 pero que el mercado ya valora) y el objetivo de mantenerse ente el 11% y el 12%, CaixaBank no descarta ampliar capital tras cerrar la adquisición lusa para reforzar su solvencia.

En cuanto al límite a la concentración del riesgo de BPI en Angola exigida por el Banco Central Europeo (BCE), Gortázar ha avanzado que CaixaBank ha solicitado al supervisor que espere un tiempo antes de comenzar a sancionar a la entidad lusa ya que en paralelo a la opa se está trabajando en dar una solución a la participación de BFA (la filial angoleña de BPI).

En este sentido, Gortázar ha manifestado que una salida lógica sería sacar a Bolsa BFA para que BPI pueda reducir progresivamente su participación dando entrada a otros accionistas. La entidad se encuentra en negociaciones con la angoleña Isabela Dos Santos, segunda accionista de BPI interesada en hacerse con el control de BFA.

Gortázar ha dejado claro, en todo caso, que no hay negociaciones sobre BPI donde la opa está presentada y solo falta que sus órganos de gobierno acaben con la limitación de los derechos de voto que la regían hasta ahora, dando el mismo poder a Dos Santos que al banco catalán cuando este tiene un 40% de BPI, el doble de capital que ella.

La legislación que ha aprobado en este sentido el Ejecutivo portugués, y que entrará en vigor en junio, desbloqueará la situación ese mes a más tardar.

Gortázar ha avanzado que la previsión es que la toma de control de BPI esté culminada para el tercer trimestre del año, aunque ha matizado que los plazos dependerán de cómo avance el proceso. 

  • Evolución del negocio

Los tipos cero se han convertido en un pesado lastre para las cuentas de la banca española que ve cómo sus márgenes se estrechan cada día más. CaixaBank no es una excepción y en el primer trimestre su margen de intereses ha caído un 10,4% en el primer trimestre del año.

Pese a todo, la entidad achaca el grueso del descenso en los beneficios obtenidos, que caen un 27,2% hasta los 273 millones de euros en el trimestre, a la diferencia que supuso absorber Barclays en el mismo periodo del año anterior.

La diferencia ente el precio de compra del negocio minorista español de la entidad británica y su valor real género entonces un fondo de comercio -de 602 millones- que elevó los resultados de la firma a 375 millones.

Más allá, 2016 arranca con la losa de los tipos cero impuestos por el BCE y sin el desahogo que venían suponiendo los fondos de inversión y otros activos de fuera de balance. "La caída de los mercados" en los primeros meses del año, ha explicado el consejero delegado de CaixaBank, ha rebajado el volumen de esta cartera. Más allá, las comisiones, especialmente importantes en estos productos de fuera de balance, caen también un 9,4%.

Por otra parte, la decisión de la entidad de retirar de golpe todas las cláusulas suelo de sus hipotecas el pasado otoño, ante la acumulación de reveses judiciales, ha dejado a CaixaBank sin una red de seguridad ante la caída de tipos.

Ante esta situación, la entidad se ha aferrado a los buenos resultados de su negocio no bancario para paliar la debilidad del negocio tradicional.

De esta forma, las unidades de seguros, crédito al consumo, medios de pago y gestión de activos, todos ellos "core" para el banco según Gortazar, proporcionan ya más de la mitad de los beneficios de la entidad, un 52%.

  • Crédito

Con todo, el consejero delegado de la entidad ha revelado que el saldo crediticio de la firma ya arroja un saldo positivo del 0,2% anual en el primer trimestre tomando los créditos sanos (-0,1% en el saldo bruto).

La mejora de la calidad de los activos, la obtención de rentabilidad en la venta de activos adjudicados ante la mejora del mercado inmobiliario y la consecuente caída de provisiones también han ayudado a aliviar las cifras del grupo.

  • Recorte del gasto

Gortazar ha celebrado también la fuerte reducción de costes que CaixaBank viene llevando acabo de forma continuada, con una caída interanual del 3,1% en el trimestre en gastos recurrentes.

En gastos no recurrentes, como el recorte de buena parte de la plantilla procedente de Barclays o del personal que se solapaba en su red durante el año pasado, el coste desaparece de la factura este trimestre.

Además, la entidad acaba de sellar un acuerdo para prejubilar a 371 empleados, lo que supondrá un ahorro de millones de euros desde junio.

El consejero delegado de CaixaBank ha defendido no obstante que aunque los ajustes constantes son necesarios para mantener la eficiencia en un momento tan delicado del negocio, la entidad sigue cómoda con más de 5.000 oficinas, la mayor red de España.

Es más Gortazar ha defendido el papel de sus sucursales para soportar también el negocio no bancario. Un 70% de los seguros que sella el grupo se venden en la red y entre la clientela del banco.

  • Cláusulas suelo

Sobre la decisión del Tribunal de Justicia de la UE sobre las cláusulas suelo, que está previsto que aclare para finales de año si la devolución de lo cobrado por la banca debe hacerse desde 2013 como fija ahora el Supremo o desde que se activaron allá por 2009, Gortázar ha dicho que la entidad ha provisionado de momento 515 millones, suficientes para hacer frente a las compensaciones de los últimos tres años.

No ha querido entrar en valorar a cuánto ascendería una provisión que contemple la retroactividad total de las devoluciones hasta saber qué dice el TJUE.

En cuanto a si devolverá voluntariamente el dinero cobrado desde 2013 a sus clientes, Gortázar ha aclarado que CaixaBank ha pedido una aclaración al juzgado de lo mercantil de Madrid que declaro nulas las cláusulas de toda la banca por opacas y que una vez reciba respuesta decidirá si recurre o abona las cuantías.