El gasto en salud pasará de los seis billones de dólares en 2010 a diez billones en 2020

Los ‘farmafondos’ son más rentables que la Bolsa española

El envejecimiento de la población y los avances en la medicina personalizada propulsan a las empresas

En ocho años, el incremento de las ganancias de estas empresas ha casi duplicado la rentabilidad del índice MSCI World

Los ‘farmafondos’ son más rentables que la Bolsa española

En los últimos ocho años, el incremento de las ganancias de las empresas farmacéuticas y de biotecnología ha casi duplicado la rentabilidad del índice MSCI World. Tanto el sector salud como el biotech han sido los dos segmentos que más rendimiento han ofrecido a los partícipes en los últimos tres y cinco años, afirma Fernando Luque, editor de fondos de Morningstar.

Desde finales de 2015, estas compañías están sufriendo la toma de beneficios, tras cinco años de fuertes revalorizaciones. No conviene olvidar que las biotecnológicas han sufrido un severo recorte en estos últimos meses, aunque por fundamentales “no están caras”.

A diez años, la salud bate al S&P 500

Para los analistas de Fidelity, la salud y la biotecnología tienen excelentes expectativas en el largo plazo, debido al envejecimiento progresivo de la población mundial, a los rápidos avances en la medicina personalizada y a los mapas genómicos.

En La Caixa las consideran “inversión creciente defensiva, porque los pacientes demandan los mismos servicios sanitarios con independencia del ciclo económico”. Así, desde los aproximadamente seis billones de dólares gastados en cuidados de la salud en 2010 se podría pasar a los diez billones en 2020, y en muchas economías emergentes aumenta más que su PIB.

Un estudio de McKinsey prevé que si el gasto sanitario se mantuviera al nivel de alza del PIB, el tamaño del sector en China se doblaría, desde los 240.000 millones de dólares, gastados en 2010, a 480.000 millones, en 2018.

¿Qué son y a quién interesan?

Si es un inversor conservador, que quiere dormir tranquilo, sin sobresaltos por la volatilidad de los mercados de valores, esta alternativa de inversión no es para usted. Estos fondos están dirigidos a conocedores de la Bolsa, porque reparten el dinero en acciones de compañías del sector sanitario y de biotecnología.

Los asesores aconsejan que el capital colocado en el parqué nunca sea el que pudiera necesitarse en tres, seis o doce meses ya que, si tuviera que desinvertirlo rápidamente, podría sufrir un importante descalabro. De hecho, si hubiera comprado alguno de estos fondos en diciembre y hubiera tenido que venderlo este mes, no recuperaría lo suscrito.

En lo que llevamos de año es el segundo peor sector, tan solo por detrás del bancario, puntualiza Miriam Fernández, gestora de Ibercaja Sanidad, quien recalca que el potencial de crecimiento de beneficios y generación de caja sigue intacto y no ha perdido su carácter defensivo. Debe ser una opción para el que busque rentabilidad a largo plazo.

Es entonces cuando baten a los principales indicadores bursátiles: MSCI World (selectivo que aglutina a 1.600 empresas de las 24 economías más desarrolladas), S&P (500 valores más importantes de la Bolsa estadounidense) o el Ibex (35 compañías del parqué español).

Sobre qué se considera largo plazo, en La Caixa recuerdan que, “al ser vehículos de inversión de Bolsa, el periodo mínimo de tenencia es de seis años”. En Fidelity recomiendan mantener la posición un mínimo de cinco años, para optar al ciclo económico completo.

Para diversificar riesgos, algunos fondos, además de invertir en laboratorios y farmacéuticas, colocan el dinero en equipos y servicios médicos, comercio y distribución de medicamentos, aseguradoras de salud, fabricantes de genéricos y tecnología relacionada con la salud. Los expertos consideran que un peso elevado de biotecnológicas incrementa la volatilidad del fondo.

“El que quiera invertir en estos sectores debe tener claro que está asumiendo un riesgo dólar importante, teniendo en cuenta la exposición a compañías americanas”, resalta Fernando Luque, analista de Morningstar. Hay fondos, como Ibercaja Sanidad, que incluyen cobertura parcial a esta divisa.

Para elegir bien

Las expectativas de nuevos medicamentos para enfermedades incurables, que pueden aprobarse fruto de años de investigación, y los flujos de caja estables proporcionan una buena remuneración al inversor y permiten pronosticar un gran atractivo al sector salud, arguye Marta Pérez Cogollos, selectora de fondos en Santander AM.

“La dura competencia con genéricos, la disminución del gasto en salud o las restricciones regulatorias” son algunos de los puntos negros para Victoria Torres, analista de Self Bank.

La alta concentración de compañías estadounidenses hace que estas puedan verse afectadas por el resultado de sus próximas elecciones. “Dependiendo de quien gane, se puede ver condicionado a mayor o menor nivel”, recalca Noushin Turner, gestora del fondo DW Biotech, de Deutsche AM.

Respecto a qué porcentaje de la cartera se debería tener en este segmento, Eduard Salles, gestor de Gesiuris Salud, recomienda un tercio de la exposición que el inversor quiera mantener en Bolsa de EE UU. “La salud es el único sector que sistemáticamente ha batido en rentabilidad a 10 años al índice S&P 500. El peso en biotecnología no debería superar”, según Gonzalo Rengifo, director de Pictet, “el 5% de una cartera bursátil”.
Aunque rentabilidades pasadas no garantizan las futuras.

Con los datos de Morningstar (a 29 de febrero), el fondo con mejor comportamiento a tres años es JB EFHealth Innovation, que gana un 31%; seguido de JPM Global Healthcare, con un 23,5%, y por BGF World Healthcare, con un 22%. Entre los españoles, Foncaixa Salud y Privat rentan el 18%, mientras Ibercaja da un 14%. Ratios muy altos, frente al 0,9% del Ibex en ese plazo. En biotecnología, con un beneficio del 24%, también a tres años, están Bellevue Adamant Biotech, Candriam Biotechnology y CS Gl Biotech Innovation.

¿Cómo puedo adquirirlos?

Estos fondos no son los que están en campaña en las principales gestoras; por eso, para adquirirlos tendrá que buscar bien y acudir a supermercados de fondos y brókeres online. Por ejemplo, en la plataforma de Tressis encontrará BlackRock World Healthscience. Y en Uno-e solo estará disponible Fidelity Funds Global Health Care y NN Health Care.

En Self Bank, banco digital experto en inversión, podrá adquirir 18 de los 28 fondos que aparecen en este reportaje. Entre otros: JP Morgan Global Healthcare, Wellington Global Health Care o NN Health Care. Por su parte, los favoritos en biotech de Antonio Magaz, analista de la empresa de asesoramiento Aspain 11, son Franklin Biotechnology Discovery y Candriam Equities L Biotechnology.

Los fondos de Fidelity o JP Morgan cuentan con amplios acuerdos de distribución, lo que facilita una más sencilla contratación aunque, en muchos casos, no serán la primera opción que les ofrecerán.

Si, como Adeline Salat-Baroux, gestora de Edmond de Rothschild Fund Global Healthcare, cree que “el potencial de ventas de nuevos medicamentos, especialmente inmunooncológicos, es de unos 30.000 millones de dólares para 2020”, y si confía en que el sector tiene “potencial alcista a medio plazo”, busque y los encontrará en plataformas de inversión.

No confían en España

De los 35 fondos de salud y biotecnología a la venta en España, solo 4 de ellos han sido constituidos por gestoras domésticas, según la información recopilada por Morningstar. El más grande de todos es Foncaixa Multisalud, con 468,9 millones de euros de patrimonio, seguido por Ibercaja Sanidad, que administra 61 millones de euros; Privat Salud, con 18,5 millones y, por último, Gesiuris Healthcare, con unos activos de tan solo 4,11 millones de euros.

Aunque en España cotizan grandes laboratorios y crece la presencia de empresas biotecnológicas, sorprende que entre las diez principales posiciones de la cartera de estos fondos no se encuentre ningún valor nacional, como Grifols, Almirall, Rovi, Faes Farma, PharmaMar, Reig Jofre u Oryzon.

Dominan entre sus apuestas las compañías norteamericanas, como Johnson & Johnson, Merck, Pfizer, Gilead Sciences, Glaxo o las biotecnológicas Amgen y Biogen. También hay firmas tecnológicas, como Medtronic, y boticas, como CVS Health.

Sí, se aprecia un cierto sesgo hacia Europa, pues aparecen en el portafolio acciones de empresas suizas (Roche o Novartis), alemanas (Bayer), británicas (AstraZeneca), danesas (Novo Nordisk) o francesas (Sanofi).

Rentabilidad de los fondos de biotecnología y de salud ampliar foto