Graban una "película" con el Samsung Galaxy S7, ¿tan buena es su cámara?

Graban una "película" con el Samsung Galaxy S7, ¿tan buena es su cámara?

"¿Sigue siendo necesario comprarse una cámara de fotos compacta?" Esa era la pregunta hace unos años, cuando alejados de las cámaras VGA el sector fue introduciéndose con fuerza en megapíxeles, mejores aperturas y sensores más potentes para los teléfonos inteligentes. Y ahora, cada vez más, la pregunta tiende a convertirse en "¿necesito una cámara de fotos DSLR?" Y este es uno de esos vídeos que plantean la duda.

A estas alturas, ¿realmente necesito una cámara DSLR 'réflex' para mis vídeos y fotografías?

Las cámaras DSLR conforman un segmento de corte profesional por sus características, pero también entre ellas hay que hacer distinción. No es lo mismo, evidentemente, un equipo de gama baja de 300 - 400 euros como una Canon 1200D o una Nikon D3300 que un dispositivo que alcance los 1.000 euros por su cuerpo, o cuente con un equipamiento -iluminación, objetivos...- en un escalón profesional. Ahora bien, ¿puede un móvil competir 'de tú a tú' con una réflex de gama baja?

Dejando a un lado el aspecto más técnico, la 'imagen bruta' de un teléfono inteligente no está a la altura de lo que ofrece una cámara DSLR. Evidentemente, el procesado de imagen es muy superior en uno de estos dispositivos dedicados específicamente al vídeo y la fotografía. Ahora bien, vídeos con un interesante trabajo de postprocesado, como el que incluimos en este artículo, son los que plantean las dudas más fuertes.

Las mejores imágenes son trabajo del fotógrafo, y no de la cámara

No se puede negar que, para un teléfono inteligente, es un vídeo de primera calidad y, sin lugar a dudas, es comparable al que ofrece una cámara réflex de gama baja, o incluso media, pero con un objetivo 18-55mm básico o, como mucho, un 50mm fijo que sí nos daría una imagen más interesante para vídeo. Pero el mérito no es sólo de la cámara, sino también del fotógrafo. Y el por qué es bien sencillo.

Tanto en fotografía como en vídeo, la calidad de los resultados depende directamente de la capacidad del fotógrafo en el tratamiento de la luz. En este caso, como ha explicado el autor del vídeo, se ha utilizado una aplicación adicional para el uso de controles manuales en términos de exposición, balance de blancos e incluso el enfoque manual durante la grabación. Y evidentemente, un potente postprocesado de la imagen que lleva a estos resultados.

La cámara del Samsung Galaxy S7 y el Galaxy S7 edge ofrece unos fantásticos resultados, pero ciñéndonos al 'modo automático', es decir, a lo que la cámara es capaz de hacer por sí sola y sin ajustes manuales por parte del fotógrafo, sin duda una cámara réflex es mucho más capaz. Por lo tanto, aficionados absténganse de pretender vídeos como este, y mientras tanto los profesionales sí pueden celebrar que su móvil, si es un Galaxy S7, les puede sacar de un apuro -sin problemas- cuando no lleven su cámara réflex encima.

Normas