Un 84% de aerolíneas comunican su impacto medioambiental

Las compañías aéreas, líderes en información sobre carbono

Un avión aterriza en un aeropuerto.
Un avión aterriza en un aeropuerto.

Las compañías aéreas constituyen el sector con mayor puntuación (62 sobre 100) en la información proporcionada sobre el impacto de su actividad en el medioambiente, según el estudio Currents of Change, elaborado por KPMG en el marco de la cumbre del cambio climático de París (COP21). Por detrás de ellas, se sitúan las químicas, con 63 puntos porcentuales. Completan el podio los sectores de automoción y tecnología, marcando 61 puntos cada uno.

El socio responsable de gobierno, riesgo y cumplimiento de KPMG en España, José Luis Blasco, llama la atención sobre las petroleras y las constructoras, que se sitúan a la cola, con 35 y 43 puntos porcentuales respectivamente.

Blasco destaca que la transición hacia una economía baja en carbono necesitará de un periodo de 11 años para hacerse efectiva.

Esta encuesta también analiza los informes sobre las emisiones de carbono de las empresas más grandes del mundo y concluye que no tienen la coherencia necesaria, por lo que dificultan que las partes interesadas comparen de forma fácil y precisa el desempeño de las empresas en esta materia.

Química, automoción y tecnología se sitúan entre los primeros puestos

Según la consultora, aunque cuatro de cada cinco firmas mencionan este aspecto en sus informes, “el tipo y la calidad de la información publicada varían drásticamente”. Así, solamente un 53% de las 250 empresas más grandes del mundo indican objetivos de reducción de las emisiones de carbono en sus informes y, de ellas, dos tercios no ofrecen ninguna explicación que justifique la elección de estas metas.

KPMG señala que si bien la mayoría de las empresas informan sobre las emisiones procedentes de sus propias operaciones (un 84%) y de la energía adquirida (un 79%), solamente un 50% reporta emisiones sobre sus cadenas de suministro. “Un número incluso menor –el 7%– incluye información sobre emisiones resultantes del uso y eliminación de sus productos y servicios”, apunta KPMG.
Información sobre RSC

Asimismo, la consultora observa que el 84% de las grandes empresas españolas reporta algún tipo de información de responsabilidad social corporativa (RSC) y sostenibilidad, según la consultora. Este porcentaje –“ligeramente superior al registrado el año pasado”, en referencia al 81% logrado en 2014– sitúa a España en el puesto 16 de un total de 45 países analizados. India es el país líder, con un 100% de empresas que proporcionan información –debido a su legislación–, mientras que Kazajistán se sitúa a la cola, con un escaso 20% de compañías.

KPMG subraya que el grado de detalle que ofrecen las empresas españolas cuando se trata de informar sobre sus prácticas de RSC difiere significativamente. Ocho de cada diez reportan algún tipo de información, pero solo el 60% publica informes de responsabilidad específicos y separados de sus informes anuales. “La proporción cae hasta el 30% en el caso de las empresas que siguen las pautas del International Integrated Reporting Council (IIRC)”, añade la firma de servicios profesionales.

Por regiones del planeta, la media española es diez puntos superior a la europea, que se sitúa en el 74% y es superior en cinco puntos a la de Europa occidental. El socio de KPMG advierte de que las tasas aún tan divergentes en Europa irán disminuyendo progresivamente, gracias a la nueva directiva comunitaria sobre divulgación de información no financiera y diversidad, que será obligatoria dentro de dos años.

El 80% de los informes anuales que presentan las empresas españolas “refleja algo de información sobre políticas de RSC”, mientras que aproximadamente la mitad (un 52%) incluye un capítulo específico en estas memorias, además de una sección concreta dentro del informe de auditoría.

Por otra parte, el 55% de las empresas españolas analizadas incluye en sus informes de RSC o sostenibilidad una declaración de fiabilidad (redactada por expertos técnicos). No obstante, la consultora señala que solo un 54% de ellas alcanza algunos indicadores específicos.

Las tendencias globales en RSC que elabora KPMG se basan en un estudio de los informes de las 100 principales empresas en facturación de 45 países.

España, por detrás de Europa en fiscalidad

Los impuestos medioambientales –que recaen sobre la energía, el transporte, la contaminación y el uso de determinadas materias primas– suponen el 5,7% de los ingresos fiscales en España. Este dato sitúa al país por debajo del 6,3% de promedio de la Unión Europea, según datos de Eurostat recogidos por el Instituto de Estudios Económicos (IEE).

En el conjunto de la UE, los impuestos sobre la energía son los que más contribuyen al conjunto de tasas medioambientales, ya que suponen el 77% del total, en comparación con un 20% para los impuestos sobre el transporte y un 3% que tiene su origen en las tasas sobre la contaminación y el uso de determinadas materias primas.

Según la oficina de estadística europea, la mayor aportación de los impuestos medioambientales al conjunto de los ingresos fiscales se registra en Eslovenia (10,5%), Bulgaria (10,1%) y Croacia (9,6%). Holanda y Dinamarca se sitúan en un 9%, mientras que Irlanda alcanza el 8,5%. Grecia, Malta y Chipre empatan con un 8,2%, al tiempo que Estonia e Italia se sitúan en torno a un 8%.

El Reino Unido marca el 7,4% y supera –junto con Hungría, Finlandia y Portugal– el promedio de la Europa de los 28. Por su parte, la República Checa y Lituania se quedan a décimas de la media europea, mientras que España, con el 5,7%, se sitúa ya por debajo, al igual que Luxemburgo, Austria, Suecia y Alemania, que tienen cifras cercanas al 5,5%. Bélgica y Francia, ambos con un 4,5%, cierran este ranking.

Normas