Ofertas de fin de año en pensiones

En la variedad está el gusto

Renta variable, en mayor o menor medida, es el ingrediente que no falta en las apuestas de las gestoras, en una campaña en la que se espera mantener el alza de las aportaciones.

En la variedad está el gusto

Atrás quedaron los tiempos en los que las gestoras ofertaban productos lo más conservadores posibles. Parecía que con mantener el capital y una pequeña rentabilidad el partícipe estaba ya satisfecho.

Sin embargo, la –de momento solo incipiente– mejora de la cultura financiera de los españoles, la buena racha de las Bolsas y las decepciones ofrecidas en los últimos años por la renta fija han hecho que los productos más conservadores estén dejando paso a instrumentos con algo más de color. No se trata de aumentar el riesgo para todo el mundo, pero sí de intentar salir de las gestiones pasivas para buscar un rendimiento algo mejor.

Así, en esta campaña de final de año las grandes entidades se han animado a apostar por, sobre todo, planes mixtos con distinto porcentaje de renta variable, al tiempo que las grandes casas siguen proponiendo modelos de ahorro por perfiles –los llamados planes perfilados– y los denominados dinámicos, planes en los que la inversión cambia en función de la edad del partícipe y de las circunstancias del mercado.

Este último es el modelo elegido en la gestora de BBVA al insistir este año en una gama de planes de pensiones basados en la filosofía del ciclo de vida: la gama Plan Jubilación. Se trata, explica María Taboada, directora de producto de BBVA Asset Management, de “una única solución de ahorro con la que no necesitas cambiar de producto a medida que se va acercando tu fecha de jubilación. Ofrecemos tres productos con distinto horizonte temporal (2025, 2030 y 2040), para que el cliente pueda elegir el que más se ajuste a su fecha de jubilación y, a través de la asignación dinámica de activos, estos planes irán adaptando la distribución de su cartera para tratar de obtener la mayor rentabilidad”.

En el caso de VidaCaixa, José Antonio Iglesias, subdirector general de clientes y oferta de la entidad, asegura que “más que recomendar productos concretos, nosotros asesoramos según las necesidades de cada cliente”. De hecho, su campaña de final de año, Caixafu[Tu]ro, se basa en tres ejes principales: asesoramiento para aconsejar y estimar los ingresos que tendrá el cliente cuando se jubile teniendo en cuenta los recursos actuales y futuros; la necesidad de concienciar y planificar la jubilación sin esperar a los últimos años previos a la jubilación, y ofrecer soluciones concretas al ahorrador.

“En una propuesta de valor centrada en el asesoramiento para la jubilación, la promoción debe abarcar la totalidad de los productos de que puede disponer el cliente para realizar dicha planificación. Por tanto, la campaña de este año es global y cuenta con tres promociones que incentivan las aportaciones únicas o periódicas y los traspasos provenientes de otras entidades y que pueden llegar hasta el 3% en efectivo”, resalta Iglesias.

Para Santander no hay duda: “Los productos ideales son los planes perfilados que son gestionados por un equipo de profesionales y que mantienen posiciones tanto en renta fija como en renta variable”. En su caso cuentan con la gama Mi Plan, en la que los clientes pueden elegir entre tres productos en función de su perfil de riesgo: prudente, moderado y decidido.

En cualquier caso, desde la entidad admiten que, si hablamos de pensiones, tenemos que tener en cuenta que el horizonte temporal de las inversiones suele ser muy superior al de otros productos, por lo que los clientes están dispuestos a asumir más riesgo. “En un medio o largo plazo, la renta variable por norma general siempre genera mayores rentabilidades tanto en un plan de Bolsa como a través de su exposición a acciones en planes mixtos”.

VidaCaixa: “Más que recomendar productos, asesoramos según las necesidades de cada uno”

También lo tiene claro Pablo Hernández, director comercial de Bankia Gestión de Activos: “Este año estamos recomendando nuestra gama de planes de pensiones perfilados. Disponemos de cuatro perfiles, que van desde un 15% de renta variable para el más cauto hasta un 75% para el dinámico”.

En particular, la apuesta es por el Bankia Moderado, ya que, apunta Hernández, “entendemos que por su perfil de riesgo, un 30% de Bolsa aproximadamente, volumen, composición de su cartera y rentabilidades, puede ser el más adecuado para una gran mayoría de clientes que, con un horizonte temporal de medio y largo plazo, busquen obtener rendimientos interesantes pero con volatilidades controladas”.

Si nos fijamos en Ibercaja, José Ángel Barriga, responsable de calidad y proyectos de Ibercaja Pensión, explica cómo la entidad va a trasladar su modelo en fondos de inversión a los planes de pensiones que constituirán la gama Gestión Activa.

“Serán tres planes: Ibercaja Gestión Equilibrada, Ibercaja Gestión Evolución e Ibercaja Gestión Crecimiento, cada uno enfocado hacia clientes de una edad determinada y cuya cartera se gestionará de forma muy dinámica, modificando activamente los pesos en renta variable, la distribución geográfica y el peso de las divisas en función de las perspectivas de los mercados financieros, lo que permitirá al gestor aprovechar mejor las oportunidades que se presenten en cada momento, aunque siempre por supuesto dentro de unos límites y ajustado al perfil de riesgo que tiene predeterminado el producto”.

ING Direct: “El ahorrador busca productos versátiles que se adapten sin su intervención”

En Mapfre también consideran esencial “dar a conocer al cliente cuál será su futura pensión, la situación económica que tendrá al jubilarse y la necesidad de complementarla con un ahorro privado a través de un plan de pensiones o de un plan de previsión asegurado (PPA)”, insiste Eva Tamayo, directora comercial de particulares de Mapfre España.

Una vez abordado ese primer paso, “consideramos que no hay un único producto específico para ahorrar de cara a la jubilación, sino uno asociado a cada cliente. Por ello, es importante conocer el perfil del ahorrador teniendo en cuenta su edad, sus necesidades de liquidez y preferencias de riesgo, para determinar qué tipo de plan necesita cada cliente. Y para ello utilizan un comparador de planes, “que nos permite decirle al cliente cuál es el mejor producto que puede contratar según sus características”, aclara Tamayo.

José Manuel Jiménez, director de marketing de Aviva España, por su parte, cree que “debido a la situación de tipos en mínimos históricos y con una tendencia a mantenerse a medio plazo, los productos mixtos, con diferentes grados de exposición a renta variable, pueden tener unos crecimientos superiores al resto de los otros activos”.

“Si tuviera que hablar de tendencias, diría que hoy los consumidores buscan productos con un perfil conservador, como pueden ser los de renta fija, o bien productos versátiles: es decir, que adapten la inversión en renta fija o variable en función de la edad o del plazo previsto para la jubilación, sin necesidad de intervención del titular, como nuestros planes dinámicos”, dice Luis González Soto, director del área de cuentas de inversión de ING Direct, en referencia a un tipo de producto que va adaptando la inversión en función de la edad del ahorrador.

Bestinver: “Las acciones son el único activo que pueden aportar la rentabilidad necesaria”

“Así, por ejemplo, si el cliente tiene 35 años, debería elegir el Plan Naranja 2040, fecha aproximada de su jubilación. A lo largo del tiempo, este producto irá adaptando su inversión: más dinámica al principio, más conservadora a medida que se acerca la fecha de jubilación del cliente. Así habrá aprovechado las ventajas de una inversión a largo plazo sin que el cliente haya tenido que hacer nada”.

“Ponemos a su disposición los mismos productos que llevamos gestionando desde hace muchos años y que cubren todos los perfiles de inversión”, afirma Ricardo González Arranz, director comercial de Mutuactivos. No obstante, ponen el foco en tres productos: para los inversores más conservadores “destacamos nuestro PPA, que ofrece una rentabilidad garantizada que se actualiza cada trimestre”.

Para los perfiles equilibrados proponen Fondomutua, plan de pensiones de renta fija mixta que aplica una gestión flexible, y para los más dinámicos, el Fondomutua Renta Variable Global, un plan de pensiones de renta variable global con sesgo a Europa.

Wolfgang Kania, responsable de planes de pensiones y fondos de inversión de Deutsche Bank España, admite que “hace unos pocos años había mucho valor en renta fija, pero ahora, si se quiere tener rentabilidades atractivas y positivas, hay que exponerse algo al riesgo”. Así, desde el banco apuestan por los planes multiactivos flexibles, entre ellos el PPI Crecimiento Conservador Db, lanzado hace solo unos días.

“En el entorno actual, donde el mantenimiento de los tipos de interés bajos sigue siendo uno de los factores más relevantes para luchar contra la deflación y la falta del consumo, recomendamos para el cliente conservador planes de renta fija mixta y para el resto de clientes, planes de renta variable tanto global como de mercado europeo”, según Luis Sáez de Jáuregui, director de negocio particulares de Axa.

Juan Luis García Alejo, director de análisis, mercados y producto en Andbank, va más allá y apunta que “el ciclo de activos en el que estamos aconseja que se mantenga la exposición a activos de riesgo. Nosotros creemos en la diversificación y en la adecuación de la respuesta a la pregunta del cliente. No creemos en las campañas masivas, ni en las respuestas únicas”.

Y en Bestinver son tajantes: “La renta variable encaja perfectamente con el horizonte de inversión de un fondo de pensiones, que es a largo plazo, y es el único activo que puede aportar la rentabilidad necesaria para mantener nuestro poder adquisitivo cuando no tengamos el mismo nivel de ingresos que en la actualidad”.

Como ha visto, tiene amplia oferta donde elegir.

Un incentivo para ayudarnos a decidir

En la variedad está el gusto

En la recta final del año no solo se trata de atraer dinero a la entidad, el objetivo es también quitárselo a la competencia, de ahí que las bonificaciones que se ofrecen al contratar un plan de pensiones aumenten si el dinero se traspasa.

Ibercaja, por ejemplo, apoya las aportaciones y traspasos a planes de pensiones con bonificaciones de hasta un 3% del importe, “lo que representa un plus de rentabilidad ya desde el inicio”, valoran en la entidad.

Deutsche Bank también tiene bonificaciones del 2% en función de las cantidades traspasadas o aportadas a los planes de pensiones a partir de 8.000 euros. Generali, por su parte, prima la llegada de nuevo ahorro con hasta el 2% o su equivalente en productos tecnológicos.

O el Popular, que premia los traspasos de dinero desde otra entidad a sus planes de pensiones, con bonificaciones de hasta un 6%. Eso sí, esa cantidad se abonará como aportación al plan una vez transcurrido el periodo de permanencia de ocho años. No obstante, el partícipe puede optar a otros porcentajes de bonificación (3,5% o 2%) con otros plazos de permanencia inferiores.

Sin perder velocidad

¿Será una campaña mejor o peor que otras? La VI Encuesta sobre Planes de Pensiones del Observatorio Inverco deduce que cerca de la mitad (46%) de las gestoras consultadas prevé que el volumen de aportaciones netas se mantendrá en 2015.

El 42% señala que aumentará con respecto a los 864 millones de euros registrados en 2014, cifra que cuadriplicó el volumen del año anterior.

Normas