El supervisor da por buenos los usos contables de la etapa Rato

El Banco de España discrepa de sus propios peritos en el ‘caso Bankia’

El Banco de España da por buena ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu la normativa contable empleada por Bankia en tiempos de Rodrigo Rato.

Cajero de Bankia.
Cajero de Bankia.

El Banco de España ha remitido un informe a la Audiencia Nacional en el que avala que la Bankia presidida por Rodrigo Rato utilizara provisiones genéricas para hacer dotaciones específicas. Esta práctica fue denunciada por los peritos judiciales, que aseveran que la entidad ofreció información falsa al salir a Bolsa.

Las conclusiones de los inspectores del Banco de España Víctor Sánchez y Antonio Busquets, que como peritos judiciales del caso Bankia declararon que la entidad no ofreció información fiel a la realidad en su salto al parqué, acaba de recibir el varapalo más duro.

Aunque su tesis había tratado de ser desmontada por los imputados, con el expresidente Rodrigo Rato a la cabeza, y hasta por el propio Estado a través del FROB –que ejerce como afectado como principal accionista tras el rescate de Bankia– el golpe más duro ha llegado de manos del propio Banco de España que acaba de remitir al juez instructor un informe que avala los usos contables de la entidad en aquella época.

El documento, al que ha tenido acceso este diario, consta de apenas cuatro páginas, está aprobado por la Comisión Ejecutiva del Banco de España y sellado por el directo general de regulación y estabilidad financiera, Julio Durán, y el director general de supervisión, Mariano Herrera. Fechado el pasado 3 de marzo, el texto no es un nuevo informe realizado por el supervisor a petición del juez instructor del caso, Fernando Andreu.

En realidad se trata de la contestación técnica que el supervisor financiero ofreció entonces a un cuestionario que le remitió el FROB. De hecho, este organismo se valió de las respuestas obtenidas del Banco de España, así como de otra documentación aportada por la CNMV, para presentar un informe propio que trataba de invalidar las conclusiones de los peritos judiciales.

En contra del criterio manifestado por estos, el Banco de España defiende el uso del colchón de provisiones genéricas para cubrir dotaciones adicionales específicas, como hizo Bankia. De esta forma, la entidad podía utilizar los más de 2.000 millones en provisiones genéricas con que contaba a finales de 2011 para afrontar los deterioros detectados por los peritos sin incurrir en un agujero patrimonial. Esta salvaguarda, en todo caso, no resolvería la situación de quiebra en la que, según los peritos judiciales, se encontraría la matriz, BFA.

El juez Andreu seguirá valorando estas cuestiones el miércoles, cuando ha citado a declarar a los expertos contratados por Rato para defender la gestión contable de su etapa al frente de Bankia.

Normas