Moody’s establece este gasto máximo por arreglar los coches, multas y demandas

Volkswagen pagará hasta 31.000 millones por su crisis

Volkswagen pagará hasta 31.000 millones por su crisis

La agencia de calificación Moody’s publicó este jueves un informe en el que establece que la crisis por la manipulación de las emisiones de gases contaminantes en los coches diésel de Volkswagen puede costarle a la automovilística entre 9.600 y 31.000 millones de euros.

La horquilla de gradación es tan amplia porque la agencia considera que el peor escenario posible sería que la compañía no fuera capaz de encontrar una solución técnica adecuada al problema de las emisiones y tuviera que recomprar los coches. “Estimamos que tendría que comprar un máximo de 482.500 vehículos en Estados Unidos, que tendrían un coste estimado de 6.000 millones de dólares”, afirmó Moody’s. La propia agencia entiende que es “muy poco probable” que se materialice el peor de los escenarios.

La automovilística ha reconocido que hay 11 millones de vehículos afectados en todo el mundo, de los que 8,5 millones circulan por Europa.

La compañía también descarta que Volkswagen vaya a recibir unas sanciones en Estados Unidos de hasta 18.000 millones de euros, según su informe. Para este cálculo, se basa en las multas impuestas a General Motors y Toyota, que tuvieron también problemas con equipamientos de sus vehículos y fueron sancionadas con 900 y 1.200 millones de dólares respectivamente. La multa, en el mejor de los escenarios, se quedará en 2.000 millones o ascenderá a 10.000 millones máximo en el peor de los entornos.

Por otro lado, el consorcio alemán comunicó también ayer que está investigando las versiones anteriores de su motor diésel EA 288 por si podrían contener el software que se utilizaba para manipular datos de emisiones durante los test.

Volkswagen explicó en un comunicado que los vehículos que incorporan la versión actual de este propulsor no montan dicho programa informático. “Otras generaciones del EA 288 están siendo examinadas actualmente”, afirmó la empresa.

Esta comunicación se produce después de que la agencia alemana DPA informara de que existían versiones anteriores de motores del consorcio germano que podrían estar afectadas por el caso del trucaje de las emisiones.

El presidente del comité de empresa de Seat, Matías Carnero, ha atribuido a la desconfianza generalizada dentro del propio grupo Volkswagen esta nueva revisión. En declaraciones a Efe, Carnero explicó que, sin embargo y tras hablar con la dirección de Volkswagen, percibe que existe la posibilidad real de que haya otros motores afectados.

Normas