Las ventajas de los planes de pensiones de fondos

Las ventajas de los planes de pensiones de fondos

Una opción que podemos valorar a la hora de elegir los planes de pensiones que más nos convienen son los planes de pensiones que compran participaciones fondos de inversión o acciones de sociedades de inversión, ofreciendo muchas ventajas a los partícipes y beneficiarios.

Partimos de la base de que el fondo de inversión es un producto eficiente y el más apropiado para un elevado porcentaje de los ahorradores y para una gran parte de su patrimonio. Especialmente, cuando se tiene el foco puesto en el medio y largo plazo. Esto es así por las ventajas financieras y fiscales que ofrecen: es transparente y líquido, ofrece seguridad, permite diversificar, acceder a una gestión profesional y aprovechar economías de escala. Además, permite retrasar el pago de impuestos (al momento en que se rescata), lo que multiplica nuestra rentabilidad.

Las principales ventajas de los planes de pensiones de fondos son las siguientes:

  1. Permite acceder a los inversores particulares a fondos y opciones de inversión que en ocasiones solo están disponibles para clientes institucionales. Al acceder a la clase institucional, se benefician del menor precio de este tipo de participaciones.
  2. Con estos vehículos se consigue flexibilidad y dinamismo a la hora de gestionar la distribución de activos, la implementación de coberturas la combinación de apuestas tácticas y estratégicas, que sería complicado replicar en la cartera personal de un cliente.
  3. Es un vehículo válido y eficiente para cualquier tamaño de cartera (replicar la cartera de fondos a título individual no podría hacerse, salvo en casos de patrimonios muy elevados).
  4. Las retrocesiones de los planes de pensiones de fondos (cobro de incentivos por la distribución del producto) que se pagan en muchos fondos, no van a parar al comercializador, sino que ese dinero se incorpora al producto y se suma al valor liquidativo, es decir, redunda en beneficio del cliente, no de la entidad. Ahora mismo, el inversor final no sabe si la entidad le está vendiendo un fondo u otro porque es el que más le conviene en función de su perfil y objetivos o porque es el que deja una mayor retrocesión. En los fondos de fondos este conflicto de intereses desaparece. Además, los planes de pensiones de fondos –como los planes de pensiones- tienen un límite máximo a las comisiones que pueden aplicar.
  5. Gestión profesionalizada,ya que invirtiendo en un plan de pensiones de fondos que se ajuste a nuestro perfil y necesidades tendremos acceso a los mejores gestores para distintos tipos de activos y mercados. El gestor del plan de pensiones de fondos es un especialista en el análisis y selección de fondos, que hace un seguimiento diario de su evolución y está en contacto continuo con sus gestores, por lo que sabe cómo actúan en distintas circunstancias y cuál es su estilo de inversión.
  6. Ventajas administrativas debido a que cuando se invierte de esta manera se simplifican enormemente los trámites administrativos, frente a un contrato de gestión de carteras y, sobre todo, frente a la inversión directa en varios planes de pensiones. El plan de pensiones de fondos tiene un único valor liquidativo, lo que permite saber en cualquier momento la rentabilidad acumulada.
  7. Por todo lo anteriormente expuesto, existe una alineación con el inversor. En la gestión de este tipo de planes, el objetivo es la construcción del producto más adecuado, eligiendo los mejores productos para ese vehículo, teniendo así lo que es mejor en cada momento.

Los detractores de este tipo de planes señalan que, por las comisiones pueden salir más caros, debido a que al ser un vehículo que invierte en varios fondos hay que pagar comisiones por cada uno de ellos, además de la que tenga el propio plan. Sin embargo, esta afirmación no siempre se cumple, depende de cada plan.

Además, las ganancias que se obtengan frente a la inversión directa en activos financieros, junto con la gran diversificación que ofrecen estos productos, pueden compensar dichas comisiones y que, al final, la inversión nos salga más rentable y menos cara que si compramos y vendemos distintos tipos de activos por nuestra cuenta.

En todo caso, habrá que analizar lo que se cobra por cada producto en conjunto. El factor clave es tener claro qué queremos, cuál es nuestro objetivo de rentabilidad, cuál es nuestro perfil de riesgo y qué forma o vehículo de inversión se adecúa más a nuestras necesidades.

*Paula Satrústegui, directora de Planificación financiera en Abante.

¿Tienes claro cuáles son tus mejores opciones financieras y de inversión?

Normas
Entra en El País para participar